Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 33 El Ulster celebrará elecciones el 7 de marzo para desbloquear el proceso norirlandés Se prevé prolongar la actual Asamblea hasta enero, con el preceptivo pago de los sueldos de los diputados, con cuya retirada amenazaron Londres y Dublín E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Irlanda del Norte celebrará elecciones el próximo 7 de marzo para renovar su Asamblea regional y avanzar así en la hoja de ruta establecida por Londres y Dublín para la plena restitución de la autonomía del Ulster. La consulta popular se establecía en los Acuerdos de Saint Andrews, fijados en octubre por los Gobiernos británico e irlandés para actualizar el marco regulado en los Acuerdos de Viernes Santo de 1998. La convocatoria electoral fue anunciada ayer por el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Hain, que presentó en el Parlamento de Westminster la legislación necesaria para la nueva hoja de ruta. Ésta establece el 26 de marzo como la fecha en la que el nuevo Ejecutivo autónomo deberá constituirse y retomar una autonomía suspendida en 2002. En la población escocesa de Saint Andrews se estableció la necesidad de una consulta popular para avalar las nuevas disposiciones, entre otras el requerimiento de que las decisiones ministeriales del nuevo Ejecutivo se tomen con el apoyo de católicos y protestantes y la obligación de todos los partidos de aceptar públicamente el Servicio de Policía de Irlanda del Norte, pero no se precisó si sería un referéndum o unas nuevas elecciones. Los comicios los ganó el DUP y el partido católico mayoritario fue el Sinn Fein de Gerry Adams y Martin McGuinness. Según esos resultados, DUP y Sinn Fein debían compartir la cúpula del Gobierno norirlandés, pero tratándose de polos tan opuestos no ha habido acuerdo a lo largo de estos tres años. Producido en este periodo el definitivo adiós a las armas del brazo armado del Sinn Fein, el IRA, que ha comenzado a desmantelar sus estructuras, la posibilidad de que Paisley sea elegido ministro principal de Irlanda del Norte y McGuinness asuma el puesto de viceministro principal está sobre la mesa. La elección para esos puestos, sin efectos ejecutivos, tendría que ser el próximo día 24, pero el DUP sigue dando largas a un pacto ante la negativa del Sinn Fein a comprometerse aún con la Policía del Ulster y sus tribunales. Es posible que la próxima semana se arbitre algún subterfugio para dar por superado el requisito de la nominación. Toda vez que se ha anunciado la fecha de las elecciones, los partidos, y especialmente el DUP, prefieren no avanzar en sus compromisos hasta que hablen las urnas. No se cuenta con que arrojen un mapa político distinto; si se confirmara la actual correlación de fuerzas, habría un mandato popular para que DUP y Sinn Fein se sienten juntos en el Gobierno. El mal perder de Schröder El ex canciller habría llegado a ofrecer su puesto a cambio de la cabeza de Ángela Merkel y trató de incorporar a su conspiración al jefe de la facción democristiana bávara, Edmund Stoiber POR RAMIRO VILLAPADIERNA BERLÍN. Pocas derrotas electorales han sido tan indiscretas como la del canciller Schröder, pero las últimas acusaciones emergidas al año de su destronamiento por Ángela Merkel sugieren un mal perder de tintes interpretados aquí como semigolpistas. Según el diario bávaro Augsburger Allgemeine Schröder habría llegado a ofrecer su puesto de canciller a cambio de la cabeza de Merkel. El ex canciller se negó aquella noche de septiembre de 2005 a reconocer ante Merkel la victoria democristiana, pese a la visible diferencia de diputados, e incluso intentó abochornarla en público, creando malestar y estupefacción mediática. En el recuerdo de todos está el rostro demudado de la candidata al observar la deportividad de su contrincante. AP Gerhard Schröder Cambios en el mapa político La opción del referéndum presentaba algún inconveniente, pues debía celebrarse en toda Irlanda, cuando el Partido Unionista Democrático (DUP) de Ian Paisley insistía en que sólo tuviera lugar en el Ulster. En los anteriores comicios, a finales de 2003, el mapa político sufrió un profundo cambio al perder en las urnas los partidos moderados (el UUP de David Trimble y el SDLP de John Hume) y triunfar los radicales. El plan del líder socialdemócrata invitaba a un golpe interno en la CDU contra su presidenta La posible fórmula de Paisley como ministro principal y McGuiness como número dos está sobre la mesa Al estilo Le Carré Aquella misma noche y tras las cámaras, Gerhard Schröder se habría dirigido a solas a Edmund Stoiber para proponerle una cita en los días siguientes, según emana de círculos cercanos a éste. El aún canciller habría ofrecido negociaciones al jefe de la facción democristiana bávara, si renegaba de su líder, según un emisario enviado tres días después a Stoiber, como el hombre fuerte de la Unión Democristiana Fuentes del Frankfurter Allgemeine en Múnich confirman una visita al estilo Le Carré por parte de un buen conocido, no político de ambos dirigentes. La oferta de Schröder invitaba a un golpe interno en la CDU para impedir por todos los medios la llegada de Merkel a la Cancillería e incluía, primero la traición a su propia coalición electoral con los Verdes, con quienes habían gobernado siete años anunciando el gran cambio para Alemania; a continuación ofrecía la formación de una gran coalición entre am- El líder del Sinn Fein, Gerry Adams, durante una rueda de prensa ayer en Belfast EPA bos dirigentes, con cargo de canciller y vicecanciller respectivos, siempre y cuando los democristianos defenestrasen a su presidenta y la CDU eligiera nuevo líder. El ex canciller, que ahora trabaja para los rusos de Gazprom y el grupo suizo Ringer y en sus memorias vuelve a minimizar a su sucesora, negó ayer su oferta, alegando que sus movimientos posteriores fueron mera táctica postelectoral. Tampoco los propios bávaros resultan conclusivos, pese a subrayar que Stoiber siempre dejó claro que Merkel era la candidata del partido. En declaraciones al diario Süddeutsche Zeitung el secretario general de la CSU Markus Söder se refirió apenas a lo que todos vimos en televisión: que Schröder quería la Cancillería para sí a cualquier precio En los propios dirigentes del SPD reina la sorpresa pues tanto Franz Müntefering como Peter Druck habrían sido dejados al pairo de la operación. Al año de gobierno, los politólogos coinciden en un balance que devuelve un SPD más reforzado y una CDU con un mayor perfil internacional, aunque Merkel mantiene menos la disciplina de gobierno que Schöder y las heridas se abrirán en 2007 con la reforma del mercado laboral. Pero su principal peligro político estaría, según los observadores, en arredrarse una vez más y no superarla.