Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL VIERNES 17 s 11 s 2006 ABC El Papa Benedicto XVI, ayer, al comenzar su reunión con los cardenales jefes de los dicasterios de la Curia para analizar el celibato sacerdotal EPA El Vaticano reafirma el valor y la vigencia del celibato de los sacerdotes El Papa estudió con la Curia la readmisión de clérigos que abandonaron su ministerio pero no se casaron o han enviudado JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. La reunión del Papa con los jefes de dicasterio de la Curia romana concluyó ayer reafirmando el valor del celibato sacerdotal según una nota del Vaticano revisada al milímetro para evitar equívocos. Junto a la novedad de que se hiciese un comunicado final, la nota incluye detalles importantes como considerar ya periódicas este tipo de reuniones deliberativas convocadas por Benedicto XVI. El capítulo de los lefebvrianos había sido retirado previamente del orden del día, y la nota evitó mencionar por su nombre a monseñor Milingo, como había hecho el anuncio de la convocatoria. El encuentro, de casi tres horas, permitió a los participantes recibir una información precisa sobre las solicitudes de dispensa del celibato presentadas en los últimos años y sobre la posibilidad de readmitir al ejercicio del ministerio a los sacerdotes que se encuentren en las condiciones requeridas por la Iglesia Desde que Juan Pablo II restringió en 1979 la concesión de dispensas del celibato, muchos sacerdotes que abandonaron el ministerio optaron por casarse sin pedirla. Otros, en cambio, la obtuvieron y, al cabo de los años, se encuentran en situaciones que podrían permitir la readmisión al ministerio, como la de todavía solteros, viudos o separados. Entre 1970 y 1995 fueron readmitidos 9.551 sacerdotes. terios supone reconocer su importancia, la respuesta de ayer decepcionará a los sacerdotes que desean volver al ministerio en una situación de matrimonio normal, como es el caso de los ministros anglicanos aceptados en la Iglesia católica, o de los sacerdotes casados en las Iglesias católicas de rito oriental. Ninguna de las Iglesias ortodoxas o de las Iglesias católicas de rito oriental permite que los sacerdotes se casen, pero todas ellas ordenan sacerdotes a hombres casados. Al terminar los estudios de teología, los seminaristas esperan a casarse antes de recibir las órdenes sagradas, o bien formulan votos perpetuos y se ordenan en el celibato, pero como religiosos. El Sínodo de Obispos del pasado año estudió a fondo la posibilidad de incorporar la ordenación de hombres casados- -los varones probados -también en la Iglesia católica latina, pero la abrumadora mayoría se manifestó en contra. Más formación La Santa Sede mantiene cerrada la puerta a la posibilidad de curas casados y exige una sólida formación humana y cristiana para los seminaristas y para los sacerdotes ordenados, con el objetivo de que no se presente el problema. Ratificada la normativa decretada en 1979 por Juan Pablo II, que los adversarios del celibato sacerdotal consideran muy rígida El caso oriental Aunque el mero hecho de que el Papa aborde este problema con la veintena de jefes de los dicas- Roma no aplicará a los sacerdotes de rito latino las excepciones que rigen para los del oriental El primado anglicano, dispuesto a revisar la ordenación de mujeres E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Rowan Williams, arzobispo de Canterbury y por ende primado de la Iglesia Anglicana, contempla la posibilidad de que un día sea revocada la decisión tomada en 1993 sobre la ordenación sacerdotal de mujeres. En declaraciones al semanario The Catholic Herald previas a su visita al Vaticano para entrevistarse la próxima semana con Benedicto XVI, Williams reconoce que las turbulencias sufridas en la comunidad anglicana tras la adopción del sacerdocio femenino pusieron a prueba sus conviccciones. De todos modos, asegura que sigue siendo firme defensor de la ordenación de mujeres y que no ve razones prácticas ni teológicas por las que un día los anglicanos vayan a cambiar de posición. Williams, que en su juventud consideró la posibilidad de convertirse al catolicismo, admite que el ministerio femenino no ha supuesto la espectacular renovación de la Iglesia Anglicana, pero igualmente precisa que tampoco la ha corrompido o arruinado A punto de proceder a un nuevo escalón en su distanciamiento de Roma, con la pronta promoción de mujeres al orden episcopal en la Iglesia de Inglaterra, paso ya dado en EE. UU. Williams destaca que tras la fuga inicial de sacerdotes y fieles que estaban en contra de la ordenación femenina, ésta se ha ido extendiendo de forma muy na- tural, sin minar la perpepción que la gente tiene hacia el ministerio o los sacramentos En la actualidad, alrededor de 2.000 de los 9.500 sacerdotes de la Iglesia de Inglaterra son mujeres. La ordenación femenina no ha dejado de ser polémica en la comunidad anglicana. Tres de sus 38 provincias (EE. UU. Canadá y Nueva Zelanda) tienen mujeres obispos, mientras que ocho han votado en contra y cuatro sólo las admiten como diáconos, una orden menor al sacerdocio. Las declaraciones de Williams generaron ayer polémica entre los anglicanos y el arzobispo tuvo que emitir un comunicado insistiendo en que no contempla una marcha atrás.