Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 15 s 11 s 2006 ABC Perón no tiene hija Los resultados de ADN de los restos del ex presidente de Argentina Juan Domingo Perón dejan al descubierto la farsa de Martha Holgado, que aguarda los estudios encargados por ella en Miami POR CARMEN DE CARLOS CORRESPONSAL BUENOS AIRES. Martha Susana Holgado, de 73 años, no es la hija del general Juan Domingo Perón. El ADN ha echado por tierra la historia de una mujer que lleva media vida dedicada a tratar de convencer al mundo de que el ex presidente de Argentina era su padre biológico. No existe posibilidad de error en la exclusión del vínculo de paternidad biológico de Juan Domingo Perón con Martha Holgado La doctora Modesti, miembro del equipo del Ceprocor (Centro de Procesos de Córdoba) donde se realizaron los estudios genéticos, despejó ayer cualquier duda sobre los resultados. Los análisis se practicaron en el marco de una causa de filiación abierta por Holgado hace más de quince años en Buenos Aires. Durante este tiempo la viuda del general, María Estela Martínez, se negó a que se tomaran muestras de los restos de su marido, lo que generó suspicacias en Argentina. Finalmente, la juez encargada del caso ordenó en octubre que se realizaran las pruebas. Los tejidos objeto de estudio fueron entregados al perito oficial, a Martha Holgado, que los llevó a Miami para que los analizaran, y a los representantes de la viuda de Perón. El resultado hecho público ayer corresponde a estos últimos. El húmero no estaba en buen estado, pero el fémur sí La doctora Modestí explicó que trabajaron sobre los fragmentos que se podían aprovechar y descartó que los informes de las otras partes puedan arrojar resultados distintos. La técnica de los estudios es idéntica. Todos utilizamos los mismo reactivos y seguimos el mismo proceso. Lo hace el FBI, Alemania... Igual en todas partes Nací y moriré como la hija de Juancito C. DE C. BUENOS AIRES. Nadie dedica toda su vida a esto si no es cierto. Únicamente que estuviera loca y los médicos establecieron que estoy cuerda Martha Holgado, la farsante más grande de la Historia, según los análisis de ADN, o la mujer víctima de una conspiración insólita, según ella, insiste en que se llama Lucía Virginia Perón. En declaraciones a ABC, después de dieciséis años de tratar de demostrar que Perón era su padre biológico, insiste: Yo nací como la hija de Juancito y voy a morir como la hija de Juancito. Así me decía mi abuela Con la esperanza puesta en los estudios genéticos oficiales, garantiza: Nadie escapa a su destino. Las cosas llegan inexorablemente, buenas o malas. Todo es cuestión de esperar Sin pagar la cuenta Humberto Linares, abogado de María Estela Martínez, consideró contundente, concluyente, definitivo e irrefutable el resultado. Sobre Martha Holgado, a la que calificó de mitómana con delirios de grandeza dijo: No me animo a sostener que ha cometido un delito porque la enfermedad no es un delito La mujer que hasta ahora ponía la mano en el fuego por el padre que no era, dijo que esperaría al resto de los informes. En el mismo sentido se manifestó su hijo, Horacio Wieszezuk, que ayer en declaraciones a ABC insistía: Esto es sólo una prueba de parte encargada por María Estela Martínez. La Justicia no la tendrá en cuenta. Faltan los otros resultados La capacidad fabuladora Martha Holgado, con un retrato de Perón, el pasado octubre de la señora que millones de personas creían la heredera natural de Perón, en expresión de Linares, habría surgido en Italia, tal y como relató Eugenio Holgado, hermano legítimo de Martha. Estaba con su marido alojada en un hotel lujoso de Roma. Estaban escasos de fondos y Martha tuvo la ocurrencia de llamar a la prensa para decir que era hija de Perón. Así, se fueron sin pagar la cuenta Con el transcurrir del tiempo la comedia se convirtió en una novela por entregas cuyo último capítulo está por escribirse. En su redacción también REUTERS parece haber participado el hijo de Holgado, a tenor de los recuerdos que contó- -y mantiene- -de mi abuelo a ABC: Yo tenía tres o cuatro años. Ese día cerré la puerta de la habitación. Con la inocencia de un niño que no entiende que una persona mayor tiene ciertas limitaciones, me hinqué en el suelo y le dije: Mira, la cama de mamá tiene nueve patas Él, con todo el esfuerzo y la paciencia del mundo, se arrodilló y contamos juntos. Cuando terminamos me dijo: Bueno, ya que hemos identificado al ciempiés vamos a hacer la siesta El Gobierno nipón reconoce por primera vez el derecho a poseer armas nucleares EFE TOKIO. Japón podría disponer legalmente de armas nucleares, en un nivel mínimo si así lo requiriera la defensa del país, según indicó ayer el Gobierno nipón en una respuesta parlamentaria que reconoce el derecho teórico de este país a poseer ese armamento. El Gabinete hizo pública esta respuesta a una pregunta presentada por el diputado Muneo Suzuki, del Nuevo Partido Daichi, informó la agencia Kyodo. Esta es la primera vez que el Gobierno del primer ministro nipón, Shinzo Abe, asume oficialmente que Japón tendría derecho a poseer armas nucleares, aunque al tiempo subraye que no existe intención de adquirirlas o fabricarlas. Tales afirmaciones coinciden con un momento delicado para la situación de seguridad en el Este de Asia, tras el ensayo atómico efectuado por Corea del Norte el pasado 9 de octubre y su condena por la ONU. En su respuesta, el Gobierno nipón subraya que se ofrece un punto de vista legal y destaca que la Constitución pacifista nipona no prohíbe la posesión por este país de algún tipo de armas determinado, incluidas las nucleares, en caso de que sea el mínimo necesario para la defensa propia No obstante, la respuesta deja claro que Japón no pretende poseer armas atómicas, pues el país mantiene su política de tres principios antinucleares, que prohíbe la posesión, producción y estacionamiento en territorio nipón de ese tipo de armamento. REUTERS Presentación del Príncipe Hisahito TOKIO. El Príncipe nipón Akishino y su esposa, la Princesa Kiko, presentaron ayer a Hisahito, su primer hijo varón y tercero en la línea de sucesión al Trono, en un templo del Palacio Imperial que acogió el tradicional rito sintoísta para recién nacidos. En la imagen, los Príncipes y el niño de dos meses en el Palacio Imperial.