Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 16 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM EL POCERO UN PERSONAJE N los mentideros capitalinos- -tan monotemáticos, tan interesados- -se valora la importancia de Francisco Hernando en razón de la eslora de su barco. Mayor, dicen, que la de los yates de Rafael del Pino o Florentino Pérez. Mal asunto. Cuando lo largo importa más que lo ancho y muchísimo más que lo profundo es que el equilibrio de los valores anda trastocado; pero así será, pobres de nosotros, si así lo establecen y comparten los grandes protagonistas del éxito contemporáneo: los reyes del ladrillo y, por ello mismo, de la gestión administrativa. Francisco Hernando, M. MARTÍN más conocido como PaFERRAND co el Pocero en razón de su muy humilde origen laboral, es el protagonista de una biografía sorprendente. Saltó de la nada al infinito con la pértiga principal de su propio esfuerzo y, según sus síntomas externos- -tan precisos como las clasificaciones de Forbes- corre en el pelotón de cabeza de las primeras fortunas nacionales. Eso tiene mérito y, como si fuéramos calvinistas, debiéramos reconocerlo. No con una Medalla del Trabajo, como hizo en sus días ministeriales Eduardo Zaplana, con quien el constructor comparte palafreneros; sino con una gran cruz a la iniciativa y la asunción de riesgos que, seguramente, no estará prevista en nuestra tabla de honores y distinciones. Como deduzco de la crónica de Carlos Hidalgo- -ayer, en ABC, a propósito de los ruidos que llegan de Seseña- -la eslora del barco de Hernando no guarda proporción con la mínima dimensión de sus modales, y eso no puede explicarse por la pobreza de su origen, ni por su abnegada dedicación a la tarea de ganar dinero. A partir de los 40 años cada hombre es responsable de la cara que luce y, al sobrepasar los 50, también de sus maneras. Hernando es hoy, a seis meses de las elecciones municipales, una herramienta de uso político; pero tiene otras dos dimensiones trascendentes. Es un caso notable para ser estudiado en las facultades de Economía y en las escuelas de negocios, y, lo que me importa más, es un modelo vital en el que se fijan con admiración docenas de millares de españoles. Todos somos aquí responsables, en más o en menos, de haber construido un ambiente social en el que la riqueza es más importante, y aporta mayor crédito social, que el talento. Hay millones de muchachitos españoles que quisieran llegar a ser como son Enrique Ponce, Ronaldo o el propio Hernando. No por su actividad, lo que resultaría plausible, sino por sus ingresos. De ahí que, al margen de otras consideraciones más frecuentes, convendría que nos replanteáramos el muestrario de santos laicos- -todos adinerados- -que proponemos a la juventud. La ciencia, el arte, un oficio bien aprendido y, en cualquier caso, la pretensión de la excelencia aportan menos eslora al patrimonio personal, pero mucho más calado. LO QUE IMPORTA POCO A ZAPATERO nuidad que discontinuidad en la política exterior norteL azar cuenta mucho en la vida de las naciones poramericana. Cambian los márgenes de maniobra, los matique ése es un mundo repleto de carambolas y de juces, pero no los motivos ni tan siquiera cambian significagadas de farol. En Francia puede evaporarse el gautivamente los medios. Es el arraigo bipartidista- -válido llismo, Israel quizá tenga que intervenir porque Hizbolá para la mayoría de intervenciones militares- -que verese rearma, el resultado de las elecciones legislativas en Esmos escenificarse a media luz entre la Casa Blanca y el Catados Unidos pudiera desembocar en la tripartición de pitolio, aunque George W Bush, sin necesidad de renovar Irak, la Alianza de Civilizaciones de Zapatero tal vez conmandato, no se amoldará prestamente. Son ésos los molleve alegrías para el fundamentalismo chií, del mismo dos que cuesta tanto entender desde la Europa modo que la sucesión de Bin Laden tendría conseque por una parte reclama multilateralismo y por cuencias geoestratégicas. No hay reposo para los otra necesita del protector USA. Un simplismo flujos constantes de la globalización, los movicontagioso imparte la versión de que con el avanmientos financieros a la velocidad de la luz, las mice demócrata en el Congreso y el Senado, el Ejércigraciones que van y vienen, la búsqueda de nueto americano se retirará en dos días de Irak. Pero vas energías. Ésos son los intereses vitales de siemestas cosas sólo las hace Rodríguez Zapatero. pre, lo que siempre importa más allá del atrezzo En realidad, la pujanza demócrata en el Capitoideológico. lio puede significar más proteccionismo comerGeorge Washington aludía a una máxima funVALENTÍ cial y- -según el Financial Times -podría indada en la experiencia histórica: la confianza que PUIG cluso incrementar las tensiones transatlánticas. se puede conceder a una nación no va más allá del Ante tal panorama, la política exterior de Zapatero es una punto en el que comienzan sus intereses. El grave error de de las chapuzas más tangibles de estos años y que tiene, de un montaje semejante a la Alianza de Civilizaciones es una parte, la ventaja de que no existe una opinión pública pretender sustituir los intereses nacionales por la partituarticulada al respecto- -salvo en términos emocionales- -ra de una armonía universal. La política internacional da y de otra que nos va a salir carísima. La política exterior mucho más para la tragedia que para la lírica. En Wasserá la factura más elevada de la etapa de Gobierno de Zahington, los realistas ganan posiciones a los neoconservapatero. Sustancialmente, no se está atento a lo que impordores, en París los socialistas se lo juegan todo eligiendo ta, a los intereses vitales: se busca preferentemente un candidato, en España el centro- derecha anda en busca de efectismo emocional, una empatía, la vana presunción de su mejor pauta. estar con los buenos frente a los malos No toquemos Aumenta la demanda global de energía, Irán sobrepael petróleo porque es pecado. Estemos en Afganistán cosa la influencia de Egipto en Oriente Medio y la Europa mo si no estuviéramos. ampliada prosigue su difícil digestión. Como siempre, de Ahora estamos en el Líbano, donde las apariencias inlo que estamos hablando es de estabilidad. dican que Siria e Irán quieren derrocar el Gobierno de BeiA quienes digan que el globalismo ha sustituido de raíz rut para fortalecer las posiciones de Hizbollá. Ahí la lo que era la geopolítica, basta indicarles la estrategia chiAlianza de Civilizaciones de Zapatero hace tiempo que tona a la hora de obtener aprovisionamiento de petróleo, mó partido por el ensueño de una comunidad internaciodonde sea y como sea. El empeño por las nuevas energías nal en la que el buen vecino es Jatami. No vayan a sorprenes uno de los platos fuertes del menú de este siglo XXI. Roderse las almas bienintencionadas si al final los políticos bert Kagan acaba de publicar su primer volumen de una europeos comienzan a quejarse de lo caro y laborioso que espléndida historia de la política exterior norteamericaresulta el multilateralismo después de haberlo exigido duna y recuerda en el Washington Post que históricamenrante décadas. te, y de forma especial en las seis décadas desde el final de vpuig abc. es la Segunda Guerra Mundial, ha habido mucha más conti- E E -Les presento a nuestro amigo el presidente Obiang, comprometido en la defensa de los derechos humanos del barril de petróleo guineano.