Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
11 11 06 EN PORTADA 300 años de Toile de Jouy (Viene de la página anterior) Tampoco podían faltar en el armario de las elegantes. Sus motivos eran los que estaban de moda en la época: flores y pájaros, escenas mitológicas, bucólicas y orientalistas; incluso las celebres follies del Trianon, el templo del Amor o la aldea que recreó la Reina en Versalles, se representaban en dos colores rodeadas de escenas galantes. Puede que la desgraciada reina no estuviera muy formada culturalmente, pero sí que era naturalmente sofisticada y, sin quererlo, imponía las modas. Aterrizó muy joven en aquella Corte en que las mujeres dominaban a nivel social y se apuntó a ello entusiasmada. Fue pionera en temas de ropa y de decoración y en los dos campos intentó contrarrestar el envaramiento del Versalles clásico dando ligereza, tanto a vestidos como a las piezas de mobiliario y, por supuesto, a las tapicerías. Fue suya la iniciativa, muy criticada, de sustituir las pesadas sedas y brocados por indianas de algodón con motivos exóticos. Pero la Toile de Jouy llegó a Francia antes que ella. Fue el resultado de una moda que se extendió febrilmente por Europa en el siglo XVII. Según Ana Cabrera, responsable de textiles en el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid, en aquella época las compañías coloniales de navegación comenzaron a importar de la India lo que se conocerían como indianas unas telas de algodón estampadas con técnicas milenarias y secretas. De delica- Tela Picasso de Ybarra Serret. Debajo, reedición de modelo clásico de Charles Burger (Plaza Lantero) dos colores y motivos florales, eran ligeras y exóticas, y las damas de la generación anterior a la Reina se volvieron locas por ellas, pues las querían al mismo tiempo para sus casas y para sus trajes. Tuvieron tanto éxito que las industrias textiles de la seda y de la lana empezaron a sufrir las consecuencias. El Estado impuso la prohibición de importar estas telas, y hasta de reproducirlas o incluso de llevarlas puestas, bajo pena de desvestir en mitad Tres nuevos estilos de la tela del XVIII En la imagen superior, un modelo reeditado de Le Manach para Nobilis, en percal con estampado en color y motivos orientales. En el centro, el modelo Country una versión actual con motivos hípicos, de Icíar de la Concha para Gastón Daniela. Debajo, a la derecha de estas líneas, una pared entelada con el modelo Borghese de Ybarra Serret, en tonos grises Chinoiserie y Offrande a l amour dos originales del XVIII de la factoría Oberkampf en Jouy