Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 ECONOMÍA MIÉRCOLES 15 s 11 s 2006 ABC Fernando González Urbaneja EL LEGADO DE SOLBES Aunque a la legislatura le falta más de un año empieza a oler a la rendición de cuentas. El lunes Pedro Solbes participará en el Foro de ABC y, seguramente, esbozará su balance de gestión, el de un segundo mandato como responsable económico. Lo fue entre 1993 y 1996 y lo es desde 2004. Puede que su sintonía con el presidente no sea perfecta (aunque saben disimularlo) entre otras razones por la generacional, pero al veterano técnico comercial del Estado nadie le negará que cumplió. Prometió a su jefe de gobierno tranquilidad en el frente macroeconómico y se la ha dado. La mayor parte de los analistas pronosticaron una tendencia declinante de la economía a partir de 2004, de un crecimiento del 3,3 del PIB ese año, hacia algo menos del 3 en 2006 y un previsible estancamiento en el horizonte de las elecciones de 2008; es decir, una economía de más a menos. No ha ocurrido, el consumo ha aguantado: 2005 fue mejor que el año anterior (3,5 de crecimiento) y 2006, cuando va mediado el cuarto trimestre, tiene asegurado un crecimiento aún mayor. Ayer Solbes se atrevió a pronosticar que 2007 no será peor y que para 2008 hay resistencia, de manera que espera entregar en plazo una tarjeta con excelentes resultados. Y el que venga detrás que arree y se ponga a la labor. Puestos a objetar al desempeño de este equipo económico habría que achacarle falta de ambición. Atinaron al diagnosticar que la baja productividad de la economía española es su principal problema, pero no en la adopción de medidas. Acertaron con la neutralidad fiscal, pero podían haber ido un poco más lejos, ya que los ingresos públicos dan para ello. En materia de gasto han sido acomodaticios, entre otras razones porque cuando la Bolsa está sobrada se tiende a gastar. Han fracasado en ese valioso intangible que es la confianza y la solidez de las instituciones. Un error que pasará factura, al menos en merma del potencial de crecimiento. Pero a Solbes nadie le negará el título de campeón del crecimiento y el empleo. El Rey con Pedro Solbes, Gonzalo Anes, Miguel Ángel Fernández Ordóñez y José Celma Prieto IGNACIO GIL Anes critica a los dirigentes de Iberoamérica que culpan de sus fracasos a la etapa colonial El director de la Real Academia de la Historia, que recibió ayer el premio de Economía Rey Juan Carlos, lamentó la inseguridad jurídica de ciertos países ALMUDENA MARTÍNEZ- FORNÉS MADRID. El economista e historiador Gonzalo Anes, director de la Real Academia de la Historia, acusó ayer a ciertos políticos iberoamericanos de contribuir actualmente a la tergiversación de la realidad histórica sobre la etapa virreinal española con el fin de intentar justificar sus fracasos e irregularidades y los de sus predecesores, atribuyendo sus males presentes a una pretendida explotación colonial Anes, que ayer recibió de manos de Su Majestad el premio de Economía Rey Juan Carlos, instituido por la Fundación José Celma Prieto, afirmó que en realidad estos fracasos se deben a la ausencia de una Justicia independiente a que no se respetan los contratos y a que todo ello produce inseguridad jurídica lo que ahuyenta la necesaria inversión. Aunque Anes no mencionó en su discurso el nombre de ningún político iberoamericano, tanto Evo Morales (presidente de Bolivia) como Hugo Chávez (de Venezuela) y Fidel Castro (de Cuba) han responsabilizado a la etapa colonial de los problemas que actualmente mantienen estancado el progreso en sus respectivos países. En su intervención en el Banco de España, Anes afirmó que las grandes diferencias que se pueden apreciar hoy entre las ciudades de Estados Unidos y las iberoamericanas no se generaron en la llamada época de la colonia sino que surgieron después, cuando los virreinatos se desintegraron en las naciones de hoy. Respeto a la propiedad privada Desde entonces y muy gravemente en el siglo XX, explicó el historiador, estas naciones no gozaron de regímenes parlamentarios estables, ni se respetaron preceptos constitucionales que, como en Estados Unidos, asegurasen el respeto a la propiedad privada y que hubiera una justicia independiente que garantizara el cumplimiento de los contratos El galardonado, que se formó como economista antes de convertirse en historiador, explicó que aplicar la lógica económica al estudio de la Historia le permitió revisar- -y desmontar- -algunas tesis generalmente aceptadas. Así, una de sus conclusiones es que las acciones pobladoras, colonizadoras y culturales de España en América durante los siglos XVI al XIX han sufrido una tergiversación de la realidad histórica Quiso dejar claro Anes que su condición de economista que se interesa por el presente no quedó anulada por dedicarme durante veinticinco años a la investigación del pasado ya que ha sido miembro del consejo y de la comisión ejecutiva del Banco de España y actualmente es consejero de las empresas FCC y Repsol. El historiador y economista acusó a algunos políticos de tergiversar la realidad histórica