Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
88 CULTURAyESPECTÁCULOS MIÉRCOLES 15 s 11 s 2006 ABC El papel cultural de la prensa escrita en la UE, a debate en el Foro Hispano Británico J. H. MADRID. Si existe una identidad cultural en la Unión Europea, ¿qué papel juega la prensa en las industrias culturales? La segunda y última jornada del X Foro Hispano Británico que se ha desarrollado estos días en Madrid introdujo ayer este elemento para el debate bajo el epígrafe Industrias culturales en la UE: prensa escrita y empresas editoras Carlos Alberdi, director general de Cooperación y Comunicación Cultural del Ministerio de Cultura, ejerció de moderador en una sesión en la que participaron el consejero delegado de ABC, Santiago Alonso Paniagua; la corresponsal de The Independent Elizabeth Nash; el director de la revista Foreign Policy y columnista de El País Andrés Ortega, y Giles Tremlett, corresponsal de The Guardian y The Economist Magris: El escritor debe narrar la verdad del momento El novelista italiano publica A ciegas un viaje a través de los horrores del siglo XX articulado a través del monólogo de un comunista ingresado en un psiquiátrico DAVID MORÁN BARCELONA. Uno sabe que un libro está listo cuando palabras, ritmo y estructura fluyen como en una composición musical A Claudio Magris la melodía de A ciegas le martillea la cabeza desde hace dos décadas, adentrándose en las tinieblas de la historia para meditar sobre la utopía y el desencanto. El escritor debe narrar la verdad del momento, algo que no tiene por qué coincidir necesariamente con su filosofía Presentado por el autor italiano como un libro trágico y violento A ciegas editado por Anagrama en castellano y Edicions de 1984 en catalán, es el delirante monólogo de Salvatore Cippico, militante del partido comunista que rememora desde un sanatorio mental cómo en el pasado combatió en la Guerra Civil española, participó en la segunda Guerra Mundial junto al ejército yugoslavo para construir el socialismo en el país de Tito, fue deportado al Gulag de Goli Otok y acabó emigrando a Australia. Es la historia de personas que se encuentran en un momento y lugar equivocado de la historia defendiendo una causa que consideramos equivocada apunta Magris que aboga por la necesidad de heredar valores, aunque estos provengan de una ideología con la que no estamos de acuerdo Influye mucho la perspectiva triestiana- -añadió- La ambivalencia del precoz desencanto y el respeto a las teorías revolucionarias viene de ahí Especial interés le suscita a Magris el capítulo relacionado con Goli Otok, Gulag en el que acabaron los cerca de dos mil monfalconeses que llegaron a Yugoslavia para construir el socialismo y fueron deportados cuando Tito y Stalin rompieron relaciones. Es una historia terrible, ya que cuando estos hombres regresaron a su país nadie quería saber nada de ellos El sueño de Adenauer En su exposición La prensa escrita en el debate de la Construcción Europea, Santiago Alonso hizo hincapié en primer lugar en cómo la prensa juega un papel fundamental en la promoción y disfusión de los principales valores que definen nuestro sistema de vida, esto es, la libertad, la dignidad del ser humano, la solidaridad y la igualdad de oportunidades Pero, en su opinión, la prensa de calidad es la que mejor puede contribuir al sueño de Konrad Adenauer de crear una gran nación europea que consagre nuestros propios valores occidentales y nuestro concepto de convivencia democrática La definida como amarilla -añadió- la sensacionalista, la que enmascara los índices de lectura, la considero lejos del proyecto europeo, profundamente antieuropea e hipernacionalista, y, desde luego, la calificación de herramienta cultural y de comunicación rica entre los pueblos, no va precisamente con ella No obstante, Alonso advirtió de los males que aquejan a la prensa escrita y que él resume en dos: la crisis de credibilidad y la aparición de las nuevas fuentes de información y comunicación El consejero delegado de ABC cree que, a pesar de todo, el mayor problema para la prensa de calidad es que deje de ser de calidad que desatienda el rigor y las mínimas exigencias de la ética periodística convirtiendo el gran reporterismo en una farsa Claudio Magris ELENA CARRERAS La estancia de Cippico en Goli Otok es en A ciegas uno de tantos esquinazos de un relato repleto de digresiones y saltos temporales en el que no tarda en cobrar protagonismo la figura de Jorgen Jorgersen, intrépido marinero que se autoproclamó rey de Islandia y cuyas alocadas vivencias- -fundó Hobart Town y, un cuarto de siglo después, terminó condenado a trabajos forzados en esa misma ciudad- -se incorporan a la perorata del narrador. Claudio Magris ve en el monólogo demente de su personaje una suerte de coro colectivo: Es un yo psíquicamente enfermo que habla por todos. Las cosas realmente importantes como nacer, morir y enamorarse son individuales, pero las llevamos a cabo en nombre de todos La aparición de Jorgensen fue, según desveló Magris, el dentonante definitivo para que A ciegas dejara de ser una colección de fragmentos escritos y se conviertiese en una novela. Difícil y compleja, pero novela, al fin y al cabo. Un escritor hace en cada momento lo que puede y debe. No es un libro fácil, lo sé, pero esta historia no podía contarse de otro modo. Si hubiese querido ser más didáctico no habría funcionado Para el autor de El Danubio A ciegas no es un libro pesimista, ya que en él se siente el horror de la vida, pero también el amor por ella Es más como un grito añadió Claudio Magris. Otro mito especialmente relevante que se esconde en las tripas de la novela es el del vellocino de oro, cuya forma y color cambia en A ciegas para convertirse en bandera. Bandera roja, claro. EPA Andy Warhol vuelve a captar la atención en las subastas de Christie s El cuadro Mao de Andy Warhol es la estrella de la exposición que estos días puede verse en Nueva York. La muestra previa a una subasta de arte posbélico y contemporáneo en la casa de subastas Christie s, prevista para el 15 y 16 de noviembre, ha despertado expectación. Se espera que, en concreto, este cuadro de Warhol alcance un precio de venta mínimo de 12 millones de dólares.