Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍAyNEGOCIOS DOMINGO 12 s 11 s 2006 ABC Siemens: el gigante se reorienta No va a dejar de fabricar trenes ni bombillas, pero el gigante alemán tiene cada vez más claro que el futuro exige invertir en los sectores más pujantes, y éstos son la electromedicina y las energías limpias MIGUEL LARRAÑAGA MADRID. El consorcio industrial Siemens, el conglomerado industrial más grande y diversificado de Europa, ha concluido el grueso de su reestructuración y se prepara, según reveló su presidente, Klaus Kleinfeld, para un nuevo ciclo de desarrollo en el que deben aprovechar las oportunidades que se abren en las áreas de electromedicina y de energía. Evidentemente, estos focos de crecimiento no van a suponer que Siemens abandone ninguna de sus áreas tradicionales, como es el caso de los transportes o los sistemas de control y automatización industrial, pero sí existe una voluntad declarada por parte de la multinacional de concentrar sus esfuerzos en las áreas de las que se espera mayor potencial de crecimiento, tanto desde el punto de vista de actividad como desde el punto de vista puramente geográfico. La multinacional alemana posee la tecnología más avanzada en el campo de diagnóstico por imagen ra fabricar y comercializar teléfonos móviles. A día de hoy la actividad de fabricación de BenQ- Siemens en Alemania está en quiebra y Siemens ha tenido que acudir al rescate de sus antiguos trabajadores que fueron cedidos a la nueva empresa, a los que está buscando activamente fórmulas de reincorporación a la estructura de la multinacional. mana, aunque en el seno de la empresa se teme por la filial brasileña. Estamos dispuestos a buscar soluciones específicas para problemas específicos de nuestros antiguos trabajadores fuera de Alemania declaró el pasado jueves Klaus Kleinfeld, quien subrayó que, en todo caso, habría que ir caso por caso y que esta oferta sólo está abierta a trabajadores que fueron traspasados por Siemens a BenQ. Pero el traspiés de BenQ no ha desalentado a la multinacional alemana, que sigue aplicando la fórmula en aquellos negocios en los que no es protagonista de referencia. Buena prueba de ello es la creación de NokiaSiemens Network, una empresa conjunta con la empresa finlandesa para desarrollar conjuntamente sus respectivos negocios de redes de telefonía móvil. Es un mercado en el que nadie domina y en el que otros competidores ya se había asociado, así que buscamos una alianza con un actor importante del mercado y nos hemos aliado con el mejor explicaron a ABC fuentes de Siemens. La idea de la cúpula directiva de la multinacional es sencilla. Si aliados con otras empresas en algunos negocios se puede mejorar, hay que hacerlo. Y, de paso, esto les permite concentrarse en los negocios en los que se mantienen en solitario y, sobre todo, en aquellas áreas que ofrecen las mejores ABC Klaus Kleinfeld Presidente de Siemens Ceder pero permanecer La estrategia de Siemens en los últimos años ha sido en realidad una edición revisada de la que llevó al éxito a General Electric. La diferencia consiste en que el gigante estadounidense abandonaba actividades al venderlas mientras que Siemens cede activos y se asocia, permaneciendo en el negocio aunque sea en segundo plano. De esta forma, el éxito de la asociación se convierte en jugoso dividendo. Esta estrategia no es nueva en la multinacional alemana. De hecho, hace ya muchos años que Siemens hizo una operación de este tipo con Bosch. Ambos fabricaban electrodomésticos y su unión era más interesante que permanecer como rivales. Se asociaron y Siemens aportó su apellido a la nueva empresa: Bosch- Siemens. El acuerdo se basó en que Siemens traspasó la gestión del día a día y los activos de su división de electrodomésticos a Bosch y en la sociedad conjunta mantuvo la mitad del capital más una acción. El experimento fue un éxito y se convirtió en estrategia Respuesta de manual Pocos presidentes de multinacionales pueden presumir de lo que Kleinfeld, correr maratones. A sus 49 años va a cumplir dos al frente de Siemens y previamente había sido el responsable de la empresa alemana en Estados Unidos y del área médica del consorcio. No es, por tanto, extraña su apuesta de futuro. El grupo alemán dedicó el año pasado 5.700 millones a I+ D y patentó 10.000 inventos y 13.000 nuevas soluciones para Siemens. En adelante, ha hecho acuerdos similares en otras actividades con distintos fabricantes. Casi todos han salido bien y seguramente el más problemático ha sido el penúltimo: la asociación con BenQ pa- En octubre de 2005, Siemens alcanzó el acuerdo con BenQ y le traspasó sus patentes, su negocio, dos plantas en Alemania y sus trabajadores. Ahora se ha encontrado con una quiebra y su reacción ha sido de manual de Responsabilidad Social Corporativa. Aportó 30 millones de euros para crear un fondo para los 3.000 antiguos trabajadores de Siemens afectados. Sus directivos renunciaron a la subida salarial y aportaron la misma, cinco millones de euros, a este fondo. Creó una bolsa de trabajo para reincorporar a los trabajadores a su propia estructura y 1.200 de ellos están ya en fase de entrevistas y búsqueda de un puesto de trabajo adecuado a su perfil. Respecto a los trabajadores que puedan quedar afectados por la quiebra fuera de Alemania, la multinacional también tiene previsto buscar soluciones. De momento, ninguna filial de BenQ- Siemens ha llegado a una situación como la ale- oportunidades de negocio. Y ese es el reto de Siemens en este momento. Nos hemos concentrado en nuestros puntos fuertes y los hemos intensificado con nuevas adquisiciones en energía, automoción y electromedicina, al tiempo que hemos aumentado la inversión en I+ D Con estas palabras explicó Klaus Kleinfeld el proceso para, a renglón seguido, explicar lo que espera de él: para 2007 esperamos un crecimiento que duplique al crecimiento medio internacional Para hacerse una idea de la dimensión de la apuesta basta un dato. El pasado año, Siemens dedicó 5.700 millones de euros a investigación y desarrollo y patentó 10.000 inventos y 13.000 nuevas soluciones mejoradas a procesos existentes. Gracias a ello, Siemens dispone de los mejores sistemas de diagnóstico médico por imagen, de plantas de geotérmicas de electricidad, de los sistemas más avanzados en control de las emisiones contaminantes o de inyectores de motores diesel para automóviles aún más moderados en el consumo y en las emisiones. Serán estos negocios y otros aún en desarrollo en los que Siemens va a centrarse en los próximos años. No va a dejar de fabricar trenes, ni mucho menos, ni bombillas, pero la electromedicina y la energía van a ser las protagonistas de su apuesta.