Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 VIERNES 17- -11- -2006 ABC ESPAÑA www. abc. es Simpatizantes de Segi se concentraron ayer a las puertas del TSJ del País Vasco coincidiendo con la celebración de la vista en la Sala Segunda del Tribunal Supremo La Fiscalía avisa que el futuro penal del complejo ETA depende de que Segi sea o no organización terrorista La decisión del Tribunal Supremo vinculará el resultado de las demás causas abiertas contra el entramado de la banda NATI VILLANUEVA MADRID. La Fiscalía del Tribunal Supremo advirtió ayer a la Sala Segunda que no considerar a Jarrai, Haika y Segi organizaciones terroristas (y calificarlas de simples asociaciones ilícitas, como hizo la Audiencia Nacional) supone echar por tierra todas las investigaciones contra el entramado de ETA que durante años han entendido que el terrorismo es un concepto más amplio que empuñar las armas. Por ello, el recurso de casación presentado en el Tribunal Supremo contra la sentencia dictada por la Audiencia Nacional en junio de 2005 (que concluyó que no hay organización terrorista sin armas) supone algo más que la definición que se dé a la trama juvenil de ETA. Así, de que se revoque o no aquella sentencia depende el futuro de todas las causas abiertas en la Audiencia Nacional (unas, todavía en instrucción, y otras ya en juicio) contra los que, al menos hasta ahora, se habían considerado los aparatos institucional, político, social o mediático de ETA. En su exposición durante la vista pública del recurso de casación que tuvo lugar ayer, la fiscal Pilar Fernández Valcárce- -que mantuvo el mismo criterio que en su día motivó el recurso de su compañero Enrique Molina- -advirtió precisamente de la enorme incidencia que la calificación jurídica de Segi como organización terrorista tiene sobre las causas relacionadas con ETA que permanecen abiertas. Entre ellas se encuentra el sumario de Batasuna y las herriko tabernas el macrojuicio de Ekin que aún se está celebrando en la madrileña Casa de Campo, la asamblea de electos Udalbiltza, Egunkaria (como sucesor del diario Egin) o Gestoras pro Amnistía. Además, la fiscal mostró su disconformidad con el criterio tremendamente restrictivo que sobre el concepto de terrorismo adoptó la Audiencia Nacional, máxime cuando el relato de hechos de la sentencia de la Sección Cuarta no se corresponde con los fundamentos de Derecho, pues la simple lectura de los primeros implicaría una sentencia condenatoria por terrorismo. En este sentido, subraya que la resolución de instancia habla de artefactos explosivos, algo que, a diferencia de lo que sostuvieron los magistrados, el Código Penal también considera armas. Para la Fiscalía se dan todos los presupuestos para poder calificar a la trama juvenil de ETA como organización terrorista, pues además de su estabilidad en el tiempo (su existencia, con el nombre de Jarrai- -posteriormente convertida en Haika y Segi- -se remonta a 1978) tiene como finalidad sembrar el temor en la sociedad y desestabilizar las estructuras del Estado de Derecho. Complementa a ETA La sentencia recurrida, argumentó la fiscal, admite que, tras su creación, Jarrai quedó sujeta a la supervisión de ETA y que fue la banda criminal la que impuso las directrices para presionar a la ciudadanía La actividad de la trama juvenil de ETA, en muchos casos cantera de los que empuñan las armas, complementaba la estrategia de la organización terrorista, estrategia que la propia banda diseñaba y controlaba En su recurso, el Ministerio Público también hace hincapié en que el Tribunal Constitucional ha configurado en su doctrina un concepto de terrorismo que se basa en el propósito de difundir una situación de inseguridad por la repetición de actividades y la capacidad de producir situaciones de terror en la colectividad Tanto la Fiscalía como la Asociación Víctimas del Terrorismo coinciden en que los actos de terrorismo callejero abanderados primero por Jarrai y luego por Haika y Segi se encuadran claramente en el concepto que el máximo intérprete de la Constitución ha dado al terrorismo. En este sentido, ambos subrayan que lo importante para que se pueda hablar de terrorismo es la naturaleza de la acción cometida y la finalidad perseguida con esa actuación que es el ataque conjunto a la sociedad democrática Por su parte, el abogado Íñigo Iruín, en representación de la media decena de letrados que defendían a los 24 condenados por asociación ilícita, defendió la tesis de la Sección Cuarta de la Audiencia Nacional cuando decidió no calificar a la trama juvenil de ETA de organización terrorista. Hacerlo, dijo Iruín, supondría am-