Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL El proceso de paz en el Ulster SÁBADO 11 s 11 s 2006 ABC El silencio unionista se interpreta como un apoyo a Saint Andrews Londres y Dublín celebran otro paso hacia la recuperación de la autonomía norirlandesa EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La falta de un no se interpreta como un sí Así estimaron ayer Londres y Dublín la actitud del protestante Partido Democrático Unionista (DUP) la principal fuerza del Ulster, que no se ha querido pronunciar ni a favor ni en contra de los acuerdos propuestos hace un mes en Saint Andrews por los gobiernos británico e irlandés para poder restituir la autonomía norirlandesa. Según esa hoja de ruta, que cuenta con el respaldo matizado del Sinn Fein, ayer los principales partidos de la región debían acatar el plan y calendario fijados. Éstos establecen que el próximo día 24 tendrán que nominarse los candidatos a cubrir los puestos de ministro principal y viceministro principal del Ulster. De acuerdo con los resultados de las elecciones de 2003, el primer cargo debe ser para el DUP y el segundo para el Sinn Fein, que serían ocupados por Ian Paisley y Martin McGuinness, respectivamente. En caso de que esto no suceda, la autonomía se suspendería definitivamente, se dejarían de pagar los sueldos de los diputados de la Asamblea de Stormont y Londres pasaría a gestionar directamente la región, en mayor colaboración con Dublín. Acuerdos bajo plebiscito Si el siguiente paso se cumple, la hoja de ruta comtempla que los acuerdos de Saint Andrews se sometan a algún tipo de plebiscito, bien con unas nuevas elecciones o con un referéndum. Finalmente, el 14 de marzo se constituiría el Gobierno en pleno del Ulster y el 26 de Un mural alusivo al conflicto en un barrio católico de Belfast marzo ese ejecutivo adquiría plenos poderes. La actitud remisa del DUP de Ian Paisley se debe a las reticencias del Sinn Fein a expresar su compromiso a participar en la Fuerza Policial de Ir- AP landa del Norte y en la administración de Justicia de la región. Antes de dar el costoso paso para el DUP de aceptar compartir la dirección del Gobierno con el Sinn Fein, Paisley exige ese compromiso previo, pero los republicanos insisten en que aún queda mucho trabajo por hacer al respecto y que los problemas se resolverán a lo largo de los próximos meses. Paisley no ha querido revelar el resultado de la consulta interna que se ha llevado a cabo entre los militantes de la formación sobre los acuerdos. Según filtró interesadamente el Gobierno irlandés, el apoyo podría haber sido superior al 80 por ciento. En cualquier caso, supone un importante avance que el DUP ya no se niegue por principio a sentarse a la misma mesa que el Sinn Fein, algo a lo que siempre se había negado al no querer tener tratos con los antiguos terroristas del IRA. El abandondo definitivo de las armas y el desmantelamiento de parte de las estructuras de esa organización, confirmados por la Comisión Independiente de Seguimiento del proceso de paz, han superado ese escollo, pero el DUP desea más seguridad antes de aceptar un acuedo definitivo. En un comunicado conjunto, el ministro británico para Irlanda del Norte, Peter Hain, y el ministro de Exteriores de Irlanda, Dermot Ahern, llamaron a la responsabilidad de todas las partes para culminar con éxito el proceso.