Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL SÁBADO 18 s 11 s 2006 ABC El alcalde de Estambul también plantará al Papa La agenda de contactos oficiales del viaje de Benedicto XVI a Turquía, previsto para el día 28 de este mes, se reduce al mínimo JUAN VICENTE BOO. CORRESPONSAL ROMA. Siguiendo el penoso mal ejemplo del primer ministro Recep Tayyip Erdogan y del ministro de Asuntos Religiosos, el alcalde de Estambul dará también plantón al Papa durante la visita del Santo Padre a la ciudad. Según el programa del viaje, prácticamente no habrá ninguna autoridad civil relevante para dar la bienvenida a Benedicto XVI en los aeropuertos de Ankara, Esmirna y Estambul durante su viaje del 28 de noviembre al 1 de diciembre. Al menos, el Patriarca Ecuménico Bartholomaios I manifestó que le espera con amor fraterno para celebrar juntos la fiesta de San Andrés- -patrono de Constantinopla como su hermano San Pedro lo es de Roma- -el próximo 30 de noviembre. El alcalde de Estambul, Kadir Topbas, dio a conocer que estará en Bruselas justo los tres días que Benedicto XVI pasará en su ciudad. El primero en anunciar su plantón al Papa fue el primer ministro Recep Tayyip Erdogan, quien estará en Letonia el 28 y 29 de noviembre para una cumbre de la OTAN. Podría saludar al Papa en Estambul a su regreso, pero oportunamente convocó para el 30 de noviembre una reunión del Consejo Supremo de Defensa, que le ocupará toda la jornada en Ankara. En esa misma línea de descortesía, criticada en medios diplomáticos, el ministro de Asuntos Religiosos hizo saber que estará fuera del país durante los cuatro días de la visita del Papa. Nada mas aterrizar en Ankara, el día 28 de noviembre, Benedicto XVI se desplazará, como todos los jefes de Estado, al mausoleo de Kemal Ataturk para rendir homenaje al fundador de la Turquía moderna depositando una corona de flores y firmando en el libro de oro. Desde allí, el Papa se trasladará al palacio del presidente de la República para saludar a Ahmet Necdet Sezer, pero el programa no prevé siquiera un discurso de bienvenida como es habitual en los viajes papales, habitualmente ya en el aeropuerto. A continuación el Santo Padre acudirá a la Resideno a lo mejor ni siquiera eso, pues podría recibirle el vicepresidente segundo, Mehmet Ali Sahin, o el tercero y último, Beshir Atalay. Después del encuentro, el Papa se desplazará al Diyanet, sede del Departamento de Asuntos Religiosos, donde será recibido por su presidente, Alí Bardakoglu, notorio por sus ruidosas críticas al discurso de Benedicto XVI en la Universidad de Regensburg el pasado mes de septiembre. El hecho de acudir a visitar a un funcionario menor muestra el interés del Papa por extender su mano a la comunidad islámica de Turquía, que supone el 97,2 por ciento de la población, y a los musulmanes de todo el mundo. Al término de una media hora de coloquio, Bardakoglu y el Papa leerán dos breves discursos. El primer discurso normal del Papa tendrá lugar, por fin, en la Nunciatura, donde recibirá al cuerpo diplomático, formado por unos noventa embajadores. Al día siguiente viajará a Éfeso, camino de Estambul. El general Basbug, durante su rueda de prensa en Ankara AFP Kadir Topbas ABC La ruptura militar de Ankara con París traslada a la OTAN la crisis con la UE El general jefe del Ejército de Tierra añade leña al fuego de la crisis con Europa ENRIQUE SERBETO ENVIADO ESPECIAL ESTAMBUL. El anuncio del jefe del Ejército turco, general Ilker Basbug, de la interrupción de los contactos militares con Francia en respuesta a la votación parlamentaria sobre la polémica cuestión del reconocimiento del genocidio armenio, ha introducido un inesperado ingrediente a la situación de virtual ruptura con la Unión Europea a causa de los desacuerdos sobre Chipre. Desde el punto de vista de la política turca subraya la creciente implicación del Ejército en este asunto crucial para el futuro de Turquía. Ni la OTAN ni Francia han reaccionado con estridencias ante este anuncio realizado el miércoles por el jefe de la fuerza terrestre en un encuentro con periodistas precisamente en la conmemoración de la proclamación de la independencia de la República Turca de Chipre. De momento, la medida sólo afectará a las visitas de alto nivel entre mandos militares y funcionarios de los respectivos ministerio de Defensa, que han quedado suspendidas hasta nuevo aviso La OTAN se ha apresurado a decir que se trata de un asunto bilateral que no afecta a los contactos en el seno de la Alianza y a las misiones en las que ambos países están implicados ya sea en Kosovo o en Afganistán, pero evidentemente se trata de una situación que hará incómodos los contactos entre el primer ministro turco Tayip Erdogán y el presidente francés Jacques Chirac en la cumbre de la Alianza Atlántica a finales de este mes en Riga (Letonia) La toma de posición de los militares agrava las tensiones políticas en momentos en los que la cuestión de Chipre está a punto de paralizar las negociaciones de adhesión a la Unión Europea. Los observadores consideran que podría tratarse de una ofensiva de las tendencias kemalistas y nacionalistas, ante la proximidad de la elección del próximo presidente de la República el mes de mayo, puesto al que aspira Erdogán El Gobierno turco está intentado a toda prisa buscar un compromiso para otra de las exigencias emblemáticas de la UE, la reforma o abolición del artículo 301 del código penal que atenta contra la libertad de expresión, pero por ahora no ha podido mostrar avances satisfactorios, antes de la cumbre de diciembre. cia de Huéspedes Oficiales, donde saludará al Gobierno, representado por el primer vicepresidente y ministro de Asuntos Exteriores, Abdullah Gul, Protocolo en caída libre El choque es la respuesta turca a la decisión de la Asamblea francesa sobre el genocidio armenio