Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
108 DOMINGO 19- -11- -2006 ABC GENTE www. abc. es gente Tom y Katie, boda de cuento de hadas Los habitantes de Bracciano, localidad italiana donde se celebró el enlace, tuvieron que conformarse con la estampa del bellísimo castillo iluminado por candelas en todas las ventanas, desde las que pudo verse fugazmente a la pareja de estrellas y su hija POR JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. En todo cuento de hadas tiene que haber un castillo, y Tom Cruise alquiló ayer uno muy grande para su boda con Katie Holmes, realzada por una galaxia de estrellas de Hollywood en un escenario de sabor italiano convertido, por un día, en una especie de Reino Mágico. La fiesta comenzó con una exhibición de sbandieratori -el precedente medieval y masculino de las majorettes- que lanzaban al aire sus enseñas al son de los tambores. segundos de curiosidad de Katie Holmes desde detrás de una ventana de cristal que no llegó a abrir. Eran sus dos últimas horas de soltera y miraba en silencio al mundo exterior desde el castillo de altísimos muros. Lucía un jersey negro y llevaba en brazos a la pequeña Suri, que ayer cumplió siete meses, envuelta en una manta blanca. El día de la boda del año pasará a la historia de Bracciano, una localidad en las afueras de Roma, como el día de los Mercedes negros por la flota alquilada por Tom Cruise para trasladar a sus invitados, mucho más visibles en Roma los días anteriores que en la jornada de la boda. Will Smith y Jada Pinkett, Jennifer López y Mark Anthony, David Beckam y Victoria, y muchas otras estrellas habían alegrado el día a los admiradores romanos, mientras que los de Bracciano tuvieron que contentarse con Jim Carrey, y eso gracias a que el conductor de su automóvil se perdió entre los vericuetos de la ciudad medieval y terminó en una plaza repleta de curiosos. Los quinientos invitados de Tom y Katie se sumergieron en un mundo de fantasía nada más cruzar las puertas del castillo. El aroma de cientos de ve- Pocos gestos de los novios El actor a su llegada ayer al castillo romano AP Fue una boda con vestidos en rojo, blanco y oro, celebrada según el rito de la Iglesia de la Cienciología. Tom entregó a Katie los regalos previstos- -un gato, una sartén y un peine- -siguiendo el libro de ceremonias, encuadernado en versión de lujo, que el Top Gun adquirió por 2.500 dólares para el gran momento de ayer. Eran las siete de la tarde y había caído la noche. Los paparazzi se rendían al cabo de una jornada casi enteramente perdida ya que el único gesto de los novios hacia los admiradores de a pie se limitó a unos Katie Holmes, con su pequeña en brazos, contempla el ambiente en la calle AFP Vista exterior del castillo Odescalchi AP