Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MARTES 21 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM POR OTRA PARTE ¿QUÉ HACEN EN LA MONCLOA? UNQUE los periodistas no debiéramos hacerles preguntas a nuestros hipotéticos lectores, ya que nuestra tarea consiste en responder las que ellos se nos formulan, me tomo la licencia de la que encabeza estas líneas en razón de la perplejidad que me causa la noticia: los 120 empleados de la plantilla de limpiadores de Presidencia de Gobierno comenzaron ayer una huelga indefinida. Según CC. OO. el sindicato más fiable en la circunstancia monclovita, además de las razones salariales que son propias en estos litigios, uno de sus factores determinantes es que los trabajadores se ven forzaM. MARTÍN dos a realizar funcioFERRAND nes de camareros as, planchadores as, costureras y una larga lista de tareas que se asemejan más a un empleado a de hogar que a un limpiador a Expresado en lenguaje sindical, la Presidencia del Gobierno, en su calidad de empleador, fuerza a sus empleados al prestamismo laboral pero, al margen de los muy respetables derechos de tan específicos trabajadores, ¿qué hacen en La Moncloa para que sea necesaria la asistencia, regular o irregular, de 120 personas en funciones propias de camareros, planchadores y costureras? Por lo que llevamos visto en los treinta primeros meses de José Luis Rodríguez Zapatero como inquilino principal del Complejo presidencial, lo de los planchadores as tiene explicación lógica: se ha arrugado tantas veces frente a los retos que le plantean los grandes enemigos del Estado que resulta lógica una asistencia permanente en la especialidad. Lo demás es de explicación más difícil. Aún siendo la vicepresidenta y ministra de la Presidencia, María Teresa Fernández de la Vega, persona tan atildadita y cuidadosa de su propia imagen, parecen muchas 120 personas que, plancha en mano, mantengan libres de arruga alguna a quienes la fortuna propia y la desgracia ajena han instalado en tan señaladas oficinas. Peor aún lo de las costureras. A cualquiera se le cae un botón de la chaqueta durante las horas de trabajo, pero ante un número tan alto de especialistas en hilos y agujas más parece que Fernando Moraleda, que para algo útil tiene que servir, se disponga a hacerle la competencia a Zara, Mango, H M o, quizás, a todos juntos. Si se juzga por sus frutos no parece muy alto el nivel del trabajo de quienes ocupan las instalaciones monclovitas después de haber publicado sus nombres en el BOE, pero la huelga nos ayuda a entender tan bajos índices de productividad. Para tener ocupados a 120 camareros no basta con tomar un café de vez en cuando. Se precisan comilonas abundantes, cócteles frecuentes, muchas barras libres y, además, un cierto desorden en la gestión. Lo de la limpieza, el trabajo para el que los huelguistas fueron contratados, es lo de menos. Lo verdaderamente sobrecogedor es la actividad oculta de La Moncloa. LAS VERDADES DE EL POCERO A S Vivimos de la construcción y al mismo tiempo repuI antes de enero no me dan licencias para consdiamos tal dependencia. Quizá sea por el insoportable truir, tres mil trabajadores se irán a la calle tufo de corrupción que despide el sector. En todo caso, sin haberlo llegado a explicitar públicamenestaríamos ante una esquizofrenia parecida a si los suite, ése es el desafío que de forma indirecta o en conversazos protestaran contra el secreto bancario: levante usciones con periodistas ha formulado Francisco Hernanted el secreto bancario y la Confederación Helvética do Contreras, por mal nombre El Pocero, que el martes quedará reducida a su primitiva condición de paraíso pasado organizó una rueda de prensa- mitin para protesde las vacas, alternativa ciertamente admirable, siemtar porque el alcalde de Seseña (Toledo) está retrasando pre que se acepte que la ganadería no permite licencias municipales para la construcción de un nivel de vida equiparable al que proporciona una previamente autorizada megaurbanizael sector financiero con secreto incluido. Se deción, cuyas 13.500 viviendas y 50.000 habitantes be luchar contra la corrupción urbanística, la convertirían en un núcleo de población más igual que contra el narcodinero que se refugia grande que la mayoría de los pueblos españoles. en el secreto bancario, pero atacar indiscrimiEn todo caso y despejado de su aroma pendennadamente a la promoción inmobiliaria puede ciero, se advierte que el conflicto de El Pocero producir averías muy serias. con el alcalde de Seseña es un fidelísimo trasunSufro como cualquiera el amontonamiento de to de la realidad económica nacional de los últiJOSÉ MARÍA personal en las costas españolas, añoro como el mos diez años: si se dejaran de conceder licenGARCÍA- HOZ que más los plácidos puertos de pescadores y los cias de construcción, la economía española suidílicos pinares de las sierras, pero una pequeña dosis de friría un colapso que la dejaría paralizada y del que le realismo advierte que ya son muy pocos los españoles que costaría muchos años recuperarse. No hay que decir admiten vivir de las faenas de pesca, del pastoreo o de las que semejante colapso se traduciría en un inmediato y labores del campo... Esos durísimos trabajos, que exigen espectacular aumento del paro (el 15 por ciento de los demasiadas horas y retribuyen con muy poco dinero, queempleados españoles trabajan en la construcción) así dan para los inmigrantes, sobre todo si no tienen papeles. como en un fuerte crecimiento de la insolvencia bancaEsquizofrenias aparte, el problema de fondo podría ria que pondría en situación difícil a aquellos bancos o enunciarse como la torpeza de la sociedad española pacajas que hubieran concedido demasiadas hipotecas. ra encontrar sectores de actividad capaces de sustituir En esta cuestión, toda insistencia es poca: la presena la construcción como motor de la economía. Esa realite prosperidad económica de España se debe esencialdad también quedó reflejada en el mitin de El Pocero el mente a la construcción y si, por cualquier razón, dejamartes pasado: Cuando llegué a Seseña sólo había un ra de construirse, el tinglado se vendría abajo. Cuando señor con un burro y otro con un carro Lástima que la proliferan las denuncias sobre corruptelas y corrupciovisión del páramo manchego, en lugar de inducir a El nes urbanísticas, cuando hay medios que abren una liPocero a construir una ciudad dormitorio más grande nea caliente en internet para que quien quiera denunque Seseña, no le provocara montar una réplica de Bancie el abuso que padece, cuando el primer pringaíllo se galore, unos estudios de televisión, o una fábrica de autodenomina ecologista y con esa credencial puede pachips para ordenadores, o un laboratorio farmacéutiralizar obras de cientos de millones, o cuando los partico... Pero, como decimos los castizos, si mi abuela tuviedos intentan montar un escándalo ante cualquier somra pedales, no sería mi abuela, sería una bicicleta. bra de duda en la actuación del contrario, es inevitable josemaria garcia- hoz. com. sentir un escalofrío por nuestro futuro económico.