Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17- -11- -2006 El Vaticano mantiene su oposición al matrimonio de los sacerdotes Benedicto XVI 31 mentarista serio daba un euro por ella: se la consideraba populista, poco preparada, demagógica y con pocos amigos en el partido. Tomando posiciones relativamente audaces, centristas, incluso conservadoras, aunque ella lo niegue, Ségolène comenzó a transformarse en un fenómeno social imparable. Su imparable cotización al alza en los sondeos de opinión, desde finales de la primavera pasada, terminaron por cambiar el rumbo y los proyectos de su propio partido, víctima de las aspiraciones presidenciales de media docena larga de elefantes Uno tras otro, todos sus rivales terminaron cayendo en el campo del honor de los sondeos de opinión, barridos a paso de carga. Incluso ha pasado por encima de Strauss- Kahn y Fabius, dos rivales curtidos en todas las guerras internas de los últimos treinta años. Chirac y la derecha cainita El presidente deja caer la posibilidad de una nueva candidatura en 2007. Su guardia pretoriana dispara con cualquier pretexto contra el ministro del Interior, el gran favorito dette Chirac dice confiar en la buena forma. Más allá del amor de esposa, sus confidencias forman parte de una campaña presidencial contra la candidatura presidencial de Nicolas Sarkozy, ministro del Interior y presidente de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) La guardia pretoriana presidencial tira con cualquier pretexto contra las proposiciones de Sarkozy. Dominique de Villepin, primer ministro, destila sus diferencias en materia de política económica y social. Michelle Alliot- Marie, ministra de la Defensa, deja decir que ella también pudiera ser candidata a la elección reina. Desde la presidencia de la Asamblea Nacional, Jean- Louis Debré critica las posiciones de Sarkozy sobre numerosos temas candentes. POR J. P. QUIÑONERO PARÍS. Jacques Chirac y su guardia pretoriana han entrado en campaña contra Nicolas Sarkozy sembrando una división cainita en el centro- derecha y alimentando la posibilidad de nuevas candidaturas a la presidencia de la República que pudieran ser muy favorables a la extrema derecha y la izquierda socialista, que presentará una candidata o candidato único, con un partido unido. Bernardette Chirac, esposa del presidente de la República, ha dejado caer la posibilidad de una nueva candidatura de su esposo a la reelección, la primavera que viene. Chirac cumplirá 74 años el próximo 29 de este mismo mes de noviembre. Su esposa lo encuentra joven y en forma y afirma que ella lo vería muy bien lanzándose en una nueva campaña electoral. Antes de ser elegido presidente en 1995, reelegido el 2002, Chirac fue candidato a presidente en 1978, en 1981 y 1988, siempre derrotado. Antes había sido jefe de gobierno en 1974, 1986 y 1988, además de alcalde de París entre 1976 y 1995. A pesar de todo, Bernar- Nuevos militantes Otro factor decisivo ha pesado a favor de la candidatura de Ségolène: la inscripción de 70.000 nuevos militantes, que ingresaron en el PS con sólo pagar 20 euros y dar sus señas a través de internet. Otra novedad: el antiguo partido militante se ha transformado en un partido de cuadros. Consumada la gran metamorfosis, con unas elecciones primarias sin precedentes en la historia política de Francia, queda lo más difícil. Será necesario volver a unir a los tres equipos enfrentados durante seis semanas de campaña interna. Reconstruida la maquinaria de guerra electoral, será imprescindible negociar la fusión entre el programa del partido y el programa personal. Maniobras bizantinas Se trata de una guerra de acoso y castigo permanente, que Sarkozy encaja con silencio o respuestas sibilinas, preparando su salida del Gobierno para consagrarse a una campaña electoral muy larga, dura y sembrada de incertidumbres. Michelle Alliot- Marie fue abucheada ayer por los militantes de la UMP cuando evocó su posible candidatura. Villepin ABC. es Resultados de las primarias en el Partido Socialista francés, en http: sntic. parti- socialiste. fr Las maniobras bizantinas del Elíseo complican la formación de un frente en el centro- derecha critica toda precipitación Y Chirac, sibilino, declaró en Gerona que no piensa mezclarse con la agitación política del momento es la mejor manera de instalarse en un terreno neutro para intentar pesar en la marcha de los acontecimientos hasta el fin de su segundo mandato presidencial. Esas bizantinas maniobras complican la formación de un frente unido de las derechas moderadas. Ya está en campaña un candidato centrista, François Bayrou. A la extrema derecha, Le Pen será un enemigo temi- ble. Atacado desde su propio campo, Sarkozy deberá enfrentarse a una candidata o candidato socialista con un partido mucho más unido, quizá. En 1974, Chirac ya traicionó al candidato de su partido (Chaban Delmás) para dar la victoria a Giscard d Estaing. En 1981, el mismo Chirac pidió a sus amigos políticos que votasen a Mitterrand contra Giscard. En 1988, Chirac se opuso a la candidatura conservadora de Raymond Barre. ¿Cuál será su comportamiento la próxima primavera?