Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 DOMINGO 12- -11- -2006 ABC DEPORTES www. abc. es deportes Torres y Agüero son el gol La pareja ofensiva y la desaparición del trivote recuperan el acierto del Atlético, que sin fútbol brillante remontó con toques de clase de sus puntas TOMÁS GONZÁLEZ- MARTÍN MADRID. Álvaro Bautista se puso la camiseta rojiblanca y el Atlético celebró el título mundial del piloto español con un partido a toda velocidad que intensificó la ansiedad que define su fútbol. Con esa rapidez perdió los papeles en el comienzo del partido, hasta permitir el gol de Fuentes, y con similar aceleración dio la vuelta al encuentro en diez minutos de locura, con un regate de clase de Torres y un toque de distinción de Jurado y Agüero. Los mensajes que emitió el conjunto madrileño eran tan conocidos como peligrosos. Es capaz de lo mejor y de lo peor. Es incapaz de mandar un aviso de serenidad. No sabemos si el Atlético se clasificará finalmente para una competición europea. Lo que sí está claro es que, una temporada más, hará sufrir a su afición hasta la última jornada. Cuidado, corazones. Se cumplieron los anhelos de los seguidores locales y Aguirre anuló el trivote para alinear a Torres y Agüero. La revolución estratégica fue un éxito en la solución del problema principal: el remate. Pernía jugó como lateral izquierdo y el once local contó por fin con dos interiores de ataque, Antonio López y Galletti. La calidad no mejoró, pero la acumulación de hombres ofensivos fabricó un Atlético agresivo y alocado que siempre constató sus posibilidades de remontar el 0- 1 sufrido en un error general de marcaje. La razón de este optimismo era la permisividad suicida del submarino amarillo, que no marcaba a ningún rival. impotencia visitante. Era el día para contestar en el césped y Torres, apagado durante medio partido, surgió con un recorte que desbordó a dos defensas y que provocó el penalti de Cygan. El propio Fernando transformó la pena máxima en alegría total. Era su tercer gol en la Liga, el octavo que marcaba al Villarreal. Era su respuesta a Luis Aragonés. Tuvo que ser sustituido, porque la entrada de Cygan le dejó K. O. Era la noche de decir cosas a Javier Aguirre y Jurado y el Kun la aprovecharon. La conexión funcionó tres veces y a la tercera llegó la vaselina goleadora del argentino. El mensaje era claro. Hay clase individual. No hay fútbol de conjunto. Así que sufrimiento habemus piensa su afición. Atlético Villarreal 3 1 Atlético (4- 4- 2) Leo Franco; Seitaridis, Zé Castro, Perea, Pernía; Galletti, Luccin, Maniche (Gabi, m. 89) Antonio López; Agüero (Costinha, m. 86) y Torres (Jurado, m. 49) Villarreal (4- 2- 2- 2) Barbosa; Javi Venta, Fuentes, Cygan, Arruabarrena (Josemi, m. 46) Senna, Somoza (Josico, m. 69) Riquelme, Cani (José Mari, m. 62) Nihat y Forlán. Árbitro: Pérez Burrull. Expulsó a José Mari (m. 71) con roja directa. Amonestó a Luccin, Pernía, Agüero, Cani y Nihat. Goles: 0- 1, m. 13, Fuentes. 1- 1, m. 36, Zé Castro. 2- 1, m. 45: Torres, de penalti. 3- 1, m. 65: Agüero. Un toque sutil para salvar la salida de Barbosa y Agüero logra el tercer tanto rojiblanco EFE Mucha clase individual Agüero, Torres, Jurado en el segundo tiempo, el Atlético en pleno afrontó un examen contra sí mismo, porque el rival dejaba jugar. Era el momento de demostrar la clase individual frente a un enemigo que perdía el balón cada cinco segundos en un cúmulo de desa- ciertos desesperante para Pellegrini. Fue un bombardeo. Zé Castro cabeceó su primer tanto rojiblanco en una falta botada con efecto por Pernía y la igualada añadió más revoluciones al motor de los locales, ante la Kun, a la cuarta fue la vencida T. G. -M. MADRID. Falló dos ocasiones claras, no llegó en otro pase de la muerte y a la cuarta fue la vencida. Sergio Leonel Agüero (Buenos Aires, 2- 6- 88) más conocido como el Kun de Independiente, demostró a Javier Aguirre que debe jugar simplemente por una razón: estaba perfectamente colocado en todos los centros decisivos. Una virtud que no posee Torres. Una característica que persigue el Atlético desde hace seis años. Este chaval de 18 abriles tiene que ser titular porque posee ese olfato innato de gol tan difícil de olisquear por los ojeadores. Sí, es bajito, una condición que le impedirá para siempre ser un nueve clásico. Su talla le privó de cazar un balón preciso de Antonio López que le peinó sus ansias de remate. Pero Galletti, Seitaridis, Pernía y Antonio López le buscaron en todas sus jugadas porque siempre se encontraba situado en el ojo del huracán. En la diana. Seitaridis y Antonio López le sirvieron otros dos balones de gol y sus cabezazos se se toparon con Barbosa. La entrada de Jurado le permitió explotar sus quilates en las triangulaciones y en los desmarques. El madridista le lanzó tres pases cruzados mágicos de playtex y Agüero aprovechó el tercero para marcar su tercer gol de la Liga. Hay madera. ¡Por fin goles! El Atlético paró en 409 minutos su reloj de ineficacia goleadora. Desde el tanto marcado con la mano de Agüero al Recreativo (m. 77) hasta el gol del empate que ayer consiguió Zé Castro (m. 36) el equipo rojiblanco había atravesado un desierto de cuatro partidos (ante el Deportivo, 1- 0, contra el Levante en Copa, 0- 1, 0- 0 con el Mallorca y 0- 1 frente al Zaragoza) sin ver portería. Se acabó la mala racha.