Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL Cumbre Asia- Pacífico en Vietnam DOMINGO 19 s 11 s 2006 ABC Seúl se niega a registrar los barcos de Corea del Norte sospechosos Bush presiona a los países de Asia para coordinar las sanciones de la ONU PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL HANOI. En la capital de Vietnam, un país donde hace tres décadas se libraba la lucha más encarnizada entre el capitalismo y el comunismo, ayer volvió a aflorar el fantasma de otro conflicto aún sin cerrar de la Guerra Fría: Corea. A la espera de que se reanuden en Pekín las conversaciones sobre el desarme nuclear de Pyongyang, el presidente de Estados Unidos, George Bush, aprovechó la cumbre de países de Asia y Pacífico que se celebra en Hanoi para aumentar la presión sobre el régimen estalinista dirigido por Kim Jong- il. Así, el mandatario norteamericano se reunió con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe, y con su homólogo de Corea del Sur, Roh Moo- hyun, para coordinar la aplicación de las sanciones acordadas por la ONU contra Pyongyang tras su ensayo nuclear del pasado 9 de octubre. Queremos que los líderes de Corea del Norte escuchen que si renuncian a sus ambiciones atómicas, se podrán alcanzar acuerdos de seguridad y otorgar incentivos económicos propuso Bush. Aunque el inquilino de la Casa Blanca obtuvo todo el apoyo que se esperaba del dirigente nipón, uno de sus aliados más fieles, se encontró de nuevo con la negativa del presidente surcoreano para adoptar la Iniciativa para la Seguridad contra la Proliferación (del comercio ilegal de armas) Así se conoce al plan impulsado por Washington para interceptar barcos procedentes de Corea del Norte sospechosos de transportar mercancías prohibidas por el embargo de la ONU, como armas o material atómico. Para justificar su decisión, Roh Moo- hyun se amparó en su política de distensión y compromiso con el hermano septentrional, puesto que Seúl teme que el registro de los 150 buques norcoreanos que navegan cada año por sus aguas territoriales desemboque en un incidente armado. No en vano, la tensión que se vive en la frontera que separa a ambas naciones desde el fin de la guerra civil en 1953 es tal que en los últimos tiempos se han repetido las escaramuzas entre las tropas desplegadas a uno y otro lado del Paralelo 38. Sin ir más lejos, el último altercado se produjo el pasado 7 de octubre, cuando soldados surcoreanos efectuaron hasta 40 disparos de advertencia contra cinco militares que habían traspasado la línea divisoria por causas aún desconocidas. Cuatro años antes, y en pleno Mundial de fútbol de Corea del Sur y Japón, cuatro marineros del Sur fallecieron, otro desapareció y 22 resultaron heridos al ser hundida una patrullera que se enfrentó a un navío de guerra del Norte. Difícil equilibrio Para evitar que choques similares vuelvan a reproducirse, Seúl insistió en el difícil equilibrio que su Gobierno viene manteniendo con el régimen estalinista de Pyongyang. Aunque Corea del Sur no tomará parte en la plena aplicación de los registros, apoyamos sus principios y objetivos y colaboraremos plenamente para prevenir las armas de destrucción masiva en la región aseguró Roh Moo- hyun. Además, el presidente surcoreano abogó por implemen- Bush y la presidenta de Chile, Michele Bachelet, atienden a las indicaciones del presidente de Vietnam, Nguyen Minh Triet, anfitrión de la cumbre de países de Asia y Pacífico tar de manera fiel la Resolución 1718 de la ONU, que veta el comercio de materiales o la transferencia de fondos destinados al programa nuclear del régimen estalinista. Aunque Pyongyang se comprometió el pasado 31 de octubre a discutir sobre su desar- EPA La cumbre de la APEC está ayudando a avanzar en el deshielo en las relaciones entre Japón y China Compromiso de reducir los subsidios agrícolas P. M. DÍEZ HANOI. Además de la crisis nuclear norcoreana, el estancamiento de las conversaciones sobre la liberalización del comercio mundial mantenidas en la denominada Ronda de Doha centró la primera jornada de la cumbre de países del foro de Cooperación Económica de Asia y Pacífico (APEC) que se celebra este fin de semana en Hanoi. En este sentido, los mandatarios de las 21 naciones participantes emitieron ayer una declaración conjunta en la que manifestaron la urgente necesidad de romper el actual bloqueo y de volver a la mesa de negociaciones para que concluyan dentro del plazo previsto Con la firme determinación de retomar el diálogo sin más dilación los miembros de APEC se comprometieron a moverse más allá de nuestras actuales posturas en asuntos clave de este proceso acometido en el seno de la Organización Mundial del Comercio, que comenzó en Doha, la capital de Qatar, en 2001. Dichas conversaciones se interrumpieron el pasado mes de julio por el enfrentamiento entre Estados Unidos, la Unión Europea, India y Brasil sobre la reducción de los subsidios agrícolas en las potencias in- dustriales para permitir las exportaciones agrarias de los países en vías de desarrollo. En este sentido, el comunicado de la cumbre reclama una mayor reducción de los subsidios agrícolas que distorsionan el comercio así como la creación de nuevos accesos al mercado agrícola, hacer recortes reales a los aranceles industriales y establecer nuevas aperturas el comercio de servicios A pesar de la voluntad negociadora de APEC, este foro de naciones de Asia y Pacífico presionó veladamente a la Unión Europea al afirmar que otros también deben manifestar su disposición De hecho, la intención de estos países por alcanzar la plena liberalización es tan fuerte que ya están barajando una enorme zona de libre comercio entre todos ellos. me nuclear, todavía no se ha fijado la fecha de dichas negociaciones, que podrían tener lugar en diciembre dentro de las conversaciones a seis bandas mantenidas en Pekín desde 2003, que incluyen a las dos Coreas, EE. UU. China, Japón y Rusia. Por este motivo, las reuniones bilaterales que los dirigentes de estos países mantengan en la cumbre del foro de Cooperación Económica de Asia y Pacífico (APEC) resultan vitales para desbloquear el proceso y avanzar en la solución de la crisis. Uno de estos encuentros es el que mantuvo el presidente chino, Hu Jintao, con el primer ministro de Japón, Shinzo Abe. En un intento de deshielo de las difíciles relaciones diplomáticas entre las dos potencias asiáticas, el premier nipón se entrevistó por segunda vez con Hu Jintao desde su toma de posesión a finales del pasado mes de septiembre. Además de intentar recomponer los lazos entre ambos vecinos, muy deteriorados por la gestión del anterior primer ministro, Junichiro Koizumi, Abe pidió al presidente chino que ejerza su influencia sobre Corea del Norte para que esta nueva ronda de las negociaciones dé resultados concretos