Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
92 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos DOMINGO 19- -11- -2006 ABC El traslado de obras de arte, en el punto de mira Resulta difícil imaginar la cantidad de obras de arte que hay viajando en estos momentos. El robo de un goya en pleno traslado de Ohio a Nueva York ha disparado las alarmas. ABC desvela el complejo proceso de estos traslados POR NATIVIDAD PULIDO FOTOS: SIGEFREDO IGNACIO GIL MADRID. Michael Kimmelman, crítico de arte de The New York Times ha metido el dedo en la llaga, cuestionando estos días las motivaciones del Guggenheim de Nueva York para realizar muestras tan ambiciosas como Pintura española, de El Greco a Picasso Es siempre difícil saber si detrás de estas extravagancias está el patrocinio de agencias de turismo o el deseo de extender el nombre del museo, incrementando así su narcisismo- -advierte- Cuando el arte viaja para una exposición existen riesgos. Y para justificar tales riesgos la muestra debe justificarse a sí misma Se refiere al robo de una de las piezas que iba a formar parte de esa muestra, Los niños del carretón de Goya, que se esfumó en el camino del Museo de Toledo (Ohio) a Nueva York. Cada vez que sucede el robo de una obra saltan las alarmas. Cuando ocurre en un museo, el debate se centra en las medidas de seguridad del centro. En este caso, como el robo ocurrió durante el traslado de una obra de un museo a otro, lo que se pone en cuestión es si las piezas viajan con total fiabilidad o no. Para hablar del proceso de traslado de una obra de arte, ABC se puso en contacto con las principales empresas de transporte especializadas: SIT, TTI... Prefieren no hablar. No es un buen momento o nuestros servicios jurídicos nos aconsejan que la prensa hable con los departamentos de registro de los museos son algunas de las respuestas que obtenemos. Con el robo de un goya por medio nadie quiere mojarse. Aunque en todos los casos se someten al cumplimiento de normativas y recomendaciones vigentes sobre manipulación y traslado de obras de arte, es éste un mundo complejísimo, en el que los prestadores tienen la última palabra. Siempre que se pase de una cuantía determinada (30.000 euros) los organizadores de una exposición tienen que convocar un concurso para elegir la empresa de transportes que se haga cargo del traslado de las piezas, según dicta la Ley de Contratos del Estado. Antes del concurso se publica un pliego de prescripciones técnicas para el transporte de obras, en el que se tiene en cuenta todo lo que piden los prestadores. Expertos en transportes de obras de arte introducen en un camión varios cuadros en la Fundación BBVA lado, un plan de viaje en el que se especifiquen todos los términos del transporte, viaje y estancia de los correos... El correo tiene que ver todo el proceso, dice Judith Ara, subdirectora adjunta de Conservación del Prado, incluso la subida y bajada de la pieza en el avión y cómo queda instalada en la bodega. Si el objeto es pequeño, suele llevarlo personalmente el correo. No se deja nada al azar Entre los puntos más delicados, los relacionados con embalajes, medio de transporte, seguros, correos, escoltas... Nada se deja al azar. En cuanto al primero de ellos, los embalajes siempre son neutros y químicamente estables, debe estar garantizada la estabilidad, rigidez e indeformabilidad de las cajas. En su interior, tienen que llevar materiales de barrera antihumedad y amortiguadores de golpes y vibraciones. Además, se aplican los tratamientos aislantes e ignífugos preceptivos. La complejidad tecnológica de los embalajes pudimos comprobarla en el reciente viaje de la Dama de Elche desde el Arqueológico Nacional hasta la ciudad ilicitana. En el Reina Sofía son los técnicos de Restauración y Almacenes, junto con la empresa de transportes los que dan las directrices del embalaje. Se hacen trajes a medida en cada caso. Los medios y rutas de transporte siempre tienen que ser sometidos a la aprobación previa de prestadores e institución organizadora. El transporte suele hacerse por aire o carretera. En caso de que se haga por avión, se contrata vigilancia de control en pista de aeropuerto, tanto en origen como en destino. La vigi- El correo tiene poder absoluto Carlos Fernández de Henestrosa, director- gerente del Museo Thyssen, comenta que ha habido exposiciones en las que llegan a venir 40 ó 50 correos ¿Es normal que no se mande un correo? Depende de la importancia de la obra. Está directamente relacionada con su relevancia. El correo tiene absoluto poder: puede paralizar un camión y exigir que dé media vuelta En el caso del goya robado, dice, la responsabilidad dependerá de si ha sido una negligencia de la agencia de transportes o fueron unos ladrones con unas ametralladoras. ¿Un goya va siempre con correo? En principio, sí. Los objetos suelen ir siempre con un correo: los lleva él personalmente. Se toman todas las precauciones posibles: los camiones no se abandonan nunca, tie- La Dama de Elche viajó en una caja acorazada lancia se mantiene en los recintos aduaneros. Si se opta por carretera (el elegido para el traslado del goya robado) los vehículos deben reunir numerosas características (carrocerías blindadas, trampillas elevadoras, paredes interiores con sistemas de agarre, sistemas de control de temperatura y humedad, de alarma y extinción de incendios, de alarma contra la intrusión... En el caso del goya no se sabe aún cuál o cuáles fallaron. El FBI no ha dado explicaciones, pero sorprende que ningún correo acompañara a la obra. Y es que los correos son los protagonistas de estas historias. Suele ser un especialista del museo o institución prestadora (generalmente pertenecen al departamento de restauración) que se convierte en la sombra de la pieza hasta que llega al lugar de destino. Lo habitual es que siempre viajen correos junto a las obras, pero el prestador puede prescindir de esta figura si así lo considera oportuno. En museos como el Prado es obligatorio. La empresa de transportes escogida tiene que proporcionar, antes de llevar a cabo el tras-