Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 18 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM EL TANGO DE ZAPATERO L amor español por lo excéntrico y marginal llega tan lejos que incluso tenemos zapaterólogos, expertos en el estudio y análisis de José Luis Rodríguez Zapatero sus pompas, muchas, y sus obras, pocas. Son profesionales que, con base en el miniaturismo, resultan capaces de valorar el peso político de un estornudo. O de una mueca. No es fácil asomarse al interior de un personaje que, por ejemplo, cuando se entrevista a solas con Jacques Chirac- -en el marco de una cumbre hispano francesa- -la reunión dura un cuarto de hora, la mitad si se descuentan las traducciones, o que, donde se supoM. MARTÍN nía un acuerdo para la luFERRAND cha contra ETA, sale una propuesta para Oriente Medio. Los zapaterólogos deben basar sus estudios en símbolos cercanos al líder. En su propia sustancia no es posible. Así se entiende que una de sus ministras estrella, después de una larga y frustrada campaña para llegar a la dirección de la Organización Mundial de la Salud, concentre sus fuerzas en el desprestigio de las hamburguesas gigantes. Por cierto y al margen: ¿la masa corporal de Elena Salgado le permitiría desfilar en la Pasarela Cibeles? Afortunadamente para ella no hay tallas mínimas para la masa gris de los ministros y puede continuar instalada en el serrallo con el que el líder luce su engañoso pregón paritario. Al margen del mal llamado proceso de paz y de los destrozos constitucionales, no se observan signos de actividad y o inteligencia en el Gobierno y eso complica el trabajo de los más abnegados zapaterólogos. Al presidente, por el momento, le funciona el truco y parece que, incluso, se desgasta menos que su oposición. La eficacia de su máquina propagandística le presenta como un héroe por el mero hecho de que se levanta de la cama- -supongo- -cuando suena el despertador; pero cuando estén secas la pilas de todos los timbres que vos apretás... como bien dejó sentado Enrique Santos Discépolo, verás que todo es mentira verás que nada es amor... Coinciden los zapaterólogos en reseñar el razonable desprecio que la vieja guardia socialista siente por el joven presidente y, algo que va más lejos, coinciden también en valorar el escepticismo y la sorpresa que sus más jóvenes colaboradores comentan en privado para explicar, es un decir, el desarrollo político de la legislatura y las peripecias, aparentemente astutas y palpablemente irresponsables, con las que el secretario general del PSOE va diluyendo la identidad de un partido histórico que, entre sus muchos defectos, siempre cultivó la virtud del españolismo. Trabajo tienen por delante los zapaterólogos; pero, como enseña la sabiduría popular, a un hombre- -o una mujer- -al que le cuadra, verso a verso, la letra de Yira, yira Cuando la suerte qu es grela... -le corresponde un entorno de otarios que han de ponerse a ladrar. EN FIN EL OTRO MODELO IRLANDÉS E D Hablando del plan Ibarretxe, y sin apartar la vista E los seis ensayos que componen el volumen del precedente irlandés, no sería superfluo recordar Identidades proscritas, de Juan Pablo Fusi, el que el primer estatuto político de la que sería más tarde más inquietante para un lector español es el (desde 1948) República de Irlanda fue el de Estado Libre: que, bajo el título Angloirlandeses: la historia abandonala nueva entidad seguía sometida a la soberanía formal da, recuerda la emancipación de Irlanda y la consolidadel Imperio Británico, aunque en la práctica se comporción del nuevo estado independiente. Al menos, así me taba como un estado independiente (un estatus muy siparece a mí a pesar de que, en el capítulo anterior, el aumilar al que tenían Canadá y Australia, y que sigue vitor describe el muy perturbador proceso por el que el nagente aún hoy este último país) No sería descacionalismo ha construido en el País Vasco, en bellado imaginar que Ibarretxe, cuando formupoco más de un siglo, una identidad nacional ló su propuesta de Estado Libre Asociado, se insque no se corresponde ni con centurias de tradipiró más en el antecedente irlandés que en el cación cultural e histórica, ni con su pluralidad so de Puerto Rico, tal como pudo creerse en un política (Euskadi: la nacionalidad escindida) principio. Si ello fuera así, las intenciones de ¿Por qué? Porque, en este último capítulo, Fusi aquel plan estarían más cerca de lo que sospenos describe el País Vasco tal como es hoy, mienchaban sus críticos que de las melifluas explicatras que, en el referido a Irlanda, sobre todo en los pasajes dedicados a los balbuceos del nuevo EDUARDO SAN ciones de su promotor. Pero regresemos al primer Eire independienestado, nos anticipa aquello en lo que podría MARTÍN te. La Irlanda irlandesa (es decir, nacionalista) convertirse el País Vasco de mañana. Y resulta de los años 1922- 1970- -escribe Fusi- -era una prolongamuy poco tranquilizador. ción de la que había descrito James Joyce en Dublineses Sabido es que el precedente irlandés es una obsesiva y en Ulises. Una sociedad cerrada, empobrecida y agofuente de inspiración para el nacionalismo del País Vasbiada por la moral católica Del proyecto nacional co, y no sólo desde los acuerdos de Viernes Santo de 1998 fue excluida la comunidad angloprotestante, cerca de (el Aberri Eguna se celebra el Domingo de Resurrec 300.000 personas, con una larga historia y una brillanción en recuerdo del levantamiento irlandés de la Paste cultura a sus espaldas La población protestante del cua de 1917) De forma que, si nos tomamos en serio las sur, un 10 por ciento del total de entonces, se había redupermanentes evocaciones de los dirigentes nacionaliscido al 3,4 por ciento en 1985. Unos 146.000 abandonaron tas vascos (de todos los partidos) al ejemplo de Irlanda, Irlanda sólo entre 1921 y 1925. William Yeats, Oscar Wilconviene detenerse en su estudio para estar prevenide y Bernard Shaw nunca regresarían a la isla, y Joyce, dos. Y prestar una atención especial a las perversiones exilado voluntario en el sur de Europa aún siendo catóen las que derivaron algunas de las políticas adoptadas lico, abominaría del país que le vio nacer. Mientras, el en las primeras décadas del Eire independiente pornacionalismo gobernante despilfarraba recursos en la que pueden constituir un anticipo de lo que sería un fupromoción del hurling (una especie de deporte nacioturo País Vasco en el que un nacionalismo hegemónico nal) y el idioma gaélico, con resultados más bien decepdispusiera, como instrumento constituyente, de un escionantes. Al final, la globalización, la Unión Europea tatuto como el que (por ejemplo) proponía el lendakari y las multinacionales americanas acudirían al rescate Ibarretxe. Un proyecto, por cierto, al que el PNV no ha de un país que, a principios de los ochenta, se había conrenunciado en ningún momento y en torno al cual, no vertido en uno de los más pobres de Europa occidental. se olvide, se agruparon en su momento todas las famiTodo un modelo. lias del nacionalismo vasco. ¿No dialogaron con los terroristas Felipe y Aznar? ¿Por qué yo no puedo dar a ETA lo que ellos jamás le hubiesen entregado?