Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 11 s 2006 Necrológicas AGENDA 63 Milton Friedmans Premio Nobel de Economía 1976 El defensor del liberalismo económico El economista estadounidense fue uno de los máximos representantes de la Escuela de Chicago, y asesor de la campaña electoral de Richard Nixon y Ronald Reagan ABC MADRID. Milton Friedman, premio Nobel de Economía en 1976, falleció ayer a los 94 años en San Francisco. Friedman fue un defensor a ultranza del liberalismo económico, además de uno de los máximos representantes de la Escuela de Chicago, informa Efe. Friedman nació en el barrio neoyorquino de Brooklyn el 31 de julio de 1912 y, tras haber estudiado en Rutgers (Nueva Jersey) obtuvo el doctorado de la Universidad de Columbia en 1946. Sus padres eran un matrimonio judío procedente de Beregszasz, entonces Hungría y hoy Ucrania. Fue profesor de la Universidad de Chicago desde 1946 hasta 1976 e investigador del National Bureau of Economic Research de 1937 a 1981. En 1938 contrajo matrimonio con Rose Director, con la que tuvo dos hijos, David y Janet. Con su hija escribió conjuntamente algunos libros. Friedman vivió en carne propia el antisemitismo y por este problema abandonó la docencia en la Universidad de Wisconsin y se metió a trabajar como funcionario. También fue presidente de la American Economic Association en 1967. En 1968, fue asesor económico del senador Barry Goldwater, de la campaña electoral de Richard Nixon en 1968 y de la de Ronald Reagan en 1980. En 1981 fue uno de los asesores del ya presidente Reagan. Friedman comenzó a desarrollar sus teorías económicas durante la Gran Depresión, cuando el entonces presidente Franklin Delano Roosevelt, basó algunas de sus opiniones en las teorías de John Maynard Keynes, el economista más influyente del momento. Así, se opuso al keynesianismo en el momento de máximo apogeo de éste, en los años cincuenta y sesenta. La teoría económica basada en las ideas de Keynes consiste en defender la intervención de instituciones nacionales o internacionales para estimular la economía en las épocas de crisis. Las principales contribuciones académicas de Friedman a la economía fueron una revisión de la teoría del consumo, de la curva de Phillips, y una mejor comprensión del mercado de capitales y de los factores que influyen en la velocidad de circulación del dinero. En 1976 obtuvo el Premio Nobel de Ciencias Económicas por sus resultados en los campos del análisis del consumo, historia y teoría monetaria y por demostrar la complejidad de la política de estabilización Friedman también tuvo un estrecho contacto con el periodismo y los medios de comunicación y, por ejemplo, escribió una columna cada tres semanas en la prestigiosa revista Newsweek entre los años 1966 y 1983. En 1980, la cadena pública de televisión estadounidense PBS emitió una serie de diez capítulos titulada Free to choose Libre para elegir y escrita por Friedman, en la que el Nobel defendía el libre mer- Milton Friedman, un defensor a ultranza del liberalismo económico cado. La serie se convertiría luego en un libro que Friedman escribió con su esposa y tuvo un gran éxito de ventas. Fue cuestionado por viajar a Chile en 1975, dos años después del golpe militar de Augusto Pinochet, para aplicar las teorías del nuevo modelo neoliberal. En una entrevista publicada el 31 de julio de 2006 en ABC, Tunku Varadarajanle preguntaba por sus economistas favoritos muertos o vivos, Friedman respondió Está claro que AP Adam Smith sería el primero. Alfred Marshall el segundo. John Maynard Keynes el tercero. Y George Stigler el cuarto El 17 de octubre de 1988 recibió la Medalla de la Libertad, la más alta condecoración civil de los Estados Unidos. Bibliografía: Teoría de la función de consumo (1957) Un programa para la estabilidad económica (1959) Capitalismo y libertad (1962) Historia monetaria de los Estados Unidos, 1867- 1960 (1963) Ensayos de Economía Positiva (1966) Teoría de los precios (1976) y Libres para elegir (1980) Fernando González Urbaneja EL PRIMER ECONOMISTA DEL ÚLTIMO MEDIO SIGLO na encuesta entre economistas realizada años atrás eligió a Keynes como el economista más influyente del siglo. Con juicio más ajustado deberían haber concluido que fue el Número uno de la primera mitad del siglo; para la segunda mitad el candidato con más méritos es Milton Friedman. Los dos comparten espíritu incisivo, carácter, e ideas in- U Friedman comenzó a desarrollar sus teorías económicas durante la Gran Depresión, con la presidencia de Franklin Roosevelt novadoras, el uno para una época y el otro para otra. Keynes anunció la catástrofe de la primera posguerra, el desastre de Versalles y las consecuencias de una paz mal gestionada. Friedman dotó a los economistas y a los políticos de las herramientas necesarias para entender la economía de su época y para aplicar políticas efectivas generadoras de prosperidad. Friedman recibió en 1988 la Medalla de la Libertad. Bien merecida. Nadie más que él defendió la libertad de elegir, el mercado, la competencia y la estabilidad. Lo hizo con rigor académico, por ejemplo, en su historia monetaria de los Estados Unidos, y con sentido pedagógico y provocador como en su influyente Libertad de elegir que transformó en una sugestiva serie de televisión. Contra Friedman se han tejido leyendas infundadas, su amor por la libertad está acreditado a lo largo de muchos años y obras, pocos como él han militado más activamente en pro de la libertad individual y de la estabilidad económica. Su teoría monetaria, criticada habitualmente por quienes desconocen su obra y juzgan a humo de pajas, es imprescindible para cualquier economista que se precie o político que pretenda tomar decisiones bien fundadas. Las propuestas de Friedman en materia fiscal, la idea del impuesto negativo, o de gasto público a través del cheque escolar o del sanitario pertenecen al debate político cotidiano y son de creciente aplicación práctica en muchas sociedades inteligentes y maduras, en las democracias más avanzadas. El mundo actual tiene en Friedman uno de sus mentores y maestros, muchas de las propuestas actuales de política económica contienen ideas de Friedman, aunque algunos de sus promotores lo ignoran. Larga vida a las ideas de un maestro, el Número uno de su generación y de alguna más.