Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12- -11- -2006 Crece la tensión entre Argentina y Uruguay antes de la mediación española Juan Antonio Yáñez- Barnuevo, embajador de España en la ONU 33 Cain) a la sucesión de George W. Bush. Como explica el profesor Gary Jacobson, politólogo de la Universidad de California, los comicios han sido extraordinarios ya que hemos tenido el presidente más denostado a mitad de mandato desde Harry Truman, con una guerra impopular y un público harto. Y los votantes han tenido un monopolio político de los republicanos como objetivo Ahora, los líderes demócratas en ambas Cámaras se enfrentan al reto de actuar en consideración a ese decisivo bloque electoral centrista. Descartando de antemano proceder con vengativas operaciones como un impeachment contra Bush y optando por avanzar iniciativas económicas de amplio respaldo. Rechazando incluso medidas de presión presupuestaria para lograr una inmediata retirada de Irak. Pero sin renunciar a multiplicar la supervisión parlamentaria sobre el Ejecutivo y lograr lo que Donald Rumsfeld ha sido incapaz de conseguir: traer un sustancial número de tropas a casa pero sin ceder Irak a la insurgencia o caer en una guerra civil. Simultáneamente, los republicanos también han empezado plantearse una necesaria autocrítica entre el compromiso y la confrontación. Con un emergente debate sobre la necesidad de volver a sus exitosas raíces de responsabilidad fiscal, limitación de poderes gubernamentales y desdén por intervencionismo internacional. Como reconocía estos días un apesadumbrado miembro republicano de la Cámara de Representantes, Mike Pence de Indiana, no es que hayamos perdido nuestra mayoría, es que hemos perdido nuestra forma de hacer las cosas Irak se ha cobrado 2.836 muertos, cuando la guerra contra el terrorismo cuesta 1.300 millones de dólares mensuales, la retórica ideológica termina por perder su atractivo. Y la promoción de la democracia, a través de la proyección universal de la fuerza militar, se percibe muy arriesgada. En la nueva política, la Alemania de Merkel y el Reino Unido de Blair están en primera línea de influencia, en detrimento de la Francia de Chirac y la España de Zapatero. Francia, fuera de juego Chirac vive un penoso e incierto fin de mandato. La influencia de Francia en Europa ha caído a su más bajo nivel histórico tras el no nacional al proyecto de Tratado constitucional europeo. Chirac parece condenado a pasar a la historia como el presidente que aceleró el declive internacional de su patria. Francia y la construcción política de Europa están paralizadas, a la espera que los franceses elijan presidente la próxima primavera. París puede gesticular, pero no tiene las ideas ni la fuerza imprescindible para influir en el nuevo rumbo de las relaciones trasatlánticas. En Madrid, el gran proyecto diplomático gubernamental, la Alianza de civilizaciones, convierte a España en aliada privilegiada de Turquía, cuando el resto de Europa mira a Ankara con prudencia. La falta de liderazgo en el cono sur americano, con relaciones más o menos privilegiadas con Chávez, Morales o el mismo Castro, sólo han agudizado las tensiones con Washington. Zapatero se ha privado de las ideas y relaciones que hubieran podido permitir trabar nuevos equilibrios de influencia. Históricamente, sólo Washington ha defendido el pleno ingreso de Turquía en la UE, por unas razones militares trasatlánticas que chocan con los principios ideológicos dominantes en La Moncloa. Blair y Merkel, a las puertas de Downing Street durante su último encuentro AP Alemania y Reino Unido guiarán la nueva relación trasatlántica El liderazgo bipartidista de Merkel, preludio del cambio en EE. UU. contrasta con la caída en influencia de Chirac JUAN. P. QUIÑONERO PARÍS. La victoria demócrata parece llamada a acelerar una revisión de las relaciones trasatlánticas iniciada por Blair y Angela Merkel, en Europa, y los neoconservadores pragmáticos en los EE. UU. Sólo la Francia de Chirac y la España de Zapatero continúan ancladas en una visión ideológica de las relaciones diplomáticas. En Washington, los neoconservadores pragmáticos, como Fukuyama, exigían hace tiempo exigían un repliegue ideológico de fondo. La influencia personal de Kissinger y la recuperación de personalidades como James Baker preludiaron culturalmente la ola de fondo demócrata, con poderosa influencia de antiguas personalidades republicanas- -de la revolución conservadora de Reagan- -contrarias a la guerra de Irak. En Londres, Blair fue y sigue siendo un aliado fiel, presto a intervenir militarmente en Irak, pero partidario de una revisión táctica de los principios de la intervención militar y muy sensible al repliegue neoconservador, partidario de un pragmatismo muy alejado de las sirenas ideológicas. En Berlín, la gran coalición conservadora- socialdemócrata liderada por Merkel fue un preludio europeo de la revisión norteamericana: un gobierno que integra las sensibilidades de los dos grandes partidos de izquierda y derecha moderada, obligados ambos a enterrar cualquier tentación ideológica partidista, para instalar mejor a la nueva Alemania en el corazón de todos los equilibrios de poder, europeo y trasatlántico. En Washington, el coste de de Irak y, en general, la incertidumbre de la guerra mundial contra el terrorismo, terminaron por dejar al descubierto las insuficiencias de la ideología. Cuando se tienen 245.861 soldados desplegados en varios continentes, cuando la guerra de ABC. es Resultados elecciones en EE. UU. http: especiales. abc. es 2006 elecciones- estados- unidos- 2 006 index. html