Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 DEPORTES Primera división s Undécima jornada LUNES 20 s 11 s 2006 ABC El Atlético golea a la nada Los rojiblancos aprovechan la desnudez y carencias de un pésimo Levante JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Un resultado mentiroso. Fue la pelea entre un tuerto y un ciego, un partido en medio de la mediocridad que no debe engañar a los rojiblancos, metidos durante muchos minutos en el pantanal que les propuso el juego del Levante, es decir, la nada. Fue un desastre de partido en el que el primero que sacó la cabeza del cenagal se llevó el gato al agua. El Levante no podía porque no se enteró de nada en todo el partido. Sin medio campo, sin coordinación en nada, el Levante se condenó. Los de López Caro tienen un problema grave entre un montón de dificultades añadidas: y es que su equipo es un conglomerado de jugadores del mundo entero que no hay quien se entere. Y no es un problema de lenguas, sino de estilos. No se sabe a qué juega el equipo. Si López Caro consigue poner un mínimo de orden algún domingo el grupo medio consigue hacer algo, pero ayer no sucedió. Lo malo es que contagió durante muchos minutos al Atlético, que tampoco se enteró de nada. Se adelantó en el marcador porque tiene mejores jugadores y porque se aprovechó de una idea que Aguirre se ha resistido, con muy mal ojo, a poner en práctica hasta que no ha tenido más remedio: la dupla Pernía- Antonio López en la izquierda. El español fue uno de los pocos que se salvó de la quema general. Entró con rapidez y precisión por el lado zurdo y por ahí llegó el penalti originado por un torpe Dehu, que fue al trapo como un Miura cualquiera. Marcó Torres y ni así reaccionó el Levante, cortado en varios trozos dispersos sin un solo nexo de unión, aunque el francés Berson lo intentara una y otra vez. con diez y abrió una autopista al rival. Era una consecuencia lógica del Levante, que siempre eligió el camino equivocado: pasaba mal, triangulaba peor, escogía malos caminos de circulación y patéticas salidas del balón. Hizo mal muchas cosas y otras, aún peor. Además, el gol tranquilizó al Atlético, que se empezó a encontrar a sí mismo. Tuvo más calma en el medio campo, empezó a aparecer Maniche por zonas comprometidas para Molina y, finalmente, la expulsión de César decantó el partido a su favor. Con muchos delanteros, pero sin nadie que fabricase fútbol, la elección de López Caro se perdió en la nada, como nada había sido la apuesta desde el principio. El Atlético le mató a la contra porque desde el banquillo se tardó en reestructurar el equipo ante la falta de un central. En ese intervalo apareció Maniche desde atrás para sentenciar con dos goles casi idénticos. Llegada por la izquierda, una de Galletti y la segunda de Antonio López, y entrada desde la segunda línea del portugués para decidir el encuentro. Victoria cómoda pues, pero que no maquilla las indecisiones y poco juego de buena parte del encuentro. Levante Atlético 0 3 Levante (4- 4- 2) Molina; Zé María, César, Dehu, Rubiales (Nino, m. 46) Ettien, Diego Camacho (Luyindula, m. 46) Berson, Courtois; Riga (Desc arga, m. 70) y Kapo. Atlético (4- 4- 2) Leo Franco; Seitaridis, Zé Castro, Perea, Pernía; Galletti (Jurado, m. 70) Luccin, Maniche, A. López; Agüero (Costinha, m. 61) y Torres (Gabi, m. 81) Árbitro: Clos Gómez, del Comité aragonés. Tarjeta amarilla a Dehu, Maniche. Berson, Pernía, Antonio López. Roja directa a César en el minuto 65 por entrada por detrás a Fernando Torres. Goles: 0- 1, m. 33: Fernando Torres, de penalti. 0- 2, m. 68: Maniche. 0- 3, m. 75: Maniche. Fernando Torres es felicitado por Agüero después de marcar el primer gol del Atlético EFE Decisiones peligrosas El Atlético tampoco jugó bien. Se dejó llevar por la inercia negativa del partido. Agüero entró muy poco en juego y nadie manejó el balón desde atrás, si bien Zé Castro mostró rapidez y resolución en los escasos atacantes levantinos. La pudo liar Aguirre tras el descanso. Vio el partido parado y, sobre todo, le pudo el miedo al ver cómo López Caro metía a cuatro delanteros en el partido, por lo que volvió al trivote de nefastas consecuencias en anteriores partidos. Mandó un pésimo mensaje a los suyos, pero esta vez tuvo suerte. Torres agarró una contra y César eligió mal. Le soltó un hachazo que dejó al equipo Así jugó el Levante Molina: regular. Zé María: regular. César: mal. Dehu: mal. Rubiales: mal. Ettien: regular. Diego Camacho: mal. Berson: regular. Courtois: regular. Riga: mal. Kapo: mal. Nino: mal. Luyindula: mal. Descarga: regular. El entrenador: López Caro. Mal. No se vio ningún plan ni se supo a qué jugaba el equipo. La reestructuración fue alocada, tanto arriba como atrás. Un desastre en todas las líneas. Lo mejor: El comienzo de Ettien y los intentos de poner orden de Berson. Detalles de Courtois en el lado zurdo. Lo peor: No hubo salida de atrás, ni medio campo ni orden en las líneas. Arriba, ineficaz; atrás, peor. Así jugó el Atlético Leo Franco: regular. Seitaridis: regular. Zé Castro: bien. Perea: bien. Pernía: regular. Galletti: regular. Luccin: regular. Maniche: bien. Antonio López: bien. Agüero: regular. Fernando Torres: bien. Costinha: regular. Jurado: regular. Gabi: sin calificar. El entrenador: Javier Aguirre. Regular. Hubo cierto orden, aunque poco juego. Lo malo es que le entró miedo al prever la reacción del rival e hizo recular a los suyos. Muchos minutos sin generar algo de fútbol. Lo mejor: Efectividad. El buen partido de Zé Castro y Antonio López. La llegada de Maniche. Lo peor: Exceso de pasividad en la primera mitad. Poca ambición. Aguirre: El penalti y la expulsión, claves ABC VALENCIA. Otra cosa no tendrá, pero Javier Aguirre sabe ver los partidos y luego los enjuicia con justicia. Ayer no se dejó llevar por el resultado y supo descifrar las claves de la victoria de los suyos: La expulsión de César y el penalti hecho a Torres fueron claves en el desarrollo del partido, pero no fue fácil ni mucho menos. El partido se rompió con la expulsión de César, ya que hasta ese momento el choque estaba siendo muy guerrero, con ocasiones para ambos equipos. Tras el descanso el Levante hizo cambios ofensivos, pero el gol logrado nos dio tranquilidad y supimos contener su juego Según el técnico, lo mejor que hicimos fue manejar las emociones y la pelota El preparador local, López Caro, vio el partido como Aguirre: Hasta el momento de la expulsión el Atlético no fue superior a nosotros. Al principio tuve buenas sensaciones pues logramos que el rival se concentrase más en tareas defensivas que ofensivas. Sin embargo tuvimos demasiada ansiedad