Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Lunes 20 de Noviembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 32.567. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF 5,20 CHF. Marruecos. 16 Dh. King, el cazador de mujeres King se sentará hoy en Málaga ante un jurado popular por el asesinato de Rocío Wanninkhof. Volverá a gritar que es inocente, pese a su condena de 36 años por matar a Sonia Carabantes y las violaciones que le imputan JOSÉ MARÍA CAMACHO l juicio que hoy comienza en la Audiencia de Málaga está rodeado de una expectación sin precedentes. De un lado porque se juzga a un psicópata antisocial como le definen los psicólogos, acusado de uno de los crímenes de mujeres más mediáticos que se recuerdan: el asesinato de la joven Rocío Wanninkhof el 9 de octubre de 1999 cuando se dirigía desde la Cala de Mijas a su casa para ducharse y reunirse con su novio. La tardanza en hallar el cuerpo y los macabros hallazgos que se produjeron- -apareció a 32 kilómetros- -contribuyeron a alimentar un caso colectivo Pero no es sólo la personalidad maquiavélica de quien dice sentirse un cazador de mujeres lo que alimenta el interés. Por la muerte de Rocío, una mujer, la pareja sentimental de su madre Dolores Vázquez, fue condenada a 15 años de cárcel antes de que se descubriera al verdadero autor. Y ese descubrimiento de identidad es el tercer elemento revelador de esta historia del crimen en España. Los investigadores dieron con Tony, británico afincado en la Costa del Sol, de una forma totalmente fortuita después de consumar su segundo crimen, el de Sonia Carabantes, por el que cumple una condena de 36 años. Su afición al tabaco- -y a los porros y a las pastillas, según ha admitido- -fue su ruina, en concreto una colilla de Royal Crown en la que dejó su ADN junto al lugar donde mataron a Rocío. Cuando acabó con la vida de Sonia y su rastro genético se halló, el ordenador de una gigantesca base de datos de la Guardia Civil reveló la clave. Dar con el nombre y los apellidos fue casi lo más fácil, porque era sospechoso y porque su ex mujer le denunció, convencida con EN EL AIRE Mónica FernándezAceytuno VIVIR COMO UN CURA R E El británico Tony King, que hoy será juzgado, en un traslado a la cárcel buen ojo clínico de que Tony era el asesino, el mismo que antes en su Londres natal había sido el estrangulador de Holloway sin que nadie hubiera alertado de que andaba suelto en España. Ahora el fiscal va a pedir 26 años y nueve meses de prisión para él por los delitos de asesinato y agresión sexual en grado de tentativa, mientras que la acusación particular solicitará 20 años de cárcel. Hasta diciembre no se sabrá el veredicto y hasta entonces declararán ante el jurado más de cien personas. REUTERS El cuerpo de Rocío fue hallado el 2 de noviembre de 1999. Según el fiscal, King vio a la chica y aprovechando la oscuridad decidió satisfacer su lascivia. Le puso una navaja en el cuello. Ella se resistió, pero la arrastró. Rocío siguió forcejeando y el criminal, fuera de sí, la golpeó en la cara y la apuñaló una y otra vez. La dejó en su maletero y la trasladó a 32 kilómetros. Ese año, King trabajó como comercial en una empresa de multipropiedad, donde también fue limpiadora la madre de Rocío. esfriado, el cura estaba resfriado, tosía de vez en cuando, en la desangelada misa de las siete y media. Recordaba un poco al San Manuel Bueno, mártir de Unamuno, con su quiero creer que creo, hablándonos de entrega, de entrega a los demás con nuestro trabajo. Me acordé de lo que suele comentar un amigo mío de otra generación, Juan Paco: que todos los de su quinta querían estudiar notarías porque el notario se casaba con la más guapa. Hoy ni siquiera hace falta hacer oposiciones, basta con tener dinero. Con esto no quiero escribir, porque no lo pienso, que los que tienen dinero sean tontos, sino que nunca hubo en España tantos tontos casados con mujeres tan guapas. Es este un momento en el que el sabio, el investigador, el estudioso, en la soledad de su despacho emparedado de libros, se pregunta: ¿seré yo tonto? Nunca el océano de lo maravilloso tuvo tantos náufragos, empobrecidos profesionales que se entregaron a hacer bien su trabajo, a seguir la voz honesta de su vocación. Malviven los que viven para los demás. Y los curas ya no son los que viven como curas. Nos hablan en la homilía de sus dificultades económicas, de que demos el euro del café para obras de caridad de la parroquia, y para ayudar a pagar la factura de luz de la iglesia, que es tremenda. Para no gastar, se apaga al terminar la misa. Puede que un día haya que darla con velas, o con antorchas, como en las catacumbas. De la calefacción, ya ni hablamos. Y hace frío, hace frío en las iglesias. Y hace frío fuera. Hace tanto frío que los herrerillos, emplumados de amarillo y azul, a falta de insectos, han empezado a picotear las yemas dormidas de los frutales.