Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12 s 11 s 2006 MADRID 63 Denuncian el auge de las enfermedades infecciosas en la Sierra Norte Entidades vecinales aseguran que los episodios de tosferina, sífilis, sida o hepatitis superan los límites normales s La consejería de Sanidad lo niega MARÍA ISABEL SERRANO MADRID. La aparición de casos de enfermedades infecciosas, de transmisión sexual (ETS) u otras que se consideraban erradicadas en diversos municipios del norte metropolitano madrileño o, incluso, de la Sierra Norte, han puesto en alerta a médicos y asociaciones vecinales. En algunos casos, dichas enfermedades- -como es el caso de la sífilis, la tosferina o la varicela- lo que han hecho es aumentar, según los datos facilitados por entidades vecinales y que han sido desmentidos por la consejería de Sanidad del Gobierno de Madrid. Esta situación se produce desde el pasado mes de febrero, según estas mismas fuentes. Ese mes, en las zonas serranas se doblaron los casos de varicela- -algunas fuentes médicas hablan de tres mil casos- -respecto al mes de enero. Además, se sabe que si en enero hubo 4 casos de hepatitis A, 7 del tipo B y 6 del tipo C, un mes después fueron 21 de hepatitis A, 20 del tipo B y 17 del tipo C. También en enero se produjeron 2 casos de tosferina que llegaron a 6 en febrero. Nueve meses atrás El incremento de prostíbulos en los pueblos cercanos a la carretera de Burgos puede haber disparado los casos de sífilis. En un municipio de unos tres mil habitantes se concentran hasta 31 casos de sida. Los vecinos creen que existe un repunte de enfermedades infecciosas desde febrero. El Gobierno regional dice que no se ha registrado una incidencia superior a la de otras zonas. La Consejería de Sanidad confirma la muerte, este verano, de un bebé de El Vellón por tosferina Los servicios de Atención Primaria se están volcando en las campañas de vacunación no de un país de Europa del Este, quien no quería decírselo a su esposa. El doctor se encontró con el dilema de denunciar el caso tanto ante las autoridades sanitarias como ante el juzgado. Hizo lo primero porque, a su juicio, una denuncia de este tipo ante los tribunales de justicia no suele prosperar porque entra en el terreno de la intimidad. Otra cosa es que contagie a la esposa y ésta sea la que denuncie al marido explicaba el médico. Los vecinos saben que el aumento de prostíbulos en toda la carretera A- 1 (carretera de Burgos) así como en los municipios madrileños pegados a ella, esta provocando un aumento de los casos de sífilis en los últimos meses. Si una persona tarda en saber lo que tiene y no se trata, lo irá contagiando comenta el médico de familia de un pueblo serrano. la trasladó al hospital de La Paz y allí fue donde murió indican desde la Plataforma Seguridad Norte. El caso del bebé de El Vellón ha sido confirmado por la Consejería de Sanidad. Sin embargo, desde este mismo organismo oficial se insiste en que no se ha registrado una incidencia superior de este tipo de enfermedades en estas zonas en relación con otras de la región Fuentes de la Consejería de Sanidad explican, además, que la población inmigrante no suele traer enfermedades. Las ELENA CARRERAS Dar detalles Entre los facultativos que prestan su servicio en la zona existe mucha cautela para dar detalles de esta situación. Es más, la mayoría de los médicos consultados se niegan a dar datos o a comentar las enfermedades que atienden. Es que, además, nos pueden llamar racistas. Y no es así. Sí sabemos que la inmigración incontrolada viene con algunas enfermedades, como el sida y la hepatitis. ¿Qué pruebas se les hacen al pisar España? Creemos que muy pocas. Luego pasan a la Penísula y su estado de salud se deteriora mucho más ¿Qué control se lleva a cabo en los Centros de Acogida de Inmigrantes? comenta un médico de Atención Primaria que prefiere mantener su nombre y su lugar de trabajo en el anonimato. Otro facultativo de Familia diagnosticó sida a un ciudada- Incidencia Nosotros nos empezamos a asustar cuando nos enteramos de la muerte de un bebé de El Vellón por tosferina. Ocurrió este verano y era una niña. Se Las 38 dolencias de declaración obligatoria La Comunidad de Madrid, como otras autonomías, obliga a la declaración inmediata de un total de 38 enfermedades, según la orden 9 1997 de 22 de enero de la Consejería de Sanidad. Son las siguientes: botulismo, brucelosis, cólera, difteria, disentería, enfermedad invasiva por haemophilis influenzae enfermedad meningocócica, gripe, hepatitis A, hepatitis B, hepatitis vírica y otras, infección gonocócica, legionelosis, leishmaniasis, lepra, meningitis bacteria- nas y víricas, paludismo, parálisis flácida aguda (en menores de 15 años) parotiditis, peste, poliomelitis, rabia, rubéola, rubéola congénita, sarampión, sífilis, sifílis congénita, tétanos, tétanos neonatal, tifus examtémico, tosferina, triquinosis, tuberculosis respiratoria, otras tuberculosis y, por último, varicela. El sida VIH es, también, una enfermedad de notificación obligatoria que requiere, además, un sistema de vigilancia específico. La declaración obligatoria se refiere a los nuevos casos con diagnóstico de sospecha, de estas enfermedades, detectado durante la misma semana en que se produce. adquieren aquí porque no están inmunizados De cualquier forma, a los vecinos de estos municipios sorprende que en un pueblo de la sierra, de unos tres mil habitantes, se conozcan hasta 31 casos de sida. La Plataforma Seguridad Norte, que agrupa a entidades vecinales, culturales y empresariales, sí ha recibido noticias del repunte de algunas enfermedades. Exigimos un control absoluto de esta situación. No vale que se oculte nada. Da igual que se hable de sífilis, de sida, de tosferina o de tuberculosis. También nos han llegado casos de parotiditis (paperas) Hay que curar y tomar medidas aseguran desde la Plataforma. Ningún hospital grande En la Sierra Norte- -añaden desde la Plataforma- -no tenemos ningún hospital grande. Esperamos la construcción de uno en San Sebastián de los Reyes. Ahora tenemos que ir a La Paz y para las especialidades al Centro de Salud José Marva, en la calle de Bravo, de Madrid. Hasta ahí tenemos que llegar