Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 12- -11- -2006 Violencia en las aulas ESPAÑA 21 Castigo, sí, pero con el objetivo de educar Internamiento. Sólo para los casos más graves, por lo que debe ser utilizado con criterio restrictivo. Libertad vigilada. Cuando el tratamiento del menor acosador requiera medidas de tutela. Vendrá acompañada de la imposición de reglas de conducta o la asignación de tareas dirigidas al auxilio de otros compañeros (figura del amigo- protector Alejamiento. Se puede aplicar como acompañamiento de la libertad vigilada. Prestaciones en beneficio de la comunidad. Medida apropiada para que el menor reflexione sobre su conducta. Se deberá cumplir en fin de semana o en horarios distintos a los de la actividad escolar para evitar interferencias. Tareas socio- educativas. Alternativa a la anterior medida, supone la asistencia del menor a talleres, cursos y actividades, todo ello dirigido a su educación. Permanencias de fines de semana. Es una medida privativa de libertad, pero se cumple en el domicilio. Puede combinarse con tareas socio- educativas. Lo que estamos viviendo es resultado de un sistema pedagógico erróneo José Sanmartín s Director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia Lleva años estudiando las causas de la violencia y afirma que para frenar la conflictividad en las aulas es necesario que los padres aprendan a decir no a sus hijos, se recupere la cultura del esfuerzo y la disciplina y se rectifique el aparato normativo LUZ DERQUI ¿Existe realmente una rebelión en las aulas? -No. Lo que existe es un incremento de la percepción de los problemas de convivencia, no solo entre escolares, sino también contra los profesores. Desde mitad del siglo pasado tenemos más intolerancia y sensibilidad ante la violencia y no admitimos conductas que antes eran habituales. Ha pasado con el maltrato a la mujer y a los ancianos y ahora pasa con los escolares. Pero es cierto que vivimos el resultado de la aplicación de unos sistemas pedagógicos que son perjudiciales, ya que contemplan la disciplina como algo negativo. -Primero debe fomentar un clima de repudio radical hacia conductas inapropiadas y no mirar a otro lado. Además, la Administración educativa debe mejorar la capacidad del profesorado en el manejo de conflictos. Los profesores son magníficos profesionales para enseñar matemáticas, pero no han aprendido como manejar a chicos de 15 años. ¿Cuales son las soluciones que pueden aportar los políticos? -Deben rectificar un aparato normativo que al confundir disciplina, sanciones y autoridad ha reducido a la nada la acción correctora del profesor. ¿Cómo valora el fenómeno de los móviles? -Desde hace años lo que la sociedad considera real no es la realidad real, sino una realidad filmada. Lamentablemente los héroes de antes han sido reemplazados por héroes virtuales, por tertulianos de espacios de telebasura. Lo que no sale en televisión no existe y lo que ven los niños es un continuo espectáculo, viven en la época de las imágenes. ¿Qué ha fallado en el sistema educativo y en la sociedad? -Existen conceptos que están variando su significado, como puede ser la disciplina que es una buena adecuación entre recursos y los fines que se persiguen y que ahora están entendida como sanción. Lo mismo pasa con la autoridad, que se confunde con autoritarismo, cuando lo que significa es ayudar a crecer. El ejercicio de la autoridad de los padres consiste en ayudar a crecer a sus hijos como personas, la de los profesores a crecer en conocimientos y la de los políticos ayudar a crecer a la sociedad en su conjunto en logros de bienestar. Pero hay algo que es fundamental, antes había figuras respetadas por todos, como el médico, el político y el maestro que eran lo que eran gracias a su esfuerzo, pero ahora estas figuras están en crisis. Los niños han reemplazado estos modelos sociales por otros televisivos, personas que alcanzan fama y dinero sin esfuerzo, vendiendo su propia intimidad. conducta e, incluso, con medidas de alejamiento. Novedosa es la mención al amigo- protector iniciativa que ha dado muy buenos resultados en Escocia y que se inscribe dentro de las tareas que pueden asignarse al acosador en libertad vigilada. Consistirá en atribuirle la responsabilidad de ayudar durante un tiempo en sus trabajos escolares a compañeros extranjeros u otros alumnos especialmente vulnerables. Otras medidas son las prestaciones en beneficio de la comunidad (en horarios que no interfieran la actividad escolar del menor) las tareas socio educativas o las permanencias de fin de semana, que supone una privación de libertad que el acosador puede cumplir en su domicilio. Una solución para los conflictos pasa por los padres imágenes de actos violentos para luego sacarles rentabilidad económica. ROBER SOLSONA niño se vuelve violento, todo depende del contexto, del acompañamiento familiar. -Pero no igual comunicarse con imágenes que graban agresiones para luego distribuirlas... -Es un comportamiento que recuerda al de algunos psicópatas, que se quedan un recuerdo para después al verlo rememorar el momento que le causó placer y divertirse y eso es algo tremendo. Pero hay que tener en cuenta que los héroes que ellos tienen como modelo son gente que sale en la tele y vende su intimidad, por lo que no es de extrañar que filmen ¿Cómo están influyendo los medios de comunicación en esta situación? -Actualmente juegan un doble papel, por un lado ayudan a la aumentar la conciencia social y cuando se hacen eco de un problema éste empieza a interesar y se hace un hueco en las agendas de los políticos. Pero este papel se contradice en espacios de televisión en los que se muestra violencia que no es sólo física y explícita, sino también emocional, que causa daño psicológico a través del gesto y las palabras, son programas donde el leit motiv es el insulto, y así ¿cómo van a educarse lo niños? Si queremos erradicar la violencia no debería haber programas donde la dignidad de las personas se convierta en mercancía. ¿Es la violencia escolar, tal y como denuncian algunos expertos, un fracaso familiar? -No, pero es consecuencia de los cambios en las estructuras familiares. Lo que si es negativo es pensar que la mejor manera de educar es hiperproteger, crear un espacio de seguridad alrededor del niño para que no le suceda nada malo, porque así los hijos no están preparados para vivir en la sociedad. También existe la idea de que quien educa es la escuela, algo terrible, porque el contexto más importante para un niño es la familia. ¿Y qué piensan los escolares? -En el Centro Reina Sofía hemos hablado con muchos niños, y suelen minimizar y justificar esta acciones. Pero se percibe un aumento de la toma de conciencia de los escolares ante la violencia. El problema empezará a solucionarse cuando los propios escolares comprendan que quien denuncia no es un chivato, cuando el silencio se rompa y, sobre todo, cuando haya oídos dispuestos a escucharles cuando hablen. Inducción al suicidio La Fiscalía hace una mención expresa a los supuestos que acaban con el suicidio de la víctima. No bastará establecer una relación de causalidad entre el acoso y la muerte para acusar al agresor; será necesario, además, que el comportamiento del acosador haya inducido al suicidio a alguien que con anterioridad no estaba predispuesto. ¿Cuales son las soluciones para atajar estos conflictos? -Una solución pasa por los padres. Ellos quieren hacer lo mejor para sus hijos, pero lo mejor no es decir que sí a todo. Los niños del sí no aprenden a renunciar y se creen con derecho a todo. La receta es decir no fijarles límites. Los héroes en los que se fijan los escolares son ahora tertulianos de programas telebasura La familia es el contexto más importante de un niño, no se puede delegar la educación en la escuela ¿Existe un efecto imitación en los escolares? -Si, y también de desensibilización, de embotamiento de la sensibilidad. Cuando la visión de la violencia es reiterada, solo produce impacto cuando crece. Pero no por ver violencia un ¿Qué papel puede jugar la escuela para frenar violencia?