Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 12 s 11 s 2006 ABC AD LIBITUM LA POLÍTICA DEL MIEDO UIEN no leyera la entrevista que ayer, en estas páginas, le hacía Alfonso Armada a Mario Vargas Llosa perdió una oportunidad de oro para centrar sus propias ideas en torno a los EE. UU. la primera de las potencias mundiales y la única capaz de irritar a quienes, enfundados los jeans y hartos de coca- cola, no tienen otro faro para su propia navegación vital que el cine de Hollywood. A propósito del terrorismo, Vargas Llosa, que tiende a cortar pelos en el aire, le dijo a Armada que el miedo ha pasado a ser factor central de la vida política de todo Occidente M. MARTÍN Desde hace varios FERRAND días, en curiosa coincidencia, Tony Blair viene previniendo a los ciudadanos del Reino Unido de la posibilidad de próximos atentados de impulso islámico en los más inesperados lugares de las Islas. Incluso la muy discreta Eliza Manningham, responsable del MI 5, el organismo de inteligencia interior al servicio de la seguridad nacional, ha salido de su acostumbrado escondite para advertir a sus conciudadanos que, desde el 7 de julio del año pasado, cuando las bombas terroristas produjeron 52 muertos en Londres, se han neutralizado cinco grandes intentos de atentado, se vigila a doscientos grupos terroristas organizados, se tienen identificados a 1.600 sospechosos y pueden ser millares los simpatizantes de Al Qaeda desperdigados por el país. Es importante clasificar y distinguir la naturaleza y origen del miedo del que hablamos. Tradicionalmente eran los malos sus propagadores; pero quienes verdaderamente lo generan en el Reino Unido- -un caso, no una excepción- -son las autoridades, quienes tienen por misión disminuir los riesgos ciertos que amenazan a los ciudadanos. Parece una inversión de los valores colectivos y las funciones públicas tradicionales que nos ayuda a desdibujar el ya confuso entendimiento del Estado y sus responsabilidades en el mundo actual. Qué les asustará más a nuestros amigos ingleses, ¿las bombas del pasado o las presentes advertencias de su primer ministro y, por excepcionales, las de la jefa de sus espías interiores? La pesada y costosa maquinaria del Estado, se supone, sirve para que los ciudadanos vivan el sosiego vigilante que les proporciona el sistema; pero, si la alarma, justificada o no, surge de quienes son nuestros defensores, el juego cambia de sentido y naturaleza. Podría sospecharse que el miedo, ese miedo que tanto nos asusta, haya pasado a ser una nueva herramienta del poder- ¿democrático? -para el mejor pastoreo de los crecientemente díscolos y desconfiados contribuyentes. No es fácil tener las ideas claras en estos territorios de tan poca luz y tantas sombras, pero resulta conveniente darle vueltas a las nuevas circunstancias para que los viejos grilletes de hierro que encadenaron a nuestros abuelos no se sustituyan por unos más livianos forjados en el temor. PROVERBIOS MORALES ARTECHE Q L del Requeté. Porque Arteche, miembro del PNV al estaA vida, que causa más muertes que el cambio clillar la guerra civil, aprobó, como el viejo escritor naciomático, se llevó hace treinta y cinco años a don Jonalista Avelino Barriola, el golpe militar del 18 de julio, sé de Arteche, una de las pocas figuras con grany fue, en consecuencia, tildado de traidor por los suyos. deza indiscutible en el País Vasco del pasado siglo. NaciTuvo la oportunidad de huir a Francia. No lo hizo: se do en Azpeitia en 1906, autodidacta, admirable escritor quedó en Guipúzcoa hasta la entrada de los nacionales, en español y eusquera, católico inquieto y hombre de salvando a presos de derechas de paseos y fusilamienamplia cultura, nos dejó una serie de biografías de guitos, e hizo lo que pudo desde las filas del Requeté para puzcoanos ilustres (Ignacio de Loyola, Elcano, Urdanesuavizar la terrible suerte de los prisioneros reta, Legazpi, Juan de Areyzaga) diarios y escripublicanos. Su diario de guerra, El abrazo de los tos autobiográficos y medio millar largo de artímuertos, recoge sus experiencias como combaculos en ambas lenguas. Salvo en la narrativa de tiente de primera línea en los frentes de Vizcaficción y en la poesía, que no cultivó, su literatuya, Aragón y Valencia. No conozco un testimora respondió a impulsos afines a los que han monio literario de la contienda tan noblemente huvido la pluma de otro don José, Jiménez Lozano, mano, en el mejor sentido, y en esto coincido con con el que presenta Arteche más rasgos de semevascos de ideologías y credos diversos, como Jojanza que el nombre y la preferencia por el dietasé Miguel de Azaola o Antonio Elorza, por citar rio. Su limpio amor al terruño propio nos hace JON sólo dos ejemplos. pensar en el castellanismo acendrado del maesJUARISTI La Real Sociedad Bascongada de Amigos del tro de Alcazarén. Como éste, fue también ArtePaís ha conmemorado el centenario del nacimiento de che un moralista cristiano, incluso con su pizca de janArteche con una edición antológica de sus obras, que senismo, como se demuestra en su biografía de uno de presentó en Madrid, hace un mes, en la Fundación José los hombres de Port- Royal, el abate de Saint- Cyran, vasOrtega y Gasset. Tanto el Gobierno Vasco como la Dipuco- -es decir, gascón- -de Bayona. tación de Guipúzcoa, el Ayuntamiento de Azpeitia y la Sin dejar de ser vasco soy capaz de sentirme casteSociedad de Estudios Vascos, instituciones dominadas llano, aragonés, extremeño, andaluz y portugués al mispor los nacionalistas, se han sumado a este homenaje. mo tiempo. Concibo la patria española desde Creus al Sorprende ver tanta unanimidad en el reconocimiento cabo de San Vicente, desde Finisterre al cabo de Gata y- -no deben ser ajenas a ella las posibilidades de manipudesde Irún a la última roca de Gibraltar con toda la felación de la figura de Arteche en beneficio de la ley de cunda complejidad de sus diferencias... Me considero punto final con la que los nacionalistas pretenderán culmás patriota que muchos vociferadores de hoy, porque minar el proceso de paz pero, si hay algo claro en la soy capaz de comprenderlos y comprender al mismo obra del escritor de Azpeitia, es su incompatibilidad abtiempo lo que jamás comprenderán: las reacciones que soluta con el nacionalismo étnico y con los proyectos de su exclusivista manera de ser provoca en quienes no construcción de una memoria rencorosa de la guerra cison patriotas ni sienten el patriotismo a la manera de vil. O sea que bienvenido sea este rescate editorial, por ellos Todavía recuerdo la emoción que me produjeron desgracia todavía incompleto, de alguien que ni por su estas líneas cuando las leí por vez primera, hace cuarencalidad literaria ni por su estatura moral merecía el olta años. Arteche se refería al exclusivismo castellano, vido: José de Arteche, hombre de paz como reza el típero a mí me curaron o contribuyeron decisivamente a tulo acertadamente escogido de estas sus obras escogicurarme del exclusivismo vasco. Fueron escritas en das. agosto de 1937, siendo Arteche suboficial en un Tercio ¡Qué juventud estamos criando! Mi hijo se atrevió ayer a grabar en su móvil las palizas que le doy a su madre.