Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
44 MADRID SÁBADO 11 s 11 s 2006 ABC (Viene de la página anterior) PARKING ROBOTIZADO Fern anflo r Quevedo León ra para que los neumáticos accedan sin problemas. Un dispositivo de seguridad interior comprueba que el coche está bien colocado y que no supera las dimensiones admitidas: hasta 5,25 metros de alto, y 2,20 de ancho, y un máximo de 2.500 kilos de peso. Carrera Espoz y Mina Pza. los Diputados Canalejas de San Jerón Pozo imo Ventura de la Vega Congreso de 1 1- El turismo entra al parking 2- Se coloca dentro del ascensor Príncipe Cr uz Pza. de las Cortes D. Medinacel Echegaray Pza. Pza. Sta. Ana del Ángel z Gueva ra Prad o Cervantes li ¿Se olvida algo? Una vez dentro, y bien colocado- -una pantalla da instrucciones al conductor- el usuario sale del coche y confirma al sistema que el vehículo está listo para el traslado. Entonces, y también vía informática, se le hace un recordatorio: ¿Se ha dejado algo en el vehículo? El usuario abandona entonces la zona de recepción, y el coche hace lo propio en dirección a los niveles de depósito, donde llegará en perfecto estado entre un minuto y medio y dos minutos y medio después. El estacionamiento robotizado se ahorra espacio de varios puntos: por un lado, no necesita rampas de acceso ni salida; por otro, se divide en niveles que tienen menor altura que una planta tradicional. Resultado: en un espacio en el que cabrían 16 plazas de aparcamiento convencional, con el sistema robotizado hay lugar para 55. Ato Luis Véle cha Pza. Matute P Lope de Vega Huerta Calle de Jesús s C Lope de Vega n 10 Santa María Moratín Magdalena Pza. Antón Martín 2 La plataforma elevadora facilita el aparcamiento en sitios estrechos Giro de 180 Movimiento vertical 3 5 6 3- La plataforma móvil se coloca sobre el elevador Mantenimiento 24 horas ¿Y qué ocurre si algo falla? Los constructores lo tienen todo previsto: existe un botón de atención 24 horas, que desplaza al lugar a técnicos de mantenimiento para que resuelvan cualquier eventualidad. Además, el sistema tiene un mantenimiento preventivo, que se realiza trimestral y semestralmente. Y a diario hace un chequeo de su estado y comunica a la central de mantenimiento de forma automática cualquier ligera desviación. En el interior del aparcamiento, los vehículos descansan en lo que podría llamarse una atmósfera protectora sin apenas luz y con una temperatura constante de unos 18 grados. Aunque a nosotros nos lo parezca, los aparcamientos robotizados no son nada nuevo: en realidad, tienen cien años de historia detrás. Su primer antecedente fue el invento de Elisha Graves Otis: el sistema de seguridad para plataformas elevadoras (1853) En Chicago ya existían, en 1925, garajes verticales, y poco después aparecían inventos similares en Denver. 4 4- El montacargas se mueve horizontalmente sobre unos rieles hasta encontrar la zona asignada al turismo 5- La plataforma elevadora sube el vehículo para su almacenaje ABC Fernando Rubio 6- El coche es aparcado Movimiento horizontal Hasta 10 millones La construcción de un aparcamiento robotizado no es más cara que la de uno convencional, pero el coste final sí se eleva por la necesidad de añadirle el sistema mecánico. Según indicaron fuentes de la empresa constructora de este primer estacionamiento robótico, cada plaza sale por alrededor de 5 millones de las antiguas pesetas. A la hora de venderse, este precio se puede llegar a duplicar, y alcanza hasta los 10 millones. No hay que olvidar que las plazas suelen construirse en zonas con gran escasez de ellas, en las que poder aparcar cuando se llega a casa es todo un lujo. Barcelona, pionera Poco a poco, se fueron haciendo más sofisticados, hasta los actuales, adaptados a diferentes geometrías, y extendidos por ciudades como Munich o Budapest. En España, existe uno hace más de diez años en Barcelona. Está en Las Ramblas, y cuenta con once sótanos de estacionamiento inteligente A Madrid llegaron de la mano del que fue concejal de Movilidad, Vivienda y Rehabilitación, Sigfrido Herráez: él importó la idea y la filosofía, y tuvo la intuición de comprender que se adaptaba como un guante al centro histórico de Madrid: un lugar con un gran problema de aparcamiento por el aumento de vehículos y lo limitado del suelo para construir garajes. El ejemplo municipal, al poner en marcha este primer estacionamiento robotizado ha sido vital a la hora de animar al promotor privado a seguir sus pasos. El ejemplo municipal Hasta ahora, en las rehabilitaciones de edificios en zonas céntricas, muchas veces el inmueble en cuestión quedaba exento de la obligación de construir un aparcamiento por la imposibilidad física de hacerlo, por falta de espacio para un parking convencional. Este nuevo sistema permite contar con esta infraestructura incluso en superficies muy pequeñas de suelo. En la actualidad la empresa IPS tiene una veintena de estos equipamientos en construcción en la ciudad. Por encargo municipal, están construyendo uno para 178 vehículos- -donde en superficie caben sólo 20 coches- -en la plaza de la Alameda, frente al futuro edificio del Caixa Forum. En breve saldrá otro a concurso en la plaza de Herradores, y están en proyecto los de Costanilla de los Desamparados y calle Margaritas, 52. Desde el ámbito privado, hay 13 más en marcha, con más de mil plazas en conjunto: en las calles de Bravo Murillo, José Abascal, Palafox, Fuencarral, O Donnell, Recoletos o Príncipe de Vergara. Los primeros se encargaron para viviendas en el paseo de la Castellana y el barrio de Salamanca, pero ahora también están entrando en el centro indicaron fuentes de IPS. Hay en proyecto o ejecutándose en torno a 50 de estos aparcamientos robotizados, y es común que en torno al 40 por ciento de las plazas se vendan para residentes en la zona.