Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 19 s 11 s 2006 ABC (Viene de la página anterior) institucional y política, estamos obligados a tener nuestro propio psicodrama y encontrarnos. ¿Y quién debe dar el primer paso? -Quien tiene mayor responsabilidad tiene que darlo. La AVT es el colectivo mayoritario y entiendo su nerviosismo ¿Por qué no asistió nadie de la familia Pagaza a la inauguración de la sede socialista de Andoaín? -Bueno, es bastante conocido que no estamos en perfecta sintonía con los líderes del Partido Socialista de Euskadi y del Partido Socialista Obrero Español. Tenemos un enorme cariño a la agrupación de Andoaín y al día siguiente estuvimos mi cuñada, mi marido y yo y las niñas viendo la Casa del Pueblo. No ir respondió a que no compartimos muchos jalones que seguramente con la mejor voluntad se están produciendo. Su desgarro es el de la madre que ha perdido al hijo y el de la demócrata concienzuda que tenía un hijo que era un demócrata concienzudo. -O sea, el Gobierno. -Claro. -Mientras desde el Partido Popular se dice que este proceso hay que romperlo. ¿Qué le parece este planteamiento? -Tenemos que ser prudentes. El mundo de Batasuna- ETA tiene que comprender que tiene una oportunidad extraordinariamente generosa para incorporarse al sistema democrático y que la opinión pública puede cambiar. Y que ya ha habido un endurecimiento del Código Penal y, por tanto, han de tener mucho cuidado. Tienen una oportunidad extraordinariamente generosa, y además sus propias bases no están mayoritariamente dispuestas a soportar sobre sus conciencias los asesinatos, ahora que ya son visibles las víctimas y no se les va a poder volver invisibles. ¿En el ámbito judicial ve algunos síntomas preocupantes, sobre todo a raíz de la reducción de penas a De Juana? A la AVT le ha indignado sobremanera. -No conozco todos los intríngulis de todos estos casos, no he leído las sentencias, no llevo un nivel de seguimiento tan profundo como para sentar cátedra. Me preocupa en sentido general que pudiéramos tener la tentación de utilizar la Justicia, cuando tiene que actuar como un poder independiente, y eso es fundamental. Tenemos que respetar a la Justicia y no deslegitimarla como tantas veces se ha hecho en el País Vasco desde el nacionalismo. La Justicia tiene que actuar. La Justicia tiene tasado incluso el funcionamiento de la aplicación de la reinserción. Pero las formas son tan importantes como los fines. Eso no se debe olvidar nunca. -Al estar en ese acto el secretario de Organización del PSOE, José Blanco, ¿quiso la familia Pagaza expresar con su ausencia su discrepancia con la actual dirección del PSOE? -No expresamos nada, simplemente no sentimos deseos de estar allí en ese momento. -Ese daño político del que usted habla no está presente en la resolución del Parlamento... -No está. No está porque es una fórmula absolutamente global. Lo que no puede ser es que ETA- Batasuna intente imponernos su versión, esa versión del conflicto que les convertiría en irresponsables de esa barbaridad tanto política como personal cometida, y ahí hay un nudo gordiano que tienen que resolver también el resto de los nacionalistas. Porque Ortuondo todavía el otro día en el Parlamento Europeo apeló a una justificación del terrorismo. Sobre eso no se puede construir un futuro del País Vasco que no sea vergonzoso. No sería un acuerdo de convivencia. Porque estigmatizaría a muchos ciudadanos honrados y desde luego a todas las víctimas que todavía estamos allí viviendo, que es bien difícil, porque si nos abren las heridas nunca terminaremos de cerrar el duelo, mientras los terroristas se siguen jactando de sus acciones y los familiares de los terroristas muchas veces están realizando actos de victimismo y de honorabilidad del acto de asesinato y acoso. -La AVT anuncia otra gran movilización, el día 25. Usted sólo ha asistido a una de estas convocatorias, la del pasado mes de junio. ¿Se plantea volver a participar? -La verdad es que yo tengo bastantes limitaciones para ese tipo de actos civiles muy marcados desde el punto de vista de sus contenidos, porque soy presidenta de una Fundación pública plural en un momento de polarización. Por otra parte, por la propia naturaleza de mi cargo como presidenta de una entidad en la que hay de todo, desde los más antigubernamentales hasta los más progubernamentales pasando por todos los matices que tú quieras ver tengo que estar enganchada a todos sus trabajos y respetarlos. Yo tengo un enorme respeto por la AVT porque es la asociación mayoritaria de las víctimas del terrorismo, y además entiendo la preocupación, entiendo la susceptibilidad porque en mi propia familia hay inquietudes muy serias. ¿En algún momento, y más aún ahora, después de la entrada en escena de Ciutadans se le ha pasado por la cabeza dejar su militancia en el PSE? -Yo ya soy muy mayor y llevo en política desde los 20 años. Estoy en una fase personal en la que he evolucionado mucho y creo que los palos de la vida y las circunstancias me han hecho evolucionar. Un punto de sectarismo que tuve cuando era joven creo que casi lo he superado. Y la política como tal ya no es una pasión para mí, sino una carga. ¡A mí lo que me apetece es escribir libros, y me gustaría tener tiempo para hacerlo! La presidenta de la FVT valora lo conseguido por Ciutadans tiendo su nerviosismo y entiendo su susceptibilidad. ¡Si yo lo veo en mi propia casa, en mi propia familia! Es algo que yo tengo que superar para mi trabajo. Sin embargo, tengo que ser muy comedida, muy prudente y muy discreta en este tipo de tomas de posición. MANIFESTACIÓN -Muchos piensan que en este proceso lo único claro es que ETA lleva la iniciativa. ¿Comparte usted esa impresión? -Depende en qué. Desde luego, son muy hábiles en el juego de la propaganda. Pero lo cierto es que aunque sigan intentando estafar a la sociedad española y al Gobierno, precisamente porque falta ese consenso de fondo entre las grandes sensibilidades políticas, tampoco han podido avanzar en cuestiones irreversibles. -Dado que existe, desde el Gobierno, un afán nada disimulado en negar representatividad a la AVT, ¿se puede decir alto y claro que es la asociación mayoritaria? -Es la asociación mayoritaria. Y desde la Fundación, nuestro respeto por la AVT, como por el resto de las asociaciones, es un respeto profundo en el sentido más literal de la palabra. Ahora bien, yo tengo muchas limitaciones pues por mi propio papel, que tiene que ser un papel prudente y muy discreto muchas veces, que tiene que buscar el matiz y no el trazo grueso. Siendo eso así, yo en- Tengo muchas limitaciones para actos cívicos muy marcados como presidenta de una fundación pública, pero entiendo la susceptibilidad de la AVT porque yo la veo en mi propia casa SEDE DE ANDOAÍN -Ahora vienen las municipales y usted es concejal del PSE en Urnieta, un pequeño pueblo guipuzcoano. ¿No se va a volver a presentar? -Es que mi compromiso con mi pueblo no es sólo político, es casi familiar, porque mis compañeros de Urnieta son mis amigos, y siguen teniendo problemas para hacer listas. Pero yo ya de la política me estoy quitando y, además, no es el mejor momento en la selección de los recursos humanos en el mundo político. ¿Qué le pareció la intervención pública de su madre, Pilar Ruiz, cuando recibió el premio del Foro de Ermua y dijo aquello de si han firmado algo, que no se rían, ni en Oslo ni en Madrid... -Me resulta muy difícil responder a una pregunta sobre mi madre. Solo puedo hablar como hija. La admiro y siento un profundo amor hacia ella. Cada día soy consciente de mi enorme fortuna al haber sido educada por una mujer cariñosísima y dueña de una coherencia extraordinaria entre lo que dice y hace. Es honesta, es justa y exige a los demás porque se exige mucho a sí misma. Nadie de la familia fuimos a la inauguración de la sede socialista de Andoaín porque no nos apeteció. La visitamos al día siguiente ¿Le inspira simpatía el movimiento de Ciudadanos? -Sus promotores, Félix de Azúa, Boadella, Arcadi Espada son gente que yo admiro desde hace muchísimos años. Me parece muy interesante su reflexión. Pero yo ahora no tengo la fuerza, el coraje o la pasión que tuve.