Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 16 s 11 s 2006 Cierra el Año Colón CULTURAyESPECTÁCULOS 87 Fernando Checa Comisario de la exposición EL MUNDO QUE ESPERABA MÁS ALLÁ DEL MAR E Su Majestad el Rey se detiene en una de las tallas del Gran Panteón de los Dioses Mexicas F. HERAS Colón y el sueño que llamaron Descubrimiento Su Majestad el Rey inauguró ayer en el Museo Patio Herreriano de Valladolid la muestra dedicada al Gran Almirante HENAR DÍAZ VALLADOLID. A él debemos el Descubrimiento, porque fue fiel a sus sueños: quería llegar, navegando hacia poniente, hasta las Indias, pero lo que halló fue otro sueño, inesperado, formidable, que cambió nuestra historia. La palabra maravilla se fundió entonces con la de sueño para explicar realidades nunca vistas en Europa Así comienza el viaje por La materia de los sueños la última gran exposición- -organizada por la SECC- -sobre el Gran Almirante que pone el broche de oro en Valladolid a los actos del V centenario de la muerte del navegante. La muestra, que fue inaugurada ayer por Su Majestad el Rey Don Juan Carlos, toma el nombre de una cita de uno de los protagonistas de la obra de Shakespeare, La Tempestad por el que habla el autor para hacer reflexionar sobre el ambiguo papel civilizador de Occidente en el siglo XV En concre. to, se compone de siete secciones que albergan 343 piezas procedentes de instituciones públicas y privadas de España, la República Dominicana, Colombia, Austria y México. La exposición, a la que el comisario Fernando Checa se refirió como la más generalista y selectiva de las que se han hecho en torno a Colón, recoge un amplio repertorio del arte precolombino y de las percepciones que tuvo la cultura occidental de la población indígena. El viaje parte de los sueños, aspiraciones y ambiciones de Colón, temas que centran el primer capítulo. Una armadura de Fernando el Católico del Museo de Viena, la única que se conserva del rey da la bienvenida al visitante. También de este museo es una medalla de Cristóbal Colón, de la cual, se dice, guarda el retrato más fiel del almirante El itinerario continúa con un repaso por las culturas precolombinas existentes a la llegada del nauta. Precisamente de las consecuencias que trajo el Descubrimiento en Europa es de lo que trata el tercer capítulo. Aquella idea de lo exóticos, de la ciencia y lo mestizo que supieron plasmar los pintores flamencos y que en forma de objetos naturales y artificiales se recogieron en las cámaras de las maravillas. Tras un repaso por el Extremo Oriente cierra la muestra una representación de los virreinatos de la Nueva España y Perú y el Gran Panteón de los dioses mexicas la sala más espectacular donde ocupa un lugar privilegiado el Dios murciélago, de la Cultura del Altiplano central. n una de las frases más conocidas de toda su producción Shakespeare hace decir a uno de los personajes de su comedia La Tempestad Estamos hechos de la materia de los sueños Al elegirla como título de la exposición conmemorativa del Quinto Centenario de la muerte de Colón, aludimos al hecho de que, si bien Colón soñó con unas rutas nuevas que debían de conducirle a China y Japón, al llegar a las Antillas se encontró con una materia bien diversa a la esperada, con unos hombres y un arte que suministraron a los europeos otros sueños muy distintos a los previamente imaginados. Cuando hace cien años Europa y América celebraron el cuarto centenario del Descubrimiento, convirtieron a Colón, hasta entonces un personaje prácticamente olvidado, en un héroe casi militar, en un luchador contra la presunta ignorancia de sus contemporáneos, mitificando su figura y transformándole en un personaje de guardarropía, pl a n t e a n d o, además, absurdas discusiones acerca de su nacionalidad. Hoy sabe- mos que nació en Génova y que sus viajes fueron financiados por la incipiente monarquía hispánica. Si bien España se benefició en primer lugar de ellos, fue Europa y el mundo quienes acabaron por transformarse merced a estos descubrimientos: la cultura europea cambió no sólo desde el punto de vista económico y político, sino en el cultural y el estético. La exposición de Valladolid nos presenta cómo el Descubrimiento influyó en el coleccionismo artístico europeo, en la creación de un nuevo arte, en una nueva idea de Paraíso, o en la propia imagen del cosmos, ayudando a relativizar cualquier imagen de la realidad. ¿Quiénes son, realmente, los salvajes se pregunta Montaigne, cuyos escritos tanto influyeron en Shakespeare y en La Tempestad La aparición de un hombre natural en América impactó la imaginación europea: en el más allá del océano no había monstruos, ni hombres con cabeza de perro, sino pacíficos y naturales seres, que convivían, en una naturaleza idílica, con peligrosos caníbales y, en el caso de los aztecas, con pueblos que practicaban los sacrificios humanos. El encuentro con las realidades americanas por parte de Colón y el hombre europeo del Renacimiento constituye uno de los puntos esenciales del debate en torno al clasicismo y el pasado antiguo. En esta discusión España tuvo, lógicamente, un papel esencial. La imposibilidad de asimilación de la estética americana en su plenitud es una prueba más de lo arraigado de la cultura clásica del humanismo cristiano en nuestro país, plenamente inmerso en las corrientes europeas del momento, y en absoluto al margen y, mucho menos opuesto, a la mentalidad y estética clásica, tal como se demuestra en la exposición del Patio Herreriano de Valladolid. Broche de oro a un año de conmemoraciones La materia del los sueños cierra de forma excepcional el V centenario de la muerte de Cristóbal Colón. Ubicada en el Museo de Arte Contemporáneo Patio Herreriano, que el propio Rey Don Juan Carlos inauguró en 2002, ha supuesto una inversión de 2,5 millones de euros, de los que la Consejería de Cultura de Castilla y León aporta el 70 por ciento y la Sociedad Estatal de Conmemoraciones, dependiente del Ministerio de Cultura, el 30 por ciento. Precisamente el hecho de que se escogiera un museo contemporáneo para albergar esta exposición desató a finales del año pasado una crisis que terminó con el cese de todos los miembros del Comité Asesor del centro museístico y la marcha de su anterior directora, Teresa Velázquez, quienes creían que una muestra de estas características suponía un grave quebranto de la personalidad intrínseca de este Museo