Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 TOROS www. abc. es toros LUNES 13- -11- -2006 ABC Se va el César del toreo Entra en sus bodas de plata como matador de toros para decir adiós por siempre. Rincón, el mito de Las Ventas, el torero hispanoamericano más importante de la historia, anuncia en ABC su despedida POR ZABALA DE LA SERNA FOTO: DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Sigue tan puro como vino. No sabe mentir ni para bien ni para mal. Su muleta es así. Corría el año de 1991 cuando un indito bogotano se entretenía en abrir cuatro veces consecutivas la Puerta Grande de Las Ventas, un hito histórico aún por batir. Un colombiano en Madrid se coronaba César del toreo: César Rincón se hacía carne, y su triunfo lo convertía en Dios. Todavía repican las campanas de los coches de bomberos que atravesaron las rebosantes calles de Bogotá en su regreso a América. Diez años después de su alternativa la gloria besaba su mano; hoy, cuando entra en sus bodas de plata como matador, cuando celebra sus 24 años de alternativa, un dorado cuarto de siglo, anuncia su ida, su marcha, su adiós definitivo. El ocho de diciembre de 1982 el maestro Antoñete lo bendijo en Bogotá: La verdad es que se me ha hecho muy corto. Miro hacia atrás y veo cuando tomé la alternativa... Yo fui un torero de éxito tardío, y aquellos casi diez años (desde 1982 a 1991) transcurrieron lentos, por su dureza. Y desde 1991 hasta hoy voló el tiempo. Salvo en los dos años de enfermedad que me hicieron retirarme Y es que, de repente, una hepatitis C dio la cara, cultivada en la sangre transfundida en una cornada en Palmira. De aquel César Rincón que aterrizó con el esportón vacío queda la fe, la creencia en sí mismo. ¿Por qué ahora, por qué se va, por qué te vas, que cantaba Jeanette? Precisamente porque es bonito cumplir 25 años. Ahora entro en otra etapa de mi vida, para disfrutar más de la familia. Cuando has entregado tanto a tu profesión, queda esa otra cuenta pendiente. La profesión es muy celosa Claro, se ha casado con Natalia Lorente, su amor de ojos azules, el lazo que ahora quiero compartir con entrega y sin ataduras. ¿Cómo se encuentra Rincón física y moralmente? En el mejor momento, aunque ha sido una temporada muy dura en la que no me han embestido los toros. Cuenta mucho el factor suer- 6 Puertas Grandes 6 21- 5- 1991: ovación tras aviso y dos orejas. Toros de Baltasar Ibán, con Armillita Chico y Curro Vázquez. 22- 5- 1991: ovación tras aviso y dos orejas. Toros de Murteira Grave y Alcurrucén, con Ruiz Miguel y Espartaco. 6- 6- 1991: ovación, dos orejas y oreja, mano a mano con Ortega Cano, que también salió a hombros. Corrida de Beneficencia, con toros de Samuel. 1- 10- 1991: oreja tras aviso y oreja con dos vueltas al ruedo. Toros de Sepúlveda, Moura y Murteira, con Manzanares y Luguillano. 29- 5- 1995: silencio y dos orejas. Toros de distintas ganaderías (logró el doble premio con uno de Astolfi) con Emilio Muñoz y Manolo Sánchez. 19- 5- 2005: oreja y oreja. Toros de Alcurrucén, junto a El Cid y Gallo. te. Afronto ahora mis 25 años de alternativa y lo quiero hacer con alegría; he sido figura del toreo y me quiero retirar como tal El planteamiento es pisar las plazas de España de categoría, sin muchas corridas, las puntuales. Y en Francia también. Porque el César de Madrid fue también César de Francia. Qué curioso caso de torero apátrida, colombiano de sentimiento español. Como él mismo se define, un torero del mundo Pero el mundo no lo apoyó como debía porque es abstracto y egoísta, no es una región como Valencia, una tierra como Sevilla. Lo mide la gente y lo miden los empresarios. No ha sido, no fue, fácil meter cabeza. Nadie me ha regalado nada. Tarde a tarde, triunfo a triunfo, cornada a cornada. Hay toreros que cuentan con un refugio Rincón es torero de Madrid, un sello y una factura que la propia plaza de Las Ventas se cobra, porque no regala nada. Entró calladamente. Una corrida de San Isidro, una Puerta Grande y una sustitución que el Consejo de Asuntos Taurinos de entonces, sin malear como ahora, aunque casi igual de inútil, se negaba a César Rincón, durante la entrevista concedida en exclusiva a ABC conceder: ¿Quién es este colombianito? Ya ves. Los Lozano apostaron por mí, me dieron el voto de confianza, se lo dieron a mi apoderado Luis Álvarez A César Rincón se le ha medido siempre con dureza. No es torero al que se le permita que se le vaya un pie, incluso en el coso de la calle de Alcalá. No ha habido una misma vara de medir- -dice- pero con todo y con eso yo sólo puedo dar las gracias. Nadie podrá contar de mí que se me dieron no sé cuántas oportunidades y las desperdicié. Cada una que me vino la cogí ¿Es esta próxima temporada de despedida una forma de dar las gracias? Una vez alguien me dijo que por qué yo tenía que dar las gracias, cuando debía ser al revés. Simplemente yo tuve la capacidad de responder a España. Simplemente he sido agradecido, con el toreo y con la afición. Todo lo he invertido en el toro, en mis ganaderías española (El Torreón) y colombiana (Las Ventas del Espíritu Santo) Amo este mundo No ha pensado en ninguna despedida oficial un hecho, un acto, un homenaje a tanta entrega. torear, sólo en vivir. Precisamente, un día íbamos con Natalia y Felipe Lafita hacia el campo, y de repente me llamó el médico y me dijo que estaba curado. Me puse a llorar, y me mentalicé para torear esa misma tarde, después de dos años sin coger una muleta. Por necesidad vital. Temblaba de emoción... Esa nostalgia la voy a tener ahora de nuevo. Porque se nace y se muere torero. No hay ex toreros, aquí sólo hay ex presidentes Y algunos ex presidiarios, maestro. Las glorias y las mieles le supieron más dulces después de la enfermedad. Sí. Nadie apostaba por mí. Volver y triunfar en Sevilla, y en Madrid... Es una segunda existencia. Te da Paseo por el amor y la muerte La vida de Rincón ha sido un paseo por el amor y la muerte. La hepatitis C le hizo la zancadilla sobre una cama de cristales de Interferón A, una quimioterapia que te cruje el cuerpo, te mutila el pelo y palidece la color. El César no pensaba en volver a