Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
82 CIENCIAyFUTURO Tecnología LUNES 20 s 11 s 2006 ABC Diego Alejandro, coordinador de proyectos internacionales de Atersa, junto a dos granjeros mongoles, ante un sistema de cuatro paneles fotovoltaicos en Xilinhot Luz española en la estepa La empresa valenciana Atersa instala placas fotovoltaicas en la Mongolia Interior s España compite por aportar la energía que necesitan las granjas de pastores aisladas en las estepas chinas TEXTO Y FOTO PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. La luz ha llegado a las remotas estepas de la región china de Mongolia Interior de la mano de una compañía valenciana, Atersa. Gracias a una iniciativa financiada por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) unas 80 familias de pastores que viven diseminadas en una de las zonas más vastas y remotas del gigante asiático podrán contar con un suministro regular de electricidad. Para ello, Atersa, una firma fundada en 1979 y especializada en energía fotovoltaica, ha instalado paneles solares en las granjas de los campesinos de Xilinhot, cerca de la frontera con Mongolia. Este proyecto piloto, que ha costado unos 480.000 euros, es sólo el desembarco de la empresa levantina en el coloso oriental, donde las autoridades ya piensan en extender dichas placas solares a las 15 millones de zonas aisladas declaradas oficialmente, que en realidad podrían ser el doble o el triple. La experiencia ha sido muy positiva porque hemos conseguido que numerosas familias tengan acceso diario a la corriente eléctrica explica a ABC el coordinador de proyectos internacionales de Atersa, Diego Alejandro, quien resalta la importancia que tiene para estos granjeros, que están bastante alejados de la ciudad, ver las noticias por la televisión o conservar los alimentos en un frigorífico Hambre de energía La economía china crece más de un 9 por ciento cada año. Es un gigante hambriento de energía y peligrosamente contaminado que depende en exceso del carbón. El carbón aporta el 75 de la electricidad que se produce en China, pero a pesar de ello Pekín ya es el principal inversor mundial en energías renovables al destinar el año pasado 4.709 de los 29.971 millones de euros gastados en el mundo en fuentes alternativas. Las centrales hidroeléctricas se llevan la mayor parte de esos fondos, junto con los calentadores de energía solar para viviendas. El régimen de Pekín se ha propuesto que las energías renovables aporten en 2010 el 10 por ciento de la electricidad consumida en el país, doblando dicha cifra en la siguiente década. una hoguera en cuanto anochece, y en la que la colada se hace en el río más cercano a la yurta (la característica tienda de campaña de los nómadas mongoles, especialmente adaptada a los rigores invernales) Los equipos colocados en las granjas de Mongolia Interior disponen de la capacidad suficiente para generar electricidad, que se almacenará durante tres días. Podría haber problemas de suministro si pasaran más de 72 horas con cielos nublados, sin que las placas recibieran radiación solar, pero eso no suele ocurrir en esta región matiza el técnico, que acaba de volver a España tras supervisar el proyecto piloto. Formar a los usuarios Para cada sistema fotovoltaico, Atersa ha proporcionado cuatro módulos solares de 140 vatios de potencia, un inversor, un regulador y sus correspondientes baterías para acumular la electricidad. La firma levantina ha supervisado las obras y formado a los usuarios en el manejo de los equipos, cuyo mantenimiento corresponde a una compañía local. Gracias a estos 560 vatios totales de energía, los granjeros mongoles, que en su mayoría se En torno a la hoguera Alejandro cita las nuevas ventajas proporcionadas por los paneles fotovoltaicos al proporcionar luz por la noche y permitir a las mujeres lavar a máquina las ropas Todo un avance, sin duda, en las praderas de esta región autónoma china, donde las familias acostumbran a reunirse en torno a Pekín proyecta extender la instalación de paneles solares en los 15 millones de zonas aisladas del país dedican a la ganadería de forma extensiva, dejarán de depender de los generadores eléctricos de gasóleo o de los rudimentarios sistemas eólicos que utilizaban hasta hoy. Por ese motivo, Diego Alejandro dice que los pastores están muy contentos, ya que ahora se mantiene un consumo medio- alto de electricidad todo el año, aumenta su integración social y disponen de nuevas comodidades en su vida cotidiana Tras ser adjudicado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) este proyecto de la empresa Atersa se ha desarrollado en dos fases. La primera hasta 2003, y la segunda hasta el presente. Cada una de estas placas mide 1,6 por 0,8 metros; pesa 14,8 kilos, y está formada por 72 células monocristalinas que tienen un alto nivel de transmisividad. La luz solar, reconvertida en energía eléctrica, es almacenada en unas baterías conectadas al sistema mediante cables con una sección de cobre de cuatro milímetros de diámetro, para impedir las pérdidas de tensión y la caída de la corriente. La luz nunca faltará en los fríos y largos inviernos de esta región de Mongolia Interior. Más información en: http: www. atersa. com