Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 14 s 11 s 2006 ABC El X Foro de la Fundación Hispano Británica aborda la dimensión cultural europea TRINIDAD DE LEÓN- SOTELO MADRID. La Fundación Hispano Británica celebró ayer- -lo hará también hoy- -su X Foro, esta vez dedicado a La dimensión cultural de la Unión Europea: impulsores y euro- escépticos Llega en momentos de crisis para la UE pero, dado el asunto a tratar, resultó lógico que González Vallvé aludiera a tiempos ya remotos de la Unión, aquellos en los que Jean Monet decía que quizá habría que haber empezado por la cultura No hay que afinar mucho la memoria para recordar que sólo se hablaba de economía. (Tampoco es que hayan cambiado mucho las cosas) Enrique Barón se remontó a Salvador de Madariaga que, desde el exilio, ya cantaba a la cultura europea, y afirmó que al votar fondos para las vacas, se favorece la agricultura, que está en la raíz de la cultura Sir John Elliot creó un museo hipotético que dividió en secciones varias: la romanización, la Cristiandad, el Renacimiento, la Ilustración... Claro que no evitó que la institución abordara los elementos que dividen y que, sin embargo, aunque han dado pie a la desunión, también han impulsado la creatividad. Explicó que en Europa nunca existió nadie capaz de dominarla por entero, ni los emperadores romanos, ni Carlomagno, ni Hitler... Algo que, no obstante, sí se dio en la China imperial, mientras que, por ejemplo, la civilización romana no alcanzó a todo nuestro continente. En la unidad y en la diversidad cree el regius professor emeritus de Oxford que puede haber un proyecto muy valioso. Europa hoy- -dijo- -es culpable de amnesia cultural con los Estados Unidos y el Islam. El museo sería impensable sin la España islámica Citó el humanismo de Erasmo; alabó, como todos, las becas que se otorgan con su nombre y añadió que haría falta algo más que un museo para albergar las Universidades, esas grandes creaciones de la Europa medieval. Afirmó que el colonianismo en ultramar es algo crucial en la historia de Europa y del mundo, aunque los visitantes del museo que organizaba con el talento de sus palabras no debían olvidar que, mientras Europa intentaba imponerse fuera de su recinto, se desgarraba por dentro en rivalidades religiosas y políticas. Presidieron el acto los Duques de Soria. Introducción al teatro judío (1920) una de las obras incluidas en la exposición ABC Viena expone al primer Chagall Más de un centenar de pinturas reflejan la evolución del artista en una exposicion en el Kunstforum de la capital austríaca ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Mis temas los traje de Rusia. París ha arrojado su luz sobre ellos Nadie mejor que el propio Marc Chagall (1887- 1985) para describir cómo en su obra se funden lo más tradicional de su cultura y su origen de ruso judío y las más vanguardistas tendencias del París de principios del XX. Para analizar esa relación, el Kunstforum de Viena ha montado una exposición centrada en los primeros trabajos del genio ruso. Chagall, Obras Maestras 1908- 1922 será inaugurada hoy por el presidente austríaco Heinz Fischer y se mantendrá abierta hasta el 18 de febrero. Hasta cien pinturas, acuarelas y dibujos guían al visitante desde los primeros paisajes de su ciudad natal, como Panorama desde la ventana en Witebsk de 1908, en los que refleja rincones y escenas de su infancia y juventud. Luego, una beca y el gran salto en 1910 a París, donde aterriza de lleno en la avantgarde del arte. A partir de aquí, los elementos narrativos de su Rusia natal y los motivos de su herencia judía se funden con las novedades formales que aprende en París. Ejemplo de ello es La habitación amarilla una escena de cuento ruso contada mediante la explosión de colores del fauvismo y el construccionismo aprendido del cubismo. Retrato de Apollinaire o Pensamiento a Picasso son otras obras destacadas de este período de descubrimiento en el que, pese a lo arriesgado del estilo, Chagall apenas abandona sus motivos esenciales: el paisaje, las escenas campesinas y las costumbres judías de su infancia. La I Guerra Mundial y la Revolución Rusa sorprenden a Chagall en su Witebsk natal. Lo que iba a ser una breve estancia se convierte en un periodo de ocho años. Vuelve a pintar paisajes y personajes cercanos y la intrépida modernidad de París se atenúa en beneficio de una narrativa más íntima y cotidiana. Pero es al trasladarse a Moscú en 1920 cuando surgirá su mayor trabajo de este periodo, el encargo de la decoración del recién fundado Teatro Judío de Moscú, donde el trabajo de Chagall se manifiesta en toda su grandeza. En apenas cuarenta días, el artista ruso pinta Introducción al teatro judío un impresionante mural de ocho metros que domina la exposición y en el que está todo Chagall: la tradición judía y la vanguardia, sinagogas, rabinos, sus personajes voladores, sus vacas de colores, el comportamiento humano más irracional... Poco tiempo más pasó Chagall en Rusia. Tras su inicial entusiasmo revolucionario viene la desilusión y el regreso a París. De 1920 es La casa azul última visión del paisaje de su infancia. Más información sobre la exposición: http: www. ba- ca- kunstforum. at Del Campo, premio BMW de pintura El italiano Michele del Campo logró ayer, con su obra La pausa el premio BMW de pintura, que ha alcanzado este año su XXI edición. El jurado del galardón (dotado con 35.000 euros) destacó la pincelada arrastrada en las carnaciones, la resuelta composición, el juego de las luces y el tratamiento de las ropas, sobre todo