Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 SÁBADO 18- -11- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional El carisma de Ségolène vence y se impone a la falta de programa y a un ideario ambiguo En los sondeos, la candidata socialista y el presunto aspirante de la derecha Nicolas Sarkozy se disputan el triunfo con una distancia muy corta de un par de puntos J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Elegida candidata del PS, con el 60,62 por ciento de los votos militantes, Ségolène Royal ha transformado el funcionamiento de su partido, ha modificado el rumbo del socialismo francés, en nombre de la democracia participativa y ha acelerado la campaña de las próximas elecciones presidenciales, lanzando este llamamiento: El mundo ha cambiado, Francia está cambiando, la política debe cambiar La elección de Ségolène marca un jalón en la historia del PS. Por vez primera, alguien se impone al frente del partido, a través de la presión de la opinión pública, exterior a su burocracia. Ségolène ha ganado la batalla que perdieron antes que ella Michel Rocard y Jacques Delors. Plesbicitada, Ségolène transforma automáticamente el funcionamiento del PS, cuyo aparato deberá adaptarse a una cultura política inédita. Los candidatos perdedores, Dominique Strauss- Kahn y Laurent Fabius, encajaron rápido. Fabius ha quedado fuera de juego: su socialismo socialista queda en posición minoritaria. Strauss- Kahn se ha puesto al servicio de Ségolène y del PS, aspirando a liderar la facción socialdemócrata de la modernización pendiente. nuevos militantes socialistas y está en el corazón de la acción política de Ségolène, con aperturas a izquierda y derecha. A la izquierda, Ségolène ha propuesto la creación de jurados populares para vigilar la acción política de diputados y una sensibilidad ecológica más o menos acentuada. A la derecha, la candidata sugiere políticas más o menos represivas en la escuela y los suburbios, matizadas con proyectos de inserción social. Esa flexibilidad ideológica ha tenido éxito en los sondeos. Ambigüedad en economía En el terreno económico, Ségolène prolonga una ambigüedad absoluta. En principio, el fundamento de su política será incrementar el poder adquisitivo de los menos favorecidos y crear un clima de confianza que, a su modo de ver, permitirá relanzar el crecimiento económico En el terreno diplomático, Ségolène cree indispensable relanzar Europa sin avanzar hasta ahora ni una sola idea concreta. Al mismo tiempo, la candidata es muy crítica con Irán y muy cauta sobre Oriente Medio. A la espera de acontecimientos y proyectos concretos, Ségolène se beneficia de la unión de un partido dopado provisionalmente por su triunfo personal, cuando su principal, rival, Nicolas Sarkozy, continúa sufriendo del hostigamiento inquietante de los hombres del presidente Chirac. Ante el fenómeno Ségolène, Sarkozy estudia la oportunidad y la fecha exacta de su salida del gobierno y su entrada definitiva en campaña. La elección del candidato oficial de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) ha sido aplazada hasta mediados del mes de enero. Mientras tanto, Dominique de Villepin, primer ministro, y Michelle- Alliot- Marie, ministra de la Defensa, miembros de la guardia pretoriana de Jacques Chirac, especulan con la posible presentación de otros Respaldo sólido en el PS En su conjunto, todo el PS y su proyecto están hoy a la merced de las iniciativas personales de una candidata que no tiene programa conocido, con unos proyectos que todavía se encuentran en estado embrionario, a la espera de su posible materialización teórica. Partidaria de la democracia participativa Ségolène prometió un libro- programa. Pero todavía no se ha publicado. Seis semanas de campaña han permitido descubrir muchos matices de su sensibilidad, sin el corsé de un programa concreto. Esa ambigüedad calculada ha seducido a los Ségolène Royal en su feudo de Melle, donde pronunció ayer su primer discurso tras la victoria REUTERS