Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 17 s 11 s 2006 Intrascendente cumbre hispano- francesa ESPAÑA 15 Zapatero y Chirac tapan una cita vacía con un plan para Oriente Próximo Ausencia de ministros de relieve y sólo palabras sobre ETA, inmigración y seguridad Á. G. M. J. C. GERONA. Fue una cumbre, la celebrada ayer en Gerona, en la que hubo varias declaraciones de intenciones, pero ningún compromiso firme. Una cuestión tan importante como el proceso con ETA apenas se abordó en el encuentro entre Chirac y Zapatero. La ausencia de los ministros de Interior de ambos países demostró el nulo interés de París por la negociación con la banda, al tiempo que demostró que este tipo de encuentros son cada vez más protocolarios. La declaración de Jacques Chirac, arrancada in extremis en la rueda de prensa posterior a la reunión, en la que expresaba su apoyo sin reserva a la negociación abierta por el Gobierno español, tuvo más de diplomacia que de realidad. Sólo la referencia al conflicto en Oriente Próximo salvó el perfil plano de la cumbre. A iniciativa del presidente Zapatero, Francia, Italia y España liderarán una serie de iniciativas para pacificar esa zona, especialmente en Palestina, una propuesta que tiene mucho de márketing político. Zapatero recalcó que se trata de una iniciativa europea y que, por tanto, no incluye a EE. UU. Ayer mismo, Zapatero y Chirac se pusieron en contacto con el primer ministro italiano, Romano Prodi, y con al Alto Representante de la Política Europea de Seguridad Común, Javier Solana, para plantearle sus propuestas, que incluyen el cese inmediato de toda violencia, la formación de un gobierno de unidad nacional en Palestina, el intercambio de prisioneros y la apertura de un diálogo entre Israel y Palestina. Pero sin Washington, toda iniciativa es un fracaso garantizado. Asimismo, el plan contemplaría una misión de observación en Gaza para consolidar el alto el fuego y, posteriormente, la celebración de una conferencia de paz con participación las partes implicadas. Este fue el único plato fuerte de un encuentro que había generado demasiadas expectativas. Se habló de educación, seguridad, inmigración, economía y cultura. La cumbre acogió la El plan nace muerto por las dudas de Israel L. A. MADRID. La iniciativa sobre Oriente Próximo que el Gobierno español, junto con los de Francia e Italia, pretende que apruebe la Unión Europea, fue acogida positivamente por sirios y palestinos, mientras Israel se opuso. Ayer, el ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conversó telefónicamente con su colega israelí, Tzipi Livni, para explicarle los objetivos de la iniciativa que pretende salir de una situación de bloqueo. Las autoridades de Israel son, en principio, contrarias a una propuesta que consideran precipitada Por el contrario, la Autoridad Nacional Palestina vio como un hecho positivo que se quiera organizar una nueva Conferencia de Paz. También Siria, a través de su ministro de Información, Moshen Bilal, apoyó la idea, asegurando que España es el amigo número uno Chirac y Zapatero saludan a los vecinos de Gerona durante un paseo por la ciudad YOLANDA CARDO Gerona asiste con indiferencia a la celebración del encuentro A. G. M. J. C. GERONA. La ciudad anfitriona del acto no vibró con el encuentro. Se anunciaba el caos y se desplegó un gran dispositivo de seguridad para evitarlo, y al final no fue tal. Gerona vivió con relativa indiferencia la celebración de la cumbre, una reunión a la que, casi se diría que por rutina, le había surgido una oposición en forma de difusa plataforma. Ni unos, los representantes políticos, ni los otros, los independentistas que los querían fuera de la ciudad, captaron demasiado la atención de una Gerona que ya se preparaba para su primer fin de semana estrictamente otoñal. Si los argumentos esgrimidos por la plataforma opositora apenas tuvieron eco durante la celebración de la cumbre, uno de ellos sí que consiguió colarse en la reunión. La polémica por el trazado de la línea de Muy Alta Tensión (MAT) fue así el motivo de la que de hecho fue la única salida de tono del encuentro. Dos concejales de Iniciativa per Catalunya (ICV) en el gobierno municipal, fueron quienes interpelaron directamente a José Luis Rodríguez Zapatero cuando este, junto a su homólogo francés Jacques Chirac, visitaba la sede del Ayuntamiento que preside la socialista Anna Pagans. El tercer teniente de alcalde Joan Oloriz, con cartelito alusivo pegado en el pecho, le señaló a ZP el rechazo a la MAT. El presidente del Gobierno, sin dejar de sonreír, le apuntó que entendía que la línea era necesaria, por ejemplo, para el funcionamiento del AVE, pero que de todos modos se estudiarían todas las alternativas Faltaría más. Mientras esto sucedía puertas adentro, no más de 500 jóvenes convocados por un sindicato de estudiantes independentista, marchaban contra el plan de Bolonia en una protesta simultánea en distintas ciudades europeas. En Gerona, apenas fueron cincuenta los chavales que pusieron a prueba la paciencia de los Mossos d Esquadra, desplegados por toda la ciudad en un visible, pero a la postre innecesario, dispositivo. Algún grito, un par de tomates que volaron y a las dos y media todos a comer. La misma hora precisamente en la que Zapatero y Chirac degustaban las delicias de la nueva cocina gerundense. Por la tarde, cuando hacía varias horas que ambos mandatarios habían abandonado la ciudad, la plataforma contra la cumbre concentró a unas doscientas personas, sin que se produjeran incidentes. Poco más. La cumbre hispano- francesa pasó por la ciudad casi como un visto y no visto. Gerona estaba por otras cosas. La manifestación de estudiantes y la de la plataforma contra la cumbre transcurrieron sin incidentes primera reunión del Consejo de Hispano- Francés de Seguridad y Defensa, que aprobó emprender en 2008 las participaciones cruzadas de sendos Ejércitos en los grupos de combate así como el intercambio de personal del Ministerio de Defensa francés y de oficiales de Estado Mayor españoles a partir de 2007. Asimismo, la ministra de Educación y Ciencia, Mercedes Cabrera, y su homólogo francés, Gilles de Robien, formalizaron un acuerdo sobre reconocimiento mutuo de los títulos y grados académicos entre ambos países.