Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 ECONOMÍA SÁBADO 11 s 11 s 2006 ABC Carlos Rodríguez Braun EE. UU. Y LAS PRISAS a victoria demócrata en las elecciones norteamericanas ha despertado los previsibles entusiasmos progresistas, y don José Blanco se apresuró a felicitar a sus supuestos colegas y a augurar un cambio radical en la política exterior de EE. UU. Como decía Perón, de todas partes se regresa, menos del ridículo. Una cosa, en efecto, es criticar a Bush- -que en tantos aspectos se lo merece- -y otra pensar que las autoridades estadounidenses han visto por fin la luz y procederán a imitar puntualmente a Rodríguez Zapatero: huirán de Iraq y abrazarán la alianza de civilizaciones. La situación es, por supuesto, más compleja en política interior y exterior, e incluso puede suceder que las novedades en economía sean plausibles y vayan en sentido contrario a los principios y las expectativas de los autodenominados progresistas. La economía en los años de Bush ha tenido facetas saludables como el crecimiento, derivado de la rebaja fiscal que abomina la izquierda con la ficción usual de la pobreza y, cuando no pueden probarla, la desigualdad En otros campos, en cambio, ha sido deplorable, como la expansión del gasto público ear- marked no militar, el proteccionismo, o la parálisis reformista en la Seguridad Social, por no hablar de la política monetaria demasiado laxa hasta 2005- -y nunca bien acompañada desde el lado fiscal- ¿Qué cabe esperar en estos apartados con el nuevo escenario político? Difícilmente puede calificarse a los demócratas de austeros en materia hacendística o de liberales en materia de comercio exterior. Pero el hecho es que los dispendios públicos resultan más contenidos cuando el presidente y las cámaras son de partidos distintos que cuando son del mismo. Como recordó el Economist entre otros, el crecimiento del gasto federal ha sido intenso en administraciones unificadas: Johnson (4,6 Bush hijo (3,1 en sus cinco primeros años) Carter (2,9 Y más moderado en gobiernos divididos: Nixon Ford (1,9 Reagan (1,7 Bush padre (0,6 Clinton (0,3 L Joaquín Almunia, ayer, durante su intervención en el I Foro de Economía organizado por ABC Córdoba VALERIO MERINO Almunia, convencido de que subirán los tipos, dice que le vendría bien a España Advierte del peligro de que se produzcan incrementos salariales desconocidos en nuestro país por la mejora económica MAITE VÁZQUEZ DEL RÍO MADRID. El Comisario Europeo de Asuntos Económicos, Joaquín Almunia, se mostró ayer convencido con una probabilidad casi del 100 de que el Banco Central Europeo (BCE) elevará un cuarto de punto, hasta el 3,5 los tipos de interés el próximo 7 de diciembre, como lo esperan los mercados y todo el mundo Almunia, que intervino en un desayuno informativo organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (Apie) defendió la política monetaria del BCE porque las subidas de los tipos decididas este año no han supuesto un freno al crecimiento económico, debido a que hay suficiente liquidez y unas condiciones financieras favorables. Con ello, la economía europea se encuentra en fase expansiva una situación que, a su juicio, continuará a lo largo de 2007. Por lo que respecta a España, Almunia se refirió al elevado endeudamiento de las familias, fundamentalmente por los créditos hipotecarios (uno de los países con mayor número de créditos a interés variable pero se mostró convencido de que los ajustes en los tipos no serán negativos ya que las subidas son graduales Por lo que respecta a la evolución de la inflación, Almunia resaltó que los precios en España se encuentran por encima de la media europea, pese a que en los últimos meses ha empezado a reducirse ante la bajada del petróleo y al crecimiento económico favorable. Pero advirtió del riesgo que para la inflación que puede suponer que se produzcan aumentos salariales desconocidos Asimismo se refirió a los últimos problemas del mercado energético mostrándose firme partidario de que se creen reguladores energéticos europeos o, en su defecto, que se produzca una mayor coordinación de los reguladores nacionales. Su objetivo sería mejorar el funcionamiento del mercado de la energía y evitar cortes del suministro eléctrico. cias dada su dependencia energética del exterior. El comisario europeo confirmó que esta propuesta formará parte del paquete estratégico sobre energía que la Comisión Europea presentará en enero. Almunia insistió en que se trata de un tema prioritario dadas las limitaciones de competencia que tiene la UE. También reconoció la existencia de discrepancias internas entre países como Reino Unido, partidario de los reguladores, y Alemania, en contra. Por último, se refirió al envejecimiento de la población, asegurando en una perspectiva de 2050 que si no se introducen reformas en los sistemas públicos su gasto podría suponer el 4 del PIB comunitario y elevar la deuda pública un 3 Sí a los reguladores energéticos En su opinión, los reguladores europeos servirían de instrumento para eliminar los obstáculos a la competencia, la libre circulación de capitales o la interconexión Precisamente sobre la interconexión dijo que España tiene graves caren- Andalucía recibirá 12.000 millones para I+ D +i En una visita a Córdoba, el comisario de Asuntos Económicos avanzó que Andalucía recibirá 12.000 millones de euros entre 2007 y 2013, que deberán estar orientados a la mejora de la competitividad de las empresas por la vía de la investigación, el desarrollo y la innovación, los tres puntales sobre los que tendrá que desarrollarse el sector servicios. Almunia aprovechó el I Encuentro de Economía, organizado por ABC Córdoba y la Cámara crb thinkingheads. com de Comercio en colaboración con el Grupo de Empresas Sánchez Ramade y Cajasur, para analizar las pautas del crecimiento en la zona euro y en la UE de los 25 y los riesgos a los que se enfrenta su economía, entre los que citó la inflación, la desaceleración de EE. UU. y el déficit público de algunos socios. Todo ello compone, a su juicio, un peligroso cóctel que los socios comunitarios están a tiempo de corregir con reformas en el sistema de pensiones y del mercado de trabajo, amén del cumplimiento de la Agenda de Lisboa, que obliga, entre otras cuestiones, a destinar un 3 del PIB en investigación y desarrollo.