Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 VIERNES 17- -11- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Ségolène gana las primarias de su partido y revoluciona el socialismo en Francia Las bases rompen con el pasado del PS al designar líder por voto directo s La diputada y ex ministra será la candidata socialista a las presidenciales de 2007 JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La candidata socialista Ségolène Royal fue elegida ayer por las bases de este partido como candidata para las elecciones presidenciales de 2007, según confirmó Stephane Le Foll, portavoz de esta formación política. La candidata socialista logró una amplia mayoría, en la que han participado más de 210.000 afiliados socialistas. Le Foll confirmó al filo de la medianoche en la sede del partido en París el resultado que la propia Ségolène había anticipado poco antes de su feudo de la región de Poitou- Charentes, que preside desde 2004. Francia va escribir una nueva página de su Historia afirmó Royal, de 53 años, compañera y madre de los cuatro hijos del líder del Partido Socialista, François Hollande, tras manifestar que vive un intenso momento de felicidad por el impulso que han dado los militantes socialistas a su candidatura y les dio las gracias desde el fondo del corazón informa Efe. Royal, que aspira a convertirse en la primera presidenta de Francia, prometió que no defraudará y aseguró que seguirá siendo ella misma. Ahora es el momento de unir a los socialistas, ya que el objetivo es abordar las Presidenciales en la mejor condición posible, manifestó Royal en una declaración a la prensa. Trabajar con Strauss- Khan y Fabius Con ese objetivo, Royal tiene previsto telefonear mañana a sus dos rivales: el ex ministro de Economía Dominique Strauss- Kahn y el ex primer ministro Laurent Fabius. Strauss- Khan, que aspiraba a disputar una segunda vuelta la próxima semana con Royal, ha tenido la mala sorpresa de que ella le ha ganado incluso en su federación de Val d Oise, con el 45,13 por ciento de los votos frente al 42,98 por ciento. Según las primeras estimaciones, Strauss- Khan habría quedado en segundo lugar por delante de Fabius, quien, por contra, sí logró imponerse en su federación de Seine- Maritime, con el 62 por ciento de los votos. Antes de convertirse en la nueva líder del socialismo francés, Ségolène Royal ha conseguido transformar el funcionamiento del PS: el antiguo partido centralizado, donde se practicaba la democracia interna tutelada por los elefantes del partido, ha practicado por vez primera la democracia de opinión votando en las primeras elecciones primarias de una formación política nacional. Ayer, por vez primera en la historia del partido refundado en 1971 por François Mitterrand (que nunca había sido socialista) los militantes del PS votaron a los tres candidatos aspirantes a la candidatura oficial a la presidencia de la República: la ya flmante vencedora Ségolène Royal, y sus rivales Dominique Strauss- Kahn y Laurent Fabius. Ségolène impuso la formula de elecciones primarias, transformando automáticamente la historia de su partido y contribuyendo, quizá, a una evolución importante de todo el modelo político nacional. Por tan- Las primarias en cifras Más de 210. 000 afiliados estaban llamados a las urnas en una votación interna inédita que había levantado gran expectación. La mayoría de las 4. 000 instalaciones habilitadas abrieron sus puertas a las 15.00 horas y cerraron a las 21.00 horas. Los sondeos daban a Ségolène más del 50 que necesitaba para ser candidata, mientras que Strauss- Kahn rozaba el 25 y Fabius no pasaba del 10 Ségolène saluda a sus partidarios tras conocer los resultados de ayer que le dieron la victoria to, ha roto esa vieja y arcaica cultura militante, sustituida por una cultura de la imagen pública, el marketing político y la democracia de opinión Otras grandes personalidades ya intentaron el cambio finalmente precipitado por Ségolène. Pero todos fracasaron. A finales de los años setenta y primeros de los ochenta del siglo pasado, Michel Rocard era el político socialista más popular de Francia. Esa popularidad le costó la carrera: mimado en la calle por los sondeos de opinión, Rocard era aborrecido dentro de su propio partido. Durante los primeros años noventa del siglo pasado, Jacques Delors fue víctima del mismo tropismo perverso: una popularidad excepcional, pero una desconfianza insondable den- AP tro del PS. Delors prefirió tirar la toalla. Enterrados sin gloria los años Mitterrand (1981- 1998) que controló el PS con mano de hierro, manipulando a todas sus familias en beneficio propio, el socialismo francés entró en una fase de inconclusas metamorfosis que Ségolène ha acelerado de manera decisiva. La primavera pasada, ningún co-