Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL LUNES 13 s 11 s 2006 ABC La vuelta a Roma de los anglicanos El arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, se reunirá el 23 de noviembre en el Vaticano con Benedicto XVI. La ordenación episcopal de mujeres y homosexuales, obstáculos para la unidad POR JESÚS BASTANTE MADRID. Una Iglesia separada, en pleno cisma. Éste es el diagnóstico para la actual situación de la Comunión Anglicana, rama separada de la Iglesia Católica por mor de las cuitas matrimoniales de Enrique VIII en 1534 y que hoy ve cómo sus 71 millones de fieles funcionan, en la práctica, como pequeños grupos desconectados de su cabeza espiritual, el arzobispo de Canterbury. El escándalo motivado por la ordenación de obispos homosexuales- -también la de mujeres- -en Estados Unidos y Canadá hizo que las provincias africanas- -que aglutinan 40 millones de anglicanos- -amenazaran con separarse de la Iglesia de Inglaterra y retornar al seno de la Iglesia Católica. El primado anglicano tuvo que expulsar de la Comunión a los norteamericanos, que únicamente podrán regresar a la ortodoxia a partir de 2008. Así las cosas, no sorprenden los pasos dados en los últimos años de Pontificado de Juan Pablo II para el acerca- ANGLICANOS EN EL MUNDO Iglesia presente en 164 países, agrupados en 38 provincias América del Norte 3,1 millones Europa 26 millones Países con mayor número de anglicanos 26 17,5 América del Sur 1 millón África 40 millones Oceanía y Asia 1 millón Los sacramentos y la Biblia, principales diferencias Gran Bretaña Pese a considerarse una iglesia católica la Comunión Anglicana mantiene sensibles diferencias respecto a la doctrina católica, que se plasman en la no aceptación de determinados dogmas, así como en la estructura y la doctrina moral. Así, los anglicanos tienen como única regla la Biblia, y consideran que sólo dos de los sacramentos (Bautismo y Santa Comunión) son necesarios para la salvación. Del mismo modo, no cuentan con la figura de un Papa, hombres y mujeres pueden (hasta la fecha) acceder al sacerdocio y el orden episcopal, y los laicos participan en sus decisiones. Tras su separación de Roma, la Iglesia Anglicana no ha reconocido, entre otros, los dogmas de la infalibilidad papal, el purgatorio, la inmaculada concepción y asunción de María con su obra co- redentora con Cristo. 8 5 2,5 Kenia 2,4 EE. UU. 2 Tanzania Nigeria Uganda Sudán Comunión Anglicana Culto Oficial El culto oficial se rige por el Libro de Oración compilado por Jesús está espiritualmente presente en el pan y vino consagrados. La Iglesia católica enseña que Jesús está totalmente presente en cuerpo, sangre, alma y divinidad. Estructura Se divide en diócesis, bajo el régimen de un obispo, y parroquias, guiadas por un párroco. Cranmer. Contiene el Devocionario oficial, el ritual de ceremonias y partes bíblicas que usan en el calendario litúrgico. Párrocos Párracos Cabeza Espiritual Obispo Párrocos Parroquia (1.000) Obispo Párrocos Párrocos Parroquia Parroquia Promulgada en 1534 por Enrique VIII. Su máxima autoridad es la Reina Isabel II. Diferencias con el catolicismo La Confesión es una mera declaración del perdón concedido por Dios. La Iglesia Católica enseña que el ministro puede perdonar. ABC Parroquia Su cabeza espiritual es el arzobispo de Canterbury (Rowan Williams) Existen mujeres sacerdotisas en México, EE. UU. G. Bretaña, Canadá y Australia. En todo esto se nota su afán de proclamar su catolicidad y diferenciarse del protestantismo. Se ha aceptado los sacerdotes homosexuales en G. Bretaña, México, EE. UU y Australia. miento y, en su caso, retorno de los anglicanos a la Iglesia Católica. Se trata de un difícil camino de vuelta que, sin embargo, está contando con el apoyo decidido de los principales teólogos de ambas partes y con la mano tendida del Vaticano. Prueba de ello es el viaje que, entre el 22 y el 26 de noviembre, llevará al arzobispo de Canterbury, Rowan Williams, al Vaticano y que incluirá una entrevista con Benedicto XVI. En la misma, que tendrá lugar el 23 de noviembre, ambos líderes religiosos rezarán juntos por la unidad, según informaba esta semana The Daily Telegraph Este viaje se realiza en el 40 aniversario del histórico encuentro que mantuvieron en 1966 el Papa Pablo VI y el entonces arzobispo de Canterbury, Michael Ramsay, que supuso la primera reunión oficial entre las cabezas de las dos iglesias desde que Enrique VIII fundara la Iglesia de Inglaterra. A su vez, se espera que el Papa y el primado de Inglaterra anuncien una nueva ronda de conversaciones que pongan fin a las disputas teológicas que desde hace medio milenio separan a católicos y anglicanos. Unas conversaciones gestionadas desde la Comisión Internacional Anglicana Católica Romana en las que, entre otras cuestiones, se aborda la posibilidad de que el Santo Padre se convierta en una especie de primado universal de todas las confesiones cristianas. Williams presentará a Benedicto XVI un documento, elaborado por una comisión de prelados anglicanos, en el que se obliga a las iglesias a comprometerse a no ordenar como sacerdotes a homosexuales si quieren seguir perteneciendo a la Comunión Anglicana. El texto, que también realiza una recomendación sobre la no conveniencia de ordenar mujeres sacerdotes, ha sido bien acogido por la Iglesia de Inglaterra y las iglesias de África (en especial las de Nigeria, Tanzania y Kenia, las más numerosas) Por el contrario, las congregaciones de EE. UU. Nueva Zelanda, Escocia y Canadá anunciaron su intención de no suscribirlo. Autoridad moral Entre los obstáculos para una hipotética vuelta a Roma de los anglicanos se encuentra el hecho de que Rowan Williams sólo sea una autoridad moral para esta confesión. A diferencia del Papa, sus decisiones no han de ser automáticamente acep- tadas por los fieles o la jerarquía. Ello implica otros problemas, como la falta de capacidad coercitiva contra los anglicanos de Norteamérica, lo que en las últimas semanas se ha complicado sobremanera con la elección de la obispa Catherine Jefferts Schori al frente de la Iglesia Episcopal, rama estadounidense del Anglicanismo. En el Vaticano se teme que cualquier posible acuerdo doctrinal alcanzado con el arzobispo de Canterbury no sea reconocido por el resto de iglesias anglicanas, lo que terminaría con el frágil equilibrio que hoy mantiene unida a la Comunión Anglicana. Llegado el caso, la Santa Sede admitiría dentro de la Iglesia Católica a aquellas ramas que aceptaran el primado del Papa e invalidaran los nombramientos sacerdotales y episcopales de mujeres y homosexuales. No obstante, y como sucede con los ortodoxos rumanos fieles a Roma y otros grupos minoritarios, el Vaticano permitiría que los sacerdotes casados continuaran ejerciendo su ministerio.