Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Nuevo patinazo en política exterior s Veto a Obiang JUEVES 16 s 11 s 2006 ABC Edurne Uriarte DEMÓCRATAS FANÁTICOS uena parte de la opinión pública española comete un grave error de apreciación con la Alianza de Civilizaciones. Habituados a las simplezas intelectuales de nuestro presidente, muchos creen que se trata de un nuevo conjunto de superficialidades y naderías inocuas y políticamente irrelevantes. Unas cuantas ironías y comentarios jocosos y asunto ventilado y olvidado. Pasamos por alto, también la izquierda moderada, con motivos para estar igual de preocupada que la derecha, que la propuesta de la Alianza es una ideología bien definida y articulada en torno a las actitudes y medidas respecto al terrorismo y al fundamentalismo. Y que esa ideología, que podríamos bautizar en lo que a Occidente respecta como el nuevo izquierdismo populista del siglo XXI, equipara responsabilidades de las democracias con las de los sistemas no democráticos y antiliberales. Asume que el fundamentalismo florece por igual en todas partes y propone que los esfuerzos por combatirlo se repartan equitativamente entre países democráticos y no democráticos. Sugiere que hay un problema el fanatismo en Occidente comparable al fundamentalismo islámico. Que se trata de un choque de civilizaciones, de culturas, y no de un enfrentamiento entre demócratas y fundamentalistas. El binomio democracia y libertad, políticamente sagrado en las democracias, se evapora como referente. Igual que la distinción entre democracias y dictaduras. O el dato, que debería ser central en este diagnóstico, de que más del 60 de los países del mundo son democráticos mientras que la democracia es prácticamente inexistente en el mundo árabe y comparativamente débil en el islámico. O la barrera de los derechos liberales y la igualdad de la mujer que también se difumina en el equilibrado reparto de culpas. Y en cuanto al terrorismo islamista, lo que supuestamente originó la propuesta de Zapatero de la Alianza, está irreconocible. Tampoco se sabe quién es el verdadero responsable, si la injusticia global o los terroristas. Entiendo que Jatamí firme entusiasmado este documento, pero es más que cuestionable que lo haga un demócrata español. O de cualquier otro sitio. B Teodoro Nguema Obiang, conocido como Teodorín, posa ante su ostentosa mansión de Bata, en Guinea Ecuatorial ABC Teodorín, el comisionista El primogénito de Obiang ha reconocido en declaración jurada ante un tribunal que está autorizado a cobrar un porcentaje de los contratos que obtengan sus empresas por mediar entre el Gobierno de Guinea Ecuatorial y grupos extranjeros POR A. MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. Sin mostrar el más mínimo rubor, el hijo mayor del dictador Teodoro Obiang ha reconocido que en su país los ministros y servidores del Estado están autorizados a cobrar comisiones- un porcentaje del total -cuando, a través de sus propias empresas, consiguen contratos entre el Gobierno de Guinea Ecuatorial y compañías extranjeras. Teodorín, una especie de playboy caprichoso y despilfarrador de 37 años y que- -si nadie lo remedia- -podría suceder a su padre, hacía público este sincero reconocimiento de corrupción mediante una declaración jurada ante un tribunal de Ciudad del Cabo, donde se decidía el posible embargo de dos de sus ostentosas mansiones, según informa el diario Financial Times De esta forma, los abogados de Teodorín pretendían demostrar que el hijo del dictador tiene suficientes ingresos como para pagar esas dos mansiones sin necesidad de robar a su pueblo. Esas comisiones las recibe aparte, claro está, del sueldo de 4.000 dólares mensuales que le asignó su padre cuando le nombró ministro de Aguas, Bosques y Medio Ambiente. Un sueldo que no hubiera bastado para comprarse estas mansiones y, mucho menos, las que también tiene en Londres, París y Los Ángeles, aparte de la de Bata, su país, pero que por sí solo choca con los ingresos de la mayor parte de la población de Guinea Ecuatorial, muchos de cuyos habitantes tienen que conformarse con menos de un dólar al día, a pesar de los ingresos petroleros. Aunque las empresas madereras- -y también las petroleras- -que operan en Guinea ya sabían que Teodorín percibe otros ingresos no ha dejado de sorprender la solemne declaración de corrupción protagonizada por el primogénito del dictador, tan inmerso en la cultura de las comisiones que ni siquiera pensó en que sus palabras ponían a las compañías extranjeras en una situación comprometida, ya que esas prácticas contravienen la legislación internacional contra el fraude y la corrupción. Sin embargo, en ese momento lo único que le importaba a Teodorín era desmontar la demanda presentada por una empresa surafricana, Engineering Design and Construction Company que pide a la Justicia que embargue las dos lujosas propiedades que tiene Teodorín en Ciudad del Cabo para recuperar los 7,8 millones de dólares que le debe desde hace seis años el Gobierno de Guinea Ecuatorial procedentes de un contrato para construir el aeropuerto de Annobon. Escoltas de Obiang trataron de identificar a un grupo de opositores L. A. MADRID. Miembros del equipo de seguridad del dictador Teodoro Obiang Nguema trataron de identificar ayer a cuatro opositores del Movimiento para la Autodeterminación de la Isla de Bioko (MAIB) así como a un ciudadano español que les acompañaba, quienes habían llamado asesino al presidente de Guinea Ecuatorial durante un acto público celebrado en el Bosque de los Ausentes del parque del Retiro de Madrid. Finalmente, fueron agentes de la Policía Nacional quienes identificaron a los opositores y les dejaron marchar. Aquí se acaba de vivir la represión que hay en Guinea declaró uno de los opositores, Honorato Maho, a los periodistas tras el incidente. Maho agregó que los matones del dictador han venido a exigirnos la documentación en vez de venir a aprender del Estado de derecho Esperamos que estos datos no vayan a parar a estos matones añadió antes de recordar que sus familiares continúan viviendo en Guinea Ecuatorial y que podrían sufrir represalias por sus protestas.