Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 s 11 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 89 La música española se puede saborear como un buen vino La soprano Barbara Hendricks estrena su propio sello discográfico JULIO BRAVO MADRID. Acaba de llegar de Canarias. El aire acondicionado del avión le ha provocado cierta sequedad y busca con frecuencia el vaso de agua con el que aliviarla. El sábado actuará de nuevo en el Liceo de Barcelona, junto al Magnus Lindgren Quartet, en un concierto dedicado a Billie Holiday. Antes, la soprano Barbara Hendricks, una de las más exquisitas mujeres del panorama lírico internacional, ha pasado por Madrid para presentar el primer fruto de su nuevo sello discográfico, Arte Verum. Curiosamente, esta soprano nacida en Arkansas (Estados Unidos) y ciudadana sueca por su matrimonio ha elegido canciones españolas para iniciar lo que ella califica de maravillosa aventura Granados, Obradors, Montsalvatge y Falla componen el repertorio de este disco. Me enamoré de estas piezas cuando se las oí de estudiante a Victoria de los Ángeles. Es una artista a la que admiré siempre. Y este disco en parte es un homenaje a ella y mi manera de dar las gracias al público español, que siempre ha sido muy cariñoso conmigo. Además, para iniciar el sello discográfico queríamos algo alegre y cálido a la vez. Y eso lo tienen estas canciones, que yo he cantado muchas veces en concierto. Son lo más parecido a una fiesta. El español es un idioma maravilloso, y su música se puede saborear, como un buen vino o una buena comida Poulenc y Schumann serán los protagonistas de los próximos proyectos discográficos de la soprano, que decidió crear su propio sello cuando comprobó que a su discográfica no le interesaba el mismo repertorio que a ella. Se llama Arte Verum- -explica- -porque para mí, la vida sin arte no es vida en realidad. Y la música me conecta con lo mejor del ser humano Andrés Calamaro ha presentado disco en Madrid EFE Andrés Calamaro: La música no es una industria El músico argentino lanza el próximo lunes su nuevo disco, El palacio de las flores PABLO MARTÍNEZ PITA MADRID. Superada aquella etapa tóxica que le mantuvo alejado de la actualidad musical durante cerca de un lustro, Andrés Calamaro certifica su regreso. Todo comenzó con aquella gira que pasó por España hace un año, y en la que viví la sorpresa de encontrar a tanta gente en un marco cercano a la gloria Su siguiente paso fue una incursión por los complejos caminos del tango con el disco Tinta roja y ahora presenta El palacio de las flores con el que regresa al pop: Me pareció bien publicar en seis meses dos trabajos. Ambos fueron grabados de forma muy libre y pensada. No pertenecen a la corriente habitual del rock, y para los dos pude rodearme de artistas originalmente profundos En este caso se refiere a Litto Nebbia, el músico argentino que ha producido el álbum y comparte autoría de algunos temas, y cuya principal cualidad, para Calamaro, es que no distingue entre especies o géneros Además de la permeabilidad entre estilos, también ensalza las virtudes de la tecnología digital, que puede tener un buen o un mal uso. La batalla contra las tecnologías no tiene sentido. Comprar un disco o ir a comer a un restaurante siguen siendo pequeños grandes placeres, no es colaboración con el imperialismo. Pero nunca acepté que a la música se le llame industria. Defiendo que la música sea gratis, pero reconozco que entonces no podríamos ser exigentes Barbara Hendricks, ayer, en la embajada de Suecia en Madrid otros, abrir las puertas para poder comunicarse. Barbara Hendricks es extremadamente crítica con Bush. Algún día tendrá que responder ante la Justicia- -dice- se ha gastado mucho dinero con la guerra, y en los últimos seis años en Estados Unidos se ha perdido incluso el equilibrio EFE Labor humanitaria Barbara Hendricks, premio Príncipe de Asturias de las Artes en el año 2000, es embajadora de la ONU y lleva veinte años colaborando con Acnur, el Alto Comisionado para los Refugiados de Naciones Unidas. Con esta organización ha viajado por todo el mundo. Vivimos un momento muy difícil; hay divisiones y muchas sensibilidades. Y lo más importante es hablarse los unos a los Tenemos la responsabilidad de entregar a nuestros hijos un mundo mejor en el que vivir entre los tres poderes A pesar de su pesimismo, la soprano asegura que hay que seguir luchando, porque hay gente ahí fuera que se encuentra en una situación mucho peor y por la que merece la pena pelear. Yo pertenezco- -continúa- -a la generación del sesenta y ocho, y creo que nos rendimos demasiado pronto. Tenemos una responsabilidad ante la sociedad, y la obligación de entregar a nuestros hijos un mundo mejor en el que vivir. Hay problemas muy serios, pero hemos de ser conscientes de que tenemos que vivir juntos en este mundo; no podemos quedarnos encerrados ni quietos