Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 DOMINGO 12- -11- -2006 ABC ESPAÑA www. abc. es Los batasunos volvieron a echarse a la calle en Bilbao horas después de que dos policías municipales estuvieran a punto de ser quemados vivos por un grupo proetarra ETA Batasuna recrudece el terror callejero y anima a sus bases a que sigan peleando La vicepresidenta del Gobierno eludió manifestarse sobre el atentado sufrido por dos policías municipales en Bilbao V. ORTEGA ABC BILBAO MAHÓN. Como si nada hubiera ocurrido. La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no hizo ayer mención- -y en consecuencia no se dio la oportunidad de condenar, aunque la tuvo porque intervino en un acto de partido en Menorca- -a la última acción del terrorismo callejero: el intento de quemar vivos a dos policías municipales en Bilbao, acto que el sindicato de la Ertzaintza, Erne, no dudó en calificar de intento de asesinato En las últimas jornadas todo parece indicar que pintan bastos en el llamado proceso de paz que, según el editorial de ayer de Gara, se encuentra en un peligroso atolladero A ello se une el recrudecimiento de la violencia en las calles del País Vasco, las mismas- -en Bilbao- -por las que se manifestaron ayer los batasunos- -Arnaldo Otegi, Rufino Etxeberria y Pernando Barrena estaban a la cabeza- -para exigir la autodeterminación. En definitiva, el día a día viene poniendo de manifiesto que ETA Batasuna se ha vuelto a hacer con la calle. Y ha sido el propio Otegi quien se ha puesto al descubierto al atribuirse el control de la violencia callejera. Más aún, al final de la manifestación de ayer en Bilbao, el cabecilla batasuno pidió a las bases de la izquierda abertzale que sigan organizándose y peleando Mientras, la vicepresidenta primera del Gobierno, desde la isla mediterránea de Mahón, se limitaba a decir lo que ya, a modo de letanía, declara todos los viernes: El Gobierno no aceptará intimidaciones, coacciones o chantajes de nadie. El Ejecutivo trabaja para la desaparición definitiva de ETA, sin moverse ni un milímetro de la ley, del Derecho y de las reglas de juego que rigen una sociedad democrática Nada diferente a lo que dijo, veinticuatro horas antes, en su rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Como si entre el viernes y el sábado los proetarras no hubieran intentado quemar vivo a dos policías municipales en Bilbao rociándoles con gasolina, De la Vega dirigió la mayor parte de sus críticas al Partido Popular. Le acusó de organizar ruido y de llevar a la ciudadanía a la confusión y el engaño y luego de desleal ya que por primera vez en la historia, el Ejecutivo no cuenta con el apoyo del principal partido de la oposición ¿Se puede ser más alevosamente desleal? ¿Se puede ser tan desvergonzadamente maledicente? Sinceramente, creo que no espetó De la Vega, para lamentar nuevamente la falta de apoyo del PP. ETA, en unas declaraciones realizadas por dos de sus dirigentes al diario Gara el 14 de mayo, justificó los actos de violencia callejera como manifestación del enfado y la respuesta popular una respuesta que se modula en función de los mensajes de la propia banda. Así, tras el comunicado del 18 de agosto, en el que ETA señalaba que el proceso estaba en crisis y amenazaba con responder, los ataques se intensificaron y se hicieron más virulentos, incluyendo la quema de algunos autobuses. Ahora, en el último Zutabe ETA ha pedido a los suyos que aumenten la presión sobre los partidos, en especial sobre el PSOE y el PNV con los que ne, gocia Batasuna en secreto. Pero los hechos avalan que ésa es una estrategia que ya vienen aplicando los proetarras. Desde el inicio de la tregua, las sedes del PSE han sido atacadas en 16 ocasiones y las del PNV en 14, frente a cinco ataques sufridos por otros grupos políti- El silencio de los ministros Ninguna voz de condena del ataque sufrido por los policías municipales se oyó de las personas que llevan cartera ministerial. La declaración más próxima a ellos fue la del delegado del Gobierno en el País Vasco, Paulino Luesma, quien denunció, especialmente, la crueldad, sinrazón y fanatismo del atentado. Se trata del acto de kale borroka más grave ocurrido desde el inicio de la tregua. Se produce, también, pocos días después de que ETA, a través de su boletín Zutabe hiciera un llamamiento a responder con firmeza a las actuaciones del Estado y a aumentar la presión popular contra los partidos.