Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 DEPORTES Tenis s Sony Ericsson Championships LUNES 13 s 11 s 2006 ABC La nueva maestra es una pequeña pero matona Justine Henin La belga, en un partido perfecto, arrolló a una Amelie Mauresmo incapaz de defender su título DOMINGO PÉREZ MADRID. Se puede acabar un partido de muchas maneras, pero no hay forma más lamentable que hacerlo con una doble falta. Es el más crudo símbolo de la impotencia, del que más da, si no voy a ser capaz de ganar haga lo que haga Se puede entender que Amelie Mauresmo llegara a ese estado de frustración tras una hora y 28 minutos de salvar bolas de breaks sin parar. Y es que Justine Henin fue una máquina de fabricar puntos de rotura, hasta 16 de los que aprovechó seis. Está claro que la francesa también se cansó de salvar situaciones comprometidas con su servicio, pero no tiene el mismo mérito. Denota que una dominaba ampliamente y que la otra iba a remolque, con el gancho puesto y sufriendo lo indecible. Henin no se anduvo con tonterías. Se presentó en la canperó el saque en el octavo juego (4- 4) pero los dos siguientes fueron para la pequeña belga que sentenció la manga inicial en blanco. ¡Qué placer ese revés de ángulos imposibles que ha reinventado Henin! ¡Qué gusto que la calidad prime sobre la fuerza bruta! ¡Qué increíble parece que la más pequeña y enclenque jugadora del circuito sea en estos momentos la más grande! Resultados Final individual Justine Henin (Bél. a Amelie Mauresmo (Fra. 6- 4 y 6- 3. La venganza de Henin Mauresmo se resistió a morir. Y hasta el 3- 3 del segundo set estuvo ahí, guerreando. Se defendió como pudo del asalto continuo y constante de una enemiga que no paraba de provocar en las gradas ¡Ooohs! de admiración ¡Aaahs de incredulidad. (Es una de las grandes diferencias entre Henin y Sharapova, con la belga los que gritan son los aficionados. Era, en cualquier caso, una batalla perdida de antemano. Se apreciaba en la sutil Henin un empeño especial, una rabia descomunal. Ya no era el deseo de ser maestra en su primera final en este torneo. Se percibía que tenía demasiadas cuentas pendientes con Mauresmo. Final de dobles Lisa Raymond y Samantha Stosur (EE. UU Aus. a Cara Black y Rennae Stubbs (Zim. Aus. 3- 6, 6- 3, 6- 3 cha dispuesta a unir a su número uno mundial el título de maestra. En el primer juego ya dispuso de un 30- 40 para quebrar. En el tercero de otras dos oportunidades para romper y ya en el quinto (3- 2) logró robar el servicio de su rival a la séptima oportunidad. Batalló Amelie para no quedarse a rebufo, para aferrarse a la final. Recu- La jugadora belga muestra la Copa que le acredita como la mejor Once veces se habían enfrentado hasta ayer con seis triunfos para la francesa, pero dos de ellos, este mismo año, eran de caza mayor. Se toparon en la final del Open de Australia y en la de Wimbledon y en ambas el trofeo se lo quedó Mauresmo. Ahora están empatadas ya que en 2004 Henin le birló a su colega el título olímpico y ayer el de maestra, evitando que reeditara el conseguido hace un año. Raymond y Stosur se coronan en el torneo de dobles D. P MADRID. ¿Mil personas? Siendo generoso puede aceptarse esta cifra como la de asistencia a la final por parejas. El doble es una modalidad apasionante y llena de interés, pero mientras la sigan disputando jugadoras de segunda final está condenada a ser un acontecimiento marginal. El Masters de dúos ha pasado desapercibido y eso que se ha reducido a dos semifinales y una final. Tres partidos que en total pueden haber llegado a convocar a unos dos mil espectadores. Quede, pese a todo, para los anales los nombres de las campeonas, la estadounidense Lisa Raymond y la australiana Samantha Stosur, que se impusieron a la zimbabuense Cara Black y a otras australiana, Rennae Stubbs por 3- 6, 6- 3 y 6- 3. SIN PALCO VIP Añádase vamos a guerrilla, fiesta y siesta ROSA BELMONTE Tenemos otro españolismo que añadir a guerrilla. Seguramente se lo debamos a Nadal porque es vamos (aunque Arantxa también lo cantaba) En perfecto francés, junto a los habituales Allez Amélie se pudieron oír varios Vamos, Amélie Por ejemplo, a cargo de las dos rubias que portaban la bandera del arco iris para apoyar a la francesa. Tenis as Folk. Pero también había vamos para Justine. Y entre los ánimos patrióticos a una y a otra, un melancólico Vamos Sharapova (con acento español) Pero el tipo que más ha apoyado, toda la semana, a Henin, ha sido un señor de mediana edad. Cada vez que gritaba Justine, Justine se ponía más colorado que su camiseta de diablo rojo belga. Ella tampoco necesita demasiados ánimos. Mientras Amélie mandaba alguna caña al palco donde estaba Ángel Nieto, Justine, la del nombre de novela, colocaba unos reveses de efectos especiales. Henin es grande, es tenis. Amélie también. El único defecto de la francesa es esa cosa con la que se sujeta la cola de caballo, que parece una tira de mondongo hervido. Pero si exceptuamos esto, Amélie es un encanto (es que se acuerda una de Mary Pierce y le salen sarpullidos) En la ceremonia de trofeos, donde hubo un intento de pitada a Gallardón, lo primero que dijo la francesa fue Hola y algo más en español. Después del inglés y el francés, acabó con un Hasta el año que viene Vamos que nos vamos. Raymond devuelve la bola con Stosur a la expectativa EFE