Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La negociación ETA- Gobierno LUNES 13 s 11 s 2006 ABC EFE Segundo ataque en 24 horas contra las sedes socialistas de Baracaldo Unos desconocidos atacaron en la madrugada de ayer con cócteles molotov una Casa del Pueblo, sede socialista, en el barrio de La Paz de la localidad vizcaína de Baracaldo. Este ataque se produce apenas 24 horas después de una agresión por el mismo método contra otra sede socialista de este municipio. Los actos violentos se repiten tras los graves disturbios del viernes en Bilbao, en los que se intentó quemar a una pareja de policías. do a tocar el tema en el debate del estado de la Nación. Vino la broma de que la quema del negocio de un concejal de UPN no era cosa de ETA. Mientras, el Gobierno sumaba apoyos internacionales para concluir que lo de ETA es una cuestión interna de España, y en el País Vasco se reunían en secreto y en no secreto unos con otros y en el fondo consigo mismos porque en el País Vasco todo es una noria para, al final, llegar a ninguna parte. ETA forma parte de la noria vasca pero no está para ficciones y ha dicho que los guiños han agotado su recorrido, que ya vale de verificaciones y que los piropos a Otegi o el supuesto apoyo de De Juana Chaos al proceso están muy bien, pero ya vale de discursos y de buenas palabras porque ha llegado el tiempo del logro de objetivos. Este tiempo tenía que llegar y ha llegado porque se han generado las suficientes expectativas para ello. El Gobierno es consciente de la posición de ETA. Si no, no se hubiera producido el alto el fuego. Eso tenlo por seguro asegura un dirigente de Batasuna. Y advierte: Que no te vendan motos porque Zapatero sabía desde el principio de qué va todo esto No habrá mesa ¿Entonces? Pues nada. Que no se va a constituir la mesa política, que no va a haber anuncio de preacuerdo alguno, que el proceso está en punto muerto, que hay una nueva ETA no fichada y armada hasta los dientes, que continuará habiendo ataques a las sedes del PSE porque quien se ha acercado a ETA siempre ha acabado herido, cosa que bien sabe el PNV El presidente no va a modificar su discurso porque éste forma parte de la estrategia, pero estamos en la fase de no proceso y de aquí al 21 de diciembre aún hay tiempo para más ficciones que al menos en el País Vasco ya no hacen mella. Le queda tiempo a Zapatero, aunque no le guste, para una larga y sincera conversación con Rajoy. ETA ya no quiere más guiños El Ejecutivo descarta cualquier contacto directo con los terroristas, pero no que rompan el alto el fuego s Las sedes del PSE seguirán sufriendo ataques porque quien se ha acercado a ETA siempre ha acabado herido, cosa que bien sabe el PNV POR CHARO ZARZALEJOS ¿En qué estamos? -En un pulso. En un pulso que empezó en Agosto. ¿Entonces? -Entonces, nada. No vamos a dar un paso. Saben perfectamente las reglas de juego. ¿Los designados por el presidente del Gobierno se han visto con ETA? -No. No ha habido ningún contacto- -Pero a través de otros habrá algún tipo de comunicación. -Nada. Muy poco- -El otoño acaba el 21 de Diciembre ¿Tenéis pensado hacer algo? -A día de hoy, nada- -O sea, que esto se puede romper. -El problema es que no controlan a su gente. Nosotros no vamos a hablar de ruptura. Ellos sabrán lo que hacen y saben lo que tienen que hacer. Nosotros no nos vamos a mover, ni vamos a dar nada por roto. El momento es malo, pero este pulso lo vamos a aguantar y, pese a las dificultades, todavía es posible avanzar aunque tú siempre has sido pesimista. ¿Has escuchado las declaraciones de Bono? -Bono está a lo suyo. Quien así habla es un cualificado personaje socialista del llamado proceso que ve cómo poco a poco se van cumpliendo las peores previsiones, sin descartar que ETA vuelva por sus fueros de sangre. Estas previsiones son las que, con un cierto temor a ser acusados de no querer la paz y con mucha prudencia por ser conscientes de no tener todos los datos, algunos hemos ido dejando caer. Los toques pesimistas han estado basados en informaciones solventes y algunas reflexiones nacidas del conocimiento, en primera línea y durante más de veinte años, de una organización como ETA, que es terrorista cuando mata y cuando por razones estratégicas o tácticas deja de hacerlo. Esta reflexión se convierte en un hecho incontrovertible cuando roban casi 400 armas y cuando los alevines son capaces, después de modificar su atuendo para no ser reconocidos, de poner los medios necesarios para quemar vivo a un semejante. Es incontrovertible que los terroristas lo siguen siendo incluso cuando dan el comunicado de alto el fuego, decidido para facilitar un proceso político y no para otra cosa. Tan incontrovertible como esto lo es que alguno o algunos le dijeron al presidente, allá por el verano del 2004, ¡ánimo, que tú puedes! Y el presidente, sin encomendarse ni a Dios ni al diablo, entró como elefante en la cacharrería y, sin mediar palabra, laminó su propia iniciativa del Pacto Antiterrorista. Pacto controvertido, pero de su eficacia fueron testigos las calles vascas, ésas que ahora recuperan un paisaje de violencia que se creía superado. Tú puedes, presidente y el presidente organizó un alambicado y en algunos casos lejano y distante mecanismo de comunicación con ETA. Y vinieron los mensajes encriptados y el discurso consistente en afirmar que este Gobierno trabaja por la paz Y en lugar de coger el toro por los cuernos y sentarse frente a frente con ETA para ver de qué iban y para dejar claros los límites, vino la ficción pactada de los informes de verificación y el anuncio a bombo y platillo de que Patxi López se reunía con Otegui para mirarle a los ojos justo momentos después de que el líder de la oposición había renuncia- La carta del Gobierno Queda tiempo para que envíe a sus designados a hablar con ETA y diga que lo hace para que- -sin intermediarios internacionales ni compañeros de pupitre- -los terroristas levanten acta de lo que el Gobierno no está dispuesto a hacer y el Ejecutivo tome nota de que ETA es la misma de siempre. Eso, ni soñarlo dicen en Moncloa. Porque el Gobierno quiere tener intacta la carta de que nosotros, a diferencia de Aznar, nunca nos hemos reunido con ETA Que por ficción no quede, porque la banda hará la tarea de romperla volviendo a hermanar con sangre a quienes hoy aparecen como adversarios irreconciliables. El Gobierno siempre ha sabido la posición de ETA. Si no no habría habido alto el fuego dicen en Batasuna A Zapatero le queda tiempo, aunque no le guste, para una sincera conversación con Rajoy