Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 20- -11- -2006 MADRID 51 tra, quizá la más difícil, de cómo la sabiduría puede con todo. El Marqués de Griñón ha sabido esperar, y ha obtenido sus frutos con este El Rincón, que es un proyecto ganador a medio plazo. Bodegas Orusco. Viña Maín, en sus dos versiones, crianza y reserva, supone un gran ejemplo de vino bien hecho al mínimo precio posible. Una mayoría apuesta por el crianza, con un claro equilibrio entre fruta y madera de calidad. Y otro (yo mismo) por llevar la contraria, se queda con el reserva, menos tierno, más cómodo. Bodegas Tagonius. Siempre habíamos creído en sus vinos, pero no en sus precios. Hasta ahora. Hasta la salida al mercado de su syrah, con el que pueden haber encontrado el ansiado equilibrio en esa necesaria relación calidad- precio. Así, la bodega situada en Tielmes dará ese paso adelante que se merece desde hace mucho tiempo. Otras dos bodegas, Vinos Jeromín y Ricardo Benito, deben tener un sitio en este espacio entre los principales vinos de Madrid. De Jeromín es preciso quedarse con el Grego garnachas centenarias y, además, con su sabiduría para aunar cantidad y calidad en todas sus etiquetas, muy necesario para atraer al consumidor. En el caso de Ricardo Benito, aporta excelencia con el Divo, objeto de deseo, pues, pero es una apuesta para muy pocos bolsillos. Además de las siete citadas, en el Salón de Vinos de Madrid se podrán catar caldos de las siguientes bodegas: Bodegas Andrés Morate, Bodegas Castejón, Bodegas Don Álvaro de Luna, Bodega Ecológica Luis Saavedra, Bodegas Francisco Casas, Bodegas del Fresno, Bodegas Jesús Díaz, Bodegas Jesús Figueroa Carrero, Bodegas Pablo Morate, Bodegas Valle del Sol, Cooperativa Vinícola San Roque, Julio Herrero Solera, SAT 1431 San Esteban Protomártir, Vinícola de Arganda Sociedad Cooperativa Madrileña, V y A. Laguna y SAT 1679 Bodega Virgen de la Poveda. Los 3.353 viticultores de las bodegas de la D. O. producen anualmente más de 30 millones de kilos de uva que se convertirán en vino destinadas a viñedo existentes en la región. En total se producen cerca de 300.000 hectólitros de vino anualmente en la Comunidad, más del 30 por ciento perteneciente a la D. O. El 70 por ciento restante se destina para vinos de mesa, salvo una mínima parte que se consume como uva (23 hectáreas) El peso específico del viñedo en el marco de la agricultura regional es del 7,8 sobre una superficie total de tierras de cultivo de 237.732 hectáreas. Según fuentes regionales, además, el peso de la agricultura en la economía de la Comunidad (incluida la industria agroalimentaria) es del 1 Aunque sea un volumen aparentemente pequeño, en el Gobierno regional consideramos que es un tema prioritario. Además, tanto el viñedo como el olivar son dos pilares de la política agraria y están íntimamente ligados al desarrollo sostenible del medio rural y al mantenimiento de nuestros paisajes y a la mejora del medio ambiente afirma el consejero de Economía e Innovación Tecnológica, Fernando Merry del Val, encantado del crecimiento del vino madrileño. AFP El vino, sin secretos El VIII Salón de los Vinos de Madrid se celebra hoy con varias estrellas, entre ellas Regajal y Qúbel, y cada vez mayor calidad JUAN FERNÁNDEZ- CUESTA Tempranillo y garnacha, tintas. Malvar y airén, blancas. El juego del vino en la Comunidad de Madrid empieza a reunir en la mesa a cada vez más bodegas, mayor calidad, precios para todos los gustos y un anonimato que se mantiene en el tiempo. Es como un secreto que no deja de serlo pese a que se corra la voz. Existe vino en Madrid. Sí. Y bodegas. Por supuesto. Existe, en Madrid, buen vino producido por buenas bodegas. Ya se lo hemos mostrado más de una y de dos veces. Y volvemos a empezar al amparo del VIII Salón de los Vinos de Madrid, que congrega hoy en el hotel Palace a 23 de las 39 bodegas que componen la Denominación de Origen Vinos de Madrid, con sus tres subzonas: Arganda, Navalcarnero y San Martín. Son unas once mil hectáreas de viñedo y doce variedades de uva, que incluyen además de las ya citadas a tres extranjeras nacionalizadas por toda la geografía española: cabernet sauvignon, merlot y syrah. Viñedos de los que se tienen constancia por escrito desde hace al menos ocho siglos y que aún sobreviven merced al afán de agricultores y empresarios que aún creen en esta tierra como germen de un vino de calidad. Y la calidad, como aquella cosa que goza de estimación general, vive en la Comunidad de Madrid. No será calidad de vida para muchos, pero sí de sus vinos. Como muestra, el siguiente repaso a algunas de las bodegas del mañana, que es hoy. go Ignacio de Miguel ha acabado por concretarse en una espléndida muestra de un vino que vive al amparo de tempranillo, cabernet sauvignon, merlot y syrah. El Regajal 2004 es el último fruto de un proyecto que comenzó hace menos de diez años y ahora responde repleto de virtudes. Es, en nuestra opinión, el primero de la fila. Y tiene (con su 2005) más aún que dar. Bodegas y Viñedos Gosálbez Ortí. Desde Pozuelo del Rey empieza a vivir por todo el mundo. Su Qúbel, que nace principalmente gracias a un maravilloso tempranillo, ya es bien conocido entre los grandes expertos, aunque le queda el asalto final. Si mantiene esa elegancia, esa complejidad, puede situarse a la altura de los grandes de España. Es un modelo a seguir. Viñas de El Regajal. Una finca en Aranjuez, unas pocas hectáreas, la decisión de la familia García Pita y el apoyo del enólo- Pagos de Familia Marqués de Griñón. Su finca de Aldea del Fresno le ha dado un sitio entre los vinos de Madrid con El Rincón (syrah y garnacha) otra mues-