Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Domingo 19 de Noviembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 32.567. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF 5,20 CHF. Marruecos. 16 Dh. De los Apeninos a los Andes Saúl, que tiene nacionalidad estadounidense, ha ido desde Chicago a México en busca de ayuda para evitar que deporten a su madre. Para ello, se ha dirigido a los muy serios legisladores mexicanos MANUEL M. CASCANTE on el hilillo de voz propio de un chaval de siete años, Saúl Arellano se dirigía a los muy serios legisladores mexicanos en el imponente salón de plenos del Palacio de San Lázaro: Yo quiero que le digan al presidente Bush que termine las redadas y las deportaciones, para que mi mamá y otras familias se queden juntas en los Estados Unidos Saúl, que tiene nacionalidad estadounidense, vino desde Chicago en busca de ayuda para evitar que deporten a su mamá mexicana, Elvira Arellano. Vestido como de primera comunión, con un trajecito de color crema y un pin con la foto de su madre, el pequeño no pudo evitar el nerviosismo ante el constante asedio de fotógrafos y cámaras. Pero su primer objetivo lo había conseguido con creces: poner de acuerdo a la Cámara de Diputados para aprobar una resolución en la que solicita al Congreso de Estados Unidos suspender la deportación de Elvira, una inmigrante ilegal que desde el 15 de agosto está refugiada en una iglesia de Chicago. También el corazoncito de la Presidencia de la República se ablandó ante las súplicas del menor, y su portavoz dijo que, aunque es evidente que su madre violó las leyes, existen elementos de carácter humanitario que deberían de ser tomados en cuenta para evitar que una familia se divida Saúl llegó a México de la mano de Emma Lozano, de la ONG Centro sin Fronteras. Realmente se conmovieron por sus palabras- -dijo la activista- Pese a su corta edad, sabe expresarse bien y ha respondido con convicción a todas las preguntas. Como se comía las uñas, le dije: Cálmate, no te pongas nervioso, estás entre amigos Irene Lozano LA HORA DE LOS INTRUSOS or si aún quedan mujeres esperando a ser invitadas a ocupar el poder, ahí está el apabullante caso de Ségolène Royal para ilustrar la utilidad de lo contrario. Los partidos dicen ser pieza esencial de la democracia, pero ninguno cuelga en las reuniones de su cúpula el letrero de Pase sin llamar Por eso lo mejor es entrar como ella: hasta la cocina y sin inmutarse cuando los elefantes, sorprendidos preparando su apacible festín, volvieron la cabeza hacia la intrusa con cara de ¿y tú qué haces aquí? Ante esos ojos increpantes nos hemos encontrado muchas veces las mujeres, todas, desde la catedrática hasta la autobusera. Por eso reconocemos fácilmente la mirada perpleja de quien se irrita al verte pasear por sus señoríos sin pedir permiso, aunque sepa que él no es nadie para dártelo. Pero no nos ocurre sólo a nosotras. Los componedores del oasis catalán miraron con idéntico desdén a los intrusos de Ciutadans que osaron quebrar su monopolio. Ahora hay tres cuchareteando en los asuntos públicos catalanes, mientras los guardianes de los óleos sagrados de otros partidos siguen preguntándose cuántos votos les quitaron. Y emplean esa palabra: quitar. Como si los votos fueran suyos y no de los votantes. Los intrusos hacen perder los nervios a los hombres más venerables de todos los partidos, porque ninguno se salva de tener un Sebastián o un Rajoy ungido por el dedo del líder y no por unas primarias. Pero despiertan enormes simpatías en la calle, lo cual es una virtud y un riesgo. Tal vez aumenta el número de los que se identifican con ellos porque cada vez más gente se siente así, ajena a esa política manufacturada por partidos escasamente democráticos, donde los ciudadanos son mirados como intrusos. P C Saúl hace sus pinitos con una cámara de vídeo en el Congreso mexicano El muchachito aseguró que tenía miedo de venir a México, por si deportaban a mi mamá cuando yo estuviera fuera. Ella me dijo que me portara bien, que fuera valiente, que me esperaba de vuelta en Chicago. Es mi primera visita a México, estoy contento porque por fin iré a conocer a mis abuelitos que viven en un pueblo de Michoacán. La Patrulla Fronteriza atrapó por primera vez a Elvira en 1997, al poco de AP haber cruzado ilegalmente la frontera. Tras volver a saltar la barda, cinco años después fue arrestada por trabajar usando un número falso de seguridad social. Gracias al proyecto Familias Unidas, que lucha para que los niños con ciudadanía estadounidense permanezcan en el país junto a sus padres, Saúl es hoy la voz de casi cinco millones de menores en situación similar.