Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 11 s 2006 VIERNES deESTRENO 91 DOCE DIAMANTES Luz entre las sombras Consiga mañana, con ABC, la octava entrega de la colección de cine de Audrey Hepburn, Sola en la oscuridad por tan sólo 7,95 euros POR LUIS CONDE SALAZAR MADRID. Menos de un mes tardó el dramaturgo estadounidense Frederick Knott en escribir el libreto de su obra teatral Wait until dark (en la que se basó la película del mismo título, llamada en España Sola en la oscuridad un exitoso texto que vio refrendada su calidad con el reconocimiento de sus representaciones en Broadway. Knott, talentoso guionista, ya había dado muestras de sus dotes para crear situaciones y ambientes de intriga y tensión con fondo psicológico en trabajos como Crimen perfecto que dirigiera el maestro Alfred Hitchcock. Para comandar Sola en la oscuridad Warner Bros. y el productor Mel Ferrer, esposo entonces de Audrey Hepburn, escogieron al eficaz realizador Terence Young, muy popular por entonces tras haber rodado tres entregas de la saga de James Bond: Operación Trueno Desde Rusia con amor y 007 contra el Doctor No La conjunción de estos elementos y la espectacular interpretación de Audrey Hepburn (logró su quinta y última nominación al Óscar a mejor actriz, que le fue arrebatado por Katherine Hepburn por su rol en Adivina quién viene esta noche en el papel de Susy, una joven que se ha quedado ciega tras un accidente y que se ve acosada en su casa por un grupo de delincuentes que tratan de recuperar un alijo de heroína, hicieron que este psicothriller claustrofóbico se convirtiera en un rotundo éxito de taquilla, con el aval de una buena crítica. El marido de Susy, el fotógrafo Sam Hendrix (Efrem Zimbalist) conoce en un avión a una modelo que esconde droga en una muñeca que debe entregar en Nueva York. Ésta le pasa el juguetito a Sam, que lo lleva a su apartamento de Greenwich Village. Allí, siguiendo la pista, se citan los esbirros Mike Tarman (Richard Crenna) y Carlino con Roat (Alan Arkin) un psicópata despiadado que esperará el momento oportuno para hacerse con el paquete, cuando Susy esté sola... Escuela para ciegos Para adaptarse a las dificultades de la invidencia, la luminosa Audrey pasó una temporada en la prestigiosa escuela para ciegos Lighthouse de Manhattan cubriendo sus ojos con gafas opacas, aprendiendo los quehaceres diarios en privación de visión y tomando lecciones de Braille. Además, durante el rodaje tuvo que utilizar unas incómodas lentillas especiales que difuminaran un poco la viveza de su expresiva mirada. Pero estos no fueron los únicos inconvenientes. La dama Hepburn, que tendía a adel- Título original Wait until dark Director Terence Young Guión original Fredrick Knott Intérpretes Audrey Hepburn, Alan Arkin, Richard Crenna, Efrem Zimbalist, Jack Weston Música Henry Mancini gazar en momentos de tensión, llegó a perder hasta diez kilos en los meses que duró el rodaje. Y es que las cosas no iban bien en su matrimonio. El trauma de cinco abortos dinamitó la pareja Hepburn- Ferrer y, un año después del estreno, se divorciaron. La preciosa Audrey no volvió a la gran pantalla hasta casi un decenio después. TO BE CONTINUED Toni García BOND VS. BOURNE L Tengo muy claro lo que pasaría si se enfrentaran Bond y Bourne en un duelo de superespías. Bourne le daría una paliza tremenda a Bond. a casualidad ha querido que cuando nos ronda el estreno del nuevo James Bond Casino Royale se haya presentado en la capital el señor Jason Bourne AKA Matt Damon rodando su última película The Bourne Ultimatum Una casualidad que seguro no habrá gustado a los promotores del agente británico, que puede ver mermado su protagonismo en vísperas de su presentación al público español. A Matt Damon le entrevisté hace tres o cuatro años (imposible saberlo con mi memoria de pez) en un hotel de París. Estaba de mal humor (él, no yo) y maldecía por lo bajini sin disimular demasiado. Me pareció un gilipollas (con perdón) Dos años después le pillé en Venecia de buen humor y me pareció un tipo simpatiquísimo. A Daniel Craig, el nuevo Bond, me lo crucé en Sarajevo. Era un tío majo, con una mirada extraña pero muy afable. Preguntado por lo de si iba a ser Bond o no me miró fijamente y dijo: todo mentira. Rumores. Inventos Dos semanas después se anunciaba el acuerdo total. Craig era el nuevo James Bond. Cosas que pasan. Pero a lo que vamos. Muchos se preguntan qué pasaría si se enfrentaran Bond y Bourne en un duelo de super- espías. Yo lo tengo muy claro: Bourne le daría una paliza tremenda a Bond. No sólo porque el primero es un tipo que te monta una barbacoa de sangre con un boli bic ni porque sea una máquina de matar de 18 millones de dólares es que además James Bond hace años que vive de los gadgets. Que si el reloj con dar- dos, que si el coche invisible, que si la pluma láser, que si un chicle explosivo... Lo suyo no tiene límites. Bourne es un paria: no le interesan las mujeres, ni el juego, ni desde luego los martinis y encima da unos bofetones como panes. Ni Moore, ni Lazenby, ni desde luego Brosnan podrían con Damon. El único al que le daría el beneficio de la duda sería a Connery, por aquello de la experiencia. Pero en un cara a cara no habría nada que hacer: Bourne ganador por K. O. Desde el punto de vista cinemato- gráfico la victoria es aun más abrumadora. Si Doug Liman envasó un thriller de acción casi perfecto, Paul Greengrass nos dejó con la boca abierta y ganas de ver el tercer Bourne. Bond en cambio, vivía del tirón popular de Brosnan y del malo de turno (en la última entrega un coreano que se operaba para ser sueco- -muy creíble, sin duda- Ojalá que Casino Royale nos devuelva al Bond más pendenciero y follador. Yo mientras tanto seguiré amando a Bourne, por los siglos de los siglos. Daniel Craig junto a Eva Green, una de las chicas Bond de Casino Royale ABC