Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 19- -11- -2006 En portada s Cómo reducir la factura fiscal ECONOMÍA 47 Tenga en cuenta las deducciones autonómicas Cuando planifique su próxima declaración, tenga en cuenta las deducciones de la comunidad en la que reside. En la Rioja o Cantabria, por ejemplo, existen deducciones por adquisición de vivienda en algunas zonas rurales. En Andalucía, Asturias o Canarias, existen incentivos fiscales para los emprendedores y en Galicia y La Rioja, deduce la compra de ordenador. Si tiene una empresa, difiera ingresos a 2007 Para beneficiarse de la rebaja de tipos que prevé la reforma del Impuesto sobre Sociedades, el REAF aconseja anticipar gastos y diferir ingresos. Podríamos conseguir este efecto, por ejemplo, transformando una venta que tengamos a la vista en una venta a plazo que sólo tendremos que declarar a medida que se realicen los pagos. Podemos ahorrarnos un 5 2002, este será el último año para compensarlo, de modo que sería conveniente que vendiera algún elemento en el que tuviera plusvalías para poder realizar la compensación. Por el contrario, si lo que tenemos es depósitos bancarios, y podemos elegir el momento de cobrar los intereses, hay que tener en cuenta que dependiendo del nivel de renta puede interesarnos cobrar este año los intereses o dejarlo para el próximo. En los productos que nos dan intereses a menos de un año, éstos tributarán al tipo marginal, que va desde el 15 hasta el 45 dependiendo del nivel de renta (ver tarifas del IRPF adjuntas) Si los intereses se cobran el próximo año tributarán al 18 por tanto sólo a las rentas más bajas les convendrá cobrar en 2006 los inte- reses. En el caso de productos que se mantengan más de dos años, como algunos pagarés, cuentas a plazo, etc. lo aconsejable será dejarlo para el próximo ejercicio a partir de bases liquidables (una vez descontadas las deducciones familiares y personales) de unos 26.000 euros, según explicó el Registro de Economistas. Seguros Otro de los consejos de los asesores fiscales es que si tenemos un producto derivado de seguros, contratado hace menos de dos años y está en pérdidas, una buena decisión podría ser rescatarlo para realizar las pérdidas que minorarán el resto de rendimientos. Así lograremos ahorrarnos hasta un 45 de dichas pérdidas. Si lo rescatásemos en 2007 el ahorro fiscal sería sólo del 18 La tributación de los dividendos también cambia en la nueva regulación y, dependiendo del nivel de renta, le puede compensar cobrarlos este año o el próximo, aunque no siempre los accionistas pueden decidir el momento del cobro. Con la legislación actual los ingresos obtenidos por dividendos se multiplican por 1,4 y luego se incluye una deducción del 40 A partir del próximo año se gravarán al 18 pero con un mínimo exento de 1.500 euros. Esto supone, según los expertos, que para las rentas bajas y medias es más beneficiosa la tributación actual, pero a partir de unos 50.000 euros, cuando ya se aplica un tipo marginal del 45 puede ser interesante retrasar el cobro. Por tanto, si tenemos capacidad para dirigir el reparto de dividendos de la sociedad de la que somos accionistas, en todo caso intentaremos retrasar este reparto a 2007 si nuestras rentas superan los citados 50.000 euros. De esta forma, ganaremos 345 euros por los primeros 1.500 euros de dividendos que recibamos, y que el próximo año no tributarán, y nos ahorraremos también un 5 de las cantidades que recibamos por dividendos y que superen esos 1.500, ya que nuestra tributación pasará del 23 al 18 No olvide conservar los recibos de los donativos a asociaciones, la Iglesia, la Cruz Roja, etc. porque podrá deducir entre un 15 y un 25 de sus aportaciones. Fernando González Urbaneja SUBIR O BAJAR IMPUESTOS lgunos pretenden que la derecha es la que baja los impuestos y la izquierda los sube. La proposición simplifica demasiado; los hechos confirman que en cada casa hay de todo, como en botica. Sin embargo se percibe un cierto consenso social que recela de los amigos de los impuestos. De hecho quienes aun defienden nuevos impuestos, o aumentos de los que están vigor, suelen vestir la propuesta de bellos ropajes para vender la mercancía. Esta semana, por ejemplo, Solbes ha sugerido que subirán los impuestos ecológicos es decir impuestos bondadosos que se preocupan del bienestar, de castigar a los contaminadores. Algo semejante ocurre con los céntimos sanitarios sobre los carburantes impuesto tan oportunista como efectivo, disfrazado de objeto tan noble como la salud y los hospitales públicos. Pero a pesar de esas tentaciones para meter la mano en el bolsillo de los ciudadanos se nota fatiga fiscal, que cuando A la presión fiscal efectiva supera determinada cuota (relativa según países y experiencias) la fiscalidad se convierte en factor desalentador y regresivo para la prosperidad. Pocos impuestos, bien gestionados, sencillos y generalizados. Es la vieja receta que proponía Adam Smith, que hoy sigue valiendo. Un sistema sin artilugios fiscales de minorías o coyunturas, sin normas a la medida de intereses con capacidad de influencia en el poder. Con ella se desalentará la búsqueda de agujeros de temporada y se dejará menos espacio a la astucia de los buscadores de resquicios. Los retoques (que no reformas) fiscales de los últimos diez años en los grandes impuestos caminan lentamente en la buena dirección: tipos más bajos, exenciones más generalizadas en la base y menos deducciones o desgravaciones a la carta. España salió del franquismo sin sistema fiscal, que ha construido a marchas forzadas durante la democracia. En 25 años ha doblado la fiscalidad y el gasto público, del 20 al 40 del PIB. Cumplido el viaje cada día se escuchan más voces en pro de parar ese proceso e incluso de retroceder algunos pasos. Mientras se consolida esa tendencia el ciudadano contribuyente está en su derecho de revisar sus relaciones con el fisco y tratar de que la factura sea lo más barata posible, sin desperdiciar ninguno de los resquicios, muy propios de los modelos complejos y sometidos a mucho retoque. Ahorro fiscal en función de la cuantía de las aportaciones y el tipo marginal del contribuyente Tipo marginal del IRPF 15 %24 %28 %37 %45 %600 90 144 168 222 270 Aportaciones (en euros) 3.000 6.000 8.000 450 720 840 1.110 1.350 900 1.440 1.680 2.220 2.700 1.200 1.920 2.240 2.960 3.600 20.000 3.000 4.800 5.600 7.400 9.000 Tribut Tipo marg en el IRP inal F ación de los 15 %24 %28 %37 %45 Hasta 2 años Seguros Entre 2 y 5 produ ctos d 15 24 28 37 45 9 14,4 16,8 22,2 27 Más de 5 4,5 6 7 9,25 Fondos y acciones Hasta Más 1 año de 1 e ahor Hasta 2 años ro s bancari Más de 2 os Depósito 15 15 15 15 15 15 Compensación de minusvalías Ahorro fiscal por cada 600 euros de pérdidas que se compensan en el IRPF (en euros) Tipo marginal 15 %24 %28 %37 %45 Base liquidable del contribuyente (superior a euros) 0 4.080 14.076 26.316 45.900 Ahorro fiscal si son pérdidas patrimoniales de menos de un año 90 144 168 222 270 Ahorro fiscal si son pérdidas de más de un año 90 90 90 90 90 24 28 37 45 15 24 28 37 45 9 14,4 16,8 22,2 27 11,25