Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 15 s 11 s 2006 INTERNACIONAL 39 Las tribulaciones de un cónsul español en Australia Un tribunal de Nueva Gales del Sur condena al compañero sentimental del cónsul general Enrique Sardá, por abofetearle durante una crisis de alcoba E. J. BLASCO. CORRESPONSAL LONDRES. Una pequeña disputa de alcoba ha acabado en los tribunales de Australia, en una situación en la que la diplomacia española no sale muy bien parada. El cónsul general español en Nueva Gales del Sur, Enrique Sardá Valls, llamó a la Policía para denunciar que su compañero, Michael Kopietz, le había amenazado durante una crisis de la pareja. Los tribunales han condenado a doce meses de buena conducta por abofetear a Sardá. Han pasado por alto que Kopietz, de 34 años, estaba en posesión de droga, y que llegó a romper intencionadamente dos macetas propiedad del cónsul. La noticia la cuenta el Daily Telegraph australiano, que explica que la pareja se unió legalmente en España a comienzos de año y que los problemas surgieron tras el traslado de ambos a Vaucluse, la principal ciudad de Nueva Gales del Sur. Los incidentes ocurrieron el pasado 6 de octubre. La discusión comenzó en el dormitorio, después de que Kopietz, que se dedica a la pintura, destruyera algunos de sus cuadros. Según el comunicado de la Policía, la pelea tuvo lugar cuando Kopietz se encaró con Sardá apuntándole con las tijeras. Temiendo por su seguridad, el cónsul avisó a las fuerzas del orden. Su marido (el periódico australiano insiste en ponerlo entre comillas, por más que la ley española considera esa unión pleno matrimonio) abandonó la casa y volvió más tarde. Aún no habían llegado los agentes y entonces tuvo lugar otra discusión, en la que Kopietz abofetó a Sardá antes de salir de nuevo. Cuando regresó a las siete de la tarde, Kopietz agarró dos candeleros y los usó para romper dos macetas de plantas al serle negada la entrada en el domicilio. Entonces fue arrestado por la Policía. Kopietz se declaró ante las autoridades culpable de asalto y de destruir maliciosamente La diplomacia española no sale muy bien parada tras la decisión de Sardá de llamar a la Policía las macetas de Sardá, el diplomático español de mayor rango en el Estado federado de Nueva Gales del Sur, como destaca el Daily Telegraph Durante el juicio, se atribuyó la reacción del artista a que la mudanza a Australia le había transtornado ligeramente. Según su abogado, el episodio había sido un enfrentamiento temporal, ya que la pareja luego se reconcilió y vuelve a vivir junta. Una orden de detención por la fuerza de Kopietz, solicitada por la Policía en nombre de Sardá, fue desestimada ante la decisión del diplomático de no aparecer ante los tribunales. Éstos condenaron a su compañero por asalto. La magistrada le impuso una fianza de buena conducta de doce meses No tuvo en cuenta ni las macetas ni su posesión de metanfetamina, la droga de moda. Los obispos de EE. UU. condenan las bodas entre gays y aconsejan el celibato ABC WASHINGTON. La Conferencia de Obispos católicos de Estados Unidos aprobó ayer normas pastorales dirigidas a los católicos homosexuales, que parten de que lo pecaminoso es el acto homosexual y no las personas con esa inclinación, a las que insta a tratar con respeto. El documento afirma que las personas- -hombres y mujeres- -con esa tendencia son acogidas por la Iglesia, pero quienes practican la homosexualidad no pueden recibir la Comunión. Las orientaciones pastorales reafirman la doctrina tradicional de la Iglesia: el sexo homosexual, al igual que el heterosexual practicado fuera del matrimonio, va contra la ley natural y la ley de Dios y por tanto es intrínsecamente pecaminoso. Dado que el acto homosexual no puede de suyo cumplir el fin natural de la sexualidad humana, nunca puede ser aceptable moralmente manifestó el obispo Arthur Serratelli, presidente del comité que elaboró el borrador del documento. El documento fue aprobado con 194 votos a favor, 37 en contra y una abstención. Entre otras orientaciones, el texto pastoral anima a los homosexuales a permanecer célibes y les aconseja no compartir su tendencia más que con su ámbito familiar. Los gay y lesbianas no deben además optar al sacerdocio o al convento. Un grupo de lesbianas se saludan durante una marcha gay celebrada en Soweto el pasado 23 de septiembre AP Suráfrica, el quinto país que aprueba por ley el matrimonio homosexual EP CIUDAD DEL CABO. El Parlamento de Suráfrica aprobó ayer una ley que define el matrimonio homosexual en una decisión sin precedentes de hecho en el continente africano, donde la homosexualidad suele ser generalmente tenida en cuenta como un tema tabú. El Congreso Nacional anunció ayer que la Ley de Unión Civil extenderá las libertades básicas de todos los ciudadanos y la comparó con la liberación de los grilletes del Apartheid. Los partidarios de esta ley han tenido que superar las críticas por parte los tradicionalistas, las de los activistas gays y las advertencias de que la legislación aprobada podría aún ser inconstitucional. Reacciones ha habido para todos los gustos. Así, el ministro del Interior, Nosiviwe Mapisa Nqakula, dijo a la Asamblea al aprobarse la ley que Cuando logramos nuestra democracia buscábamos distinguirnos de un pasado injusto y doloroso declarando que nunca más ningún sudafricano sería discrimina- do por su color, credo, cultura o sexo El parlamentario cristiano, Kenneth Meshoe, replicó que este día es el día más triste de los doce años de democracia y advirtió en la Cámara que Suráfrica está provocando el enfado de Dios Algunos líderes religiosos, incluso, han declarado la iniciativa satánica Suráfrica se convierte en el primer país del continente africano en aprobar una legislación de este tipo, tras meses de acaloradas discusiones y debates públicos apasionados.