Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 ESPAÑA DOMINGO 12 s 11 s 2006 ABC En Murcia advierten una hoja de ruta para tumbar el trasvase Tajo- Segura La fecha 2015 no es casual, es el plazo que da la directiva de la UE para que las aguas superficiales estén en perfecto estado MANUEL BUITRAGO MURCIA. Basta con el simple cambio de que el caudal ecológico del Tajo a su paso por Aranjuez se eleve de 6 metros cúbicos por segundo a 12 para hacer prácticamente inviables los envíos de agua a la cuenca del Segura, ya que técnicamente apenas quedarían excedentes en los embalses de Entrepeñas y Buendía, cuyas aportaciones históricas además van a la baja. Para eso habrá que modificar el Plan de Cuenca del Tajo- -ya se está en ello, como en el resto de cuencas- -y aplicar con criterios hiper ecológicos la Directiva Marco de la UE, que da de plazo hasta 2015 para que todas las masas superficiales de agua estén en perfecto estado medioambiental. Esta fecha no es, pues, una casualidad; ni tampoco todo lo que se deriva de esta operación de acoso y derribo del acueducto; como ha advertido Francisco Cabezas, anterior subdirector general de Planificación Hidrológica. se confunde a propósito e intencionadamente la cabecera del Tajo con el río Tajo en su totalidad. Las necesidades de la cabecera, del Alto Tajo, se limitan a los usos consuntivos y medioambientales desde el tramo que va de Sacedón a Aranjuez, y no más. Por lo tanto, los 1.000 kilómetros del río Tajo no se alimentan de la cabecera en absoluto. Es más, las aportaciones de agua al cauce principal son mucho mayores y más regulares desde el Jarama, Alberche o Tiétar. Baste decir que en la frontera con Portugal hay unos excedentes oficiales de 9.000 hectómetros cúbicos al año. can en Murcia, mientras que Barreda y Cospedal parecen arrogarse el derecho de querer decidir por toda la cuenca. La Directiva Marco del Agua suscita otras consideraciones. La Primera, que el río Segura tendría preferencia en un tratamiento de choque para recuperar el estado de sus aguas, habida cuenta de su déficit estructural. Y en segundo lugar, que si se aplica a ratajabla tanto el principio de recuperación de costes como la optimización de los usos del agua, Castilla- La Mancha saldría claramente perjudicada porque, sostienen en Murcia, tiene una agricultura altamente subvencionada por la UE y además consume ingentes cantidades de agua, sobre todo en el maíz. Previsto en el Estatuto de Castilla- La Mancha Que el Tajo- Segura se liquide en 2015 y en los 9 años que quedan se reduzcan progresivamente los desembalses. Que en la cuenca del Segura se aceleren las desalinizadoras infraestructuras de generación de agua las llama) Que se reestructuren los usos del agua en la cuenca del Segura. Que el nuevo Plan de Cuenca del Tajo recoja todas las necesidades y derechos de Castilla- La Mancha. Que cualquier propuesta de trasvase, cesión o intercambio de agua- -se incluyen los futuros bancos- -debe contar con un informe preceptivo y determinante de la Junta de Castilla- La Mancha. Informe del PSOE En esta polémica existe otro elemento que se deja de lado, como es la posición de los gobiernos de Madrid y de Extremadura, que ocupan juntos mucho más territorio del Tajo que Castilla- La Mancha, como recuerda el reciente informe encargado por el PSOE murciano. Pues ni Madrid ni Extremadura se han pronunciado hasta ahora en contra del acueducto, criti- Marcar el paso a Zapatero Esta hoja de ruta está fijada punto por punto en la reforma del Estatuto de la Comunidad de Castilla- La Mancha pactada por el PSOE y el PP invadien, do abiertamente las competencias exclusivas del Gobierno de la nación en cuanto a la planificación hidrológica y la gestión de los ríos que discurren por más de una comunidad autónoma se refiere. Los partidos castellano- manchegos han suscrito una Disposición transitoria en su Estatuto que le dice al Estado lo que tiene que hacer para liquidar el trasvase. Van más allá, puesto que pretenden controlar incluso los futuros bancos de agua. No insta ni solicita, sino que directamente le marca al Gobierno central los pasos. Para alcanzar sus objetivos, el futuro Gobierno de Barreda o de Cospedal tendrá que controlar primero los órganos de gestión de la Confederación Hidrográfica del Tajo e imponer sus criterios para eliminar todos los sobrantes que puedan venir al Segura. En Murcia se sospecha que el Gobierno de Barreda y los partidos de Castilla- La Mancha están manejando el victimismo territorial a la perfección, evitando a toda costa el debate técnico que ofrece otra cara muy distinta. Por un lado, Una imagen del trasvase a su paso por el paraje de La Bujeda en el término municipal de Almonacid de Zorita (Guadalajara) EFE Las necesidades del Corredor del Henares se enfrentan al manto jurídico que protege al Trasvase El planteamiento de Barreda y de Cospedal es a la postre confuso, sostienen en Murcia: ¿Para qué se quiere toda el agua de la cabecera del Tajo? ¿Para cumplir la Directiva Europea o para las nuevas demandas urbanísticas y de la población del Corredor del Henares y otras zonas próximas? Si fuera lo último, ¿va a crecer esa población a corto y medio plazo en 6 millones de habitantes, el equivalente a los 620 hectómetros nuevos que exige Barreda, según un documento que hizo público en el verano del 2004? Para que Castilla- La Mancha (lo mismo vale para Aragón) consigan sus pretensiones sobre el agua, no sólo habría que cambiar muchas leyes, sino incluso la Constitución. En lo que respecta al Trasvase Tajo- Segura, éste tiene el manto jurídico de la ley 21 1971 sobre su aprovechamiento; la ley 52 1980 sobre su régimen económico; el Real decreto 2539 1985 sobre el régimen de explotación; el Plan de Cuenca del Tajo; la Ley de Aguas de 1985 y la Ley del Plan Hidrológico Nacional, que en su última modificación señala expresamente que antes de revisar los caudales trasvasables al Segura deben estar garantizados todos los recursos hídricos en la cuenca de este río. No sólo esto, sino que de acuerdo con las leyes anteriores y sus reglamentos, Castilla- La Mancha tiene que justificar primero sus nuevas demandas de agua y la procedencia, que no puede ser exclusivamente del río Tajo puesto que está bañada por cuatro cuencas.