Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 DEPORTES JUEVES 16 s 11 s 2006 ABC La selección, la chirigota que no cesa Nueva derrota y penoso partido de los hombres de Luis Aragonés que acabaron a merced de Rumanía ENRIQUE ORTEGO CÁDIZ. Esto sí que es pura chirigota gritó con rabia y salero el Carranza cuando se consumaba la derrota. Tenían razón. ¡Señoras, señores, respetable público, esto es lo que hay! Ni más, ni menos. Ni con los de siempre, ni con caras nuevas tiene esta selección remedio. Ha entrado en una dinámica negativa en la que ha hilvanado tres derrotas en los cuatro últimos encuentros, aunque el rival de ayer fuera tan pobre futbolísticamente como Rumanía. Para ser justos, después de ver lo de anoche no se sabe quien es peor. O sí. España. El partido fue lo esperado. Casi lo obligado en estos casos, pero con el agravante de la derrota y la patética imagen ofrecida en el segundo tiempo. Pachanga en el más amplio sentido de la palabra. Amistoso anodino, lánguido, sin sangre. No no hay mal que por bien no venga. Esta selección probeta, experimental y puntual no llenó el Carranza, pero trajo el agua a Cádiz. Y seamos serios y sinceros. Hace más falta que llore el cielo que no que lloren de pena los aficionados por la ira que provoca a su paso este equipo sin alma en su búsqueda de la identidad perdida. España Rumanía España: (4- 4- 2) Casillas; Ángel (Sergio Ramos, m. 73) Javi Navarro, Juanito, Antonio López; Angulo, Xabi Alonso (Oubiña, m. 46) Cesc (Senna, m. 46) Silva; Morientes y Villa. Rumanía: (4- 1- 4- 1) Coman; Marin, Tamas (Goian, m. 86) Chivu (Ghionea, m. 86) Rat; O. Petre; Marica, Maldarasanu (Bagu, m. 46) Cocis, Nicolae (Dica, m. 67) y Nicolescu (Rosu, m. 46) Árbitro: Domenico Messina (Italia) Mostró tarjeta amarilla a Marin y Ángel. Goles: 0- 1. m. 58: Marica. 0 1 primeros que comprendieron que ese era el mejor y único camino. Y cargaron hacia la izquierda. Además por la derecha, ni otro de los debutantes, Ángel, ni Angulo aportaban mucho, por no decir nada. Y así, pendientes de Silva, de los buenos movimientos de Cesc y de la constancia de Xabi Alon- David Villa intenta controlar el balón ante la presión de Cocis so se nos pasó una primera parte soporífera, en la que esta España probeta remató cuatro veces entre los tres palos, pero vio como la ocasión más clara la creó Rumania en un desajuste en el que Ángel no cerró bien y Casillas tuvo que salvar con una buena salida a los pies de Marica. Lo peor sin duda estaba por venir. Como no tenía delante- EFE Silva, lo único positivo De lo visto anoche sólo se puede rescatar un jugador, Silva. Que a sus veinte añitos es bueno, tiene clase, rezuma calidad, se sabía, pero aunque le han salido los dientes en las distintas selecciones inferiores. había que verle con la roja de verdad, la grande, Y el chaval, en pleno desastre, se ganó como mínimo la continuidad. Fue el mejor junto a Casillas. El más activo. El más metido en la labor. Y como tiene, ofrece. Se pegó a la izquierda y desde allí buscó el desborde y el centro. Pero también sabe meterse al centro. Venir a buscar, tirar paredes y encontrar la espalda de la defensa enemiga con su sutil pase. Hasta suyo fue el primer remate a puerta del equipo. Sus compañeros fueron los Luis: Es una pena hacer buen fútbol, tener ocasiones y no aprovecharlas E. O. CÁDIZ. Es una pena hacer buen fútbol, tener ocasiones y no aprovecharlas. Además hemos hecho cambios para ver a gente y hemos perdido un poco el ritmo Esta era la visión que Aragonés tenía del partido, y a ella añadía que fuimos los dueños del balón en la primera parte y diez minutos de la segunda, pero el gol nos ha puesto un poco nerviosos Más acertados en su diagnóstico estuvieron los jugadores, que reconocieron que en la segunda parte el equipo quedó a merced del rival. La primera parte jugamos muy bien, pero en la segunda llegó el gol y nos desesperamos. No hemos ganado los últimos partidos y la gente se impacienta dijo Casillas. ros, lesionado Arizmendi, Luis en el descanso sólo hizo cambios en la zona ancha y fue para peor. Se fueron los dos medios centro, Xabi y Cesc, y entraron Oubiña y Senna. Para desgracia de todos, en la segunda parte hasta se apagó Silva. Echó de menos a los dos sustituidos, que habían sido sus dos mejores aliados hasta entonces. Además, terminó arrastrado por el desbarajuste en el que se convirtió el equipo. Aún así, suyo fue el mejor remate y prácticamente único de esa segunda mitad. Bostezos y despropósitos Para entonces y en plena fritura de bostezos y despropósitos, Marica ya había aprovechado otro regalo de la defensa española. Primero falló Juanito en la anticipación, y después Antonio López que le deja rematar con una desidia que le desnuda como defensor. Con el marcador en contra, la selección perdió hasta el balón y estuvo hasta el final a merced de la rumana. La afición cadista castigó a Luis y sus hombres jaleando con olés los toques del rival y Casillas tuvo que aparecer para salvar el segundo y evitar un ridículo mayor, mientras los aficionados se iban del estadio y definían a la perfección lo que es la selección, una auténtica chirigota.