Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11- -11- -2006 El Papa recibe al presidente de Chipre a dos semanas de su visita a Turquía Recep Tayip Erdogan, presidente turco 29 dad que hay un rebrote del populismo, los mecanismos democráticos resisten bastante bien. Por eso pienso que la batalla no está perdida ni mucho menos. ¿En qué medida los grandes medios de comunicación de masas agudizan o distorsionan la percepción del mundo? -Mientras haya pluralismo informativo los excesos pueden contrarrestarse, que es un poco lo que pasa en las sociedades abiertas. Desgraciadamente no puedo decir de ninguna sociedad en la que el periodismo sea modélico. En periodismo, el amarillismo es mucho más grave que la unilateralidad política, el sectarismo o el fanatismo. Este fenómeno ha tomado en cierta forma el control de muchos medios de comunicación, incluso de los considerados serios, que no han podido evitarlo por razones de supervivencia, de competencia, de mercado. Pero mientras se mantenga la sociedad abierta y no haya monopolio, la libertad es una garantía de que dentro de la controversia, la verdad puede aparecer. Pero el empobrecimiento del nivel ético y cultural de los grandes medios de comunicación es un fenómeno cultural gravísimo de nuestro tiempo. Aunque con algunas excepciones, hay un sensacionalismo, una predisposición a buscar lo llamativo, cuando no lo escandaloso, y, en función de eso, orientar la información y la opinión, y eso es una manera de deformar la realidad. ¿Sigue pensando que el izquierdismo es una enfermedad pasajera, como la adolescencia? -Depende qué izquierda. Hay una que yo respeto mucho, una izquierda democrática. En muchos aspectos coincido con muchas posiciones de izquierda. Pero no cuando la izquierda ataca el mercado o la empresa privada- -que yo defiendo- -porque los considero inseparables de la democracia. Hay muchos elementos que no pertenecen sólo a los conservadores. Yo defiendo el Estado laico, estoy en contra de la represión de las drogas, de la represión del aborto. Estoy a favor de la eutanasia, de los matrimonios gay, de cosas que se supone que son de izquierdas... minuida, pero no ha tenido dictaduras. Eso indica que los mecanismos de corrección del sistema han funcionado, y esperar que estas elecciones conduzcan hacia el pragmatismo. El país vive una situación muy curiosa, porque al lado de esos terribles problemas de Irak y la proliferación de armas nucleares, la sociedad, económicamente, es muy sólida, boyante, adaptada a las nuevas realidades, con un nivel de desempleo menor del 5 por ciento. El mundo empresarial ha tenido unas crisis terribles, que han enviado a la cárcel o a los tribunales a ejecutivos y empresarios de altísimo nivel, y eso no la ha debilitado para nada. ¿Cree que el siglo XXI arrancó el 11- S? ¿Qué papel juega hoy el miedo en la política? -Sin ninguna duda, es una de las consecuencias del 11 de septiembre. El miedo ha pasado a ser factor central de la vida política, no sólo de EE. UU. sino de todo Occidente. Creo que ese miedo está justificado, porque hay una realidad: el terrorismo tiene una capacidad de destrucción gracias a la fantástica evolución de la tecnología, que además las pone al alcance de muchas organizaciones terroristas como es el caso de Al Qaida. Lo malo es que el miedo muchas veces nos lleva a actuar de manera irracional, y eso es lo que hay que impedir. Lo ocurrido el 11 de septiembre en Nueva York y el 11 de marzo en Madrid se puede repetir. Sería una ingenuidad pensar que esa batalla está ganada. quedó curado de espantos? -No, siempre dije que ésa era una experiencia única dictada un poco por las circunstancias más que por vocación. Pero eso no significa que vaya a jugar al avestruz y no quiera volver a hablar de política. En absoluto, hay que hacer política, cada uno hace la política que está a su alcance y por eso escribo artículos, doy conferencias o participo en el debate cívico, que creo que es lo que debe hacer un escritor. Pero participación política directa no. Eso fue algo excepcional. ¿Está América Latina enferma de populismo? -Hay un rebrote del populismo estimulado en gran parte, o financiado por Hugo Chávez, que es el gran desestabilizador que opera hoy en América Latina. Pero tampoco hay que ser ¿Volvería a meterse en un zafarrancho electoral como cuando intentó ser presidente de Perú, o tan pesimistas como para pensar que esa batalla se perdió. Hugo Chávez ha tenido victorias relativas en Bolivia, en Nicaragua. Pero también derrotas considerables en el Perú, en México, en Ecuador. Sus victorias, incluso, habría que ponerlas entre comillas, porque hasta Evo Morales ha tenido que dar marcha atrás en muchas cosas, como la nacionalización de los hidrocarburos, pues la realidad ha demostrado que era una utopía. Lula no está en la línea chavista, ni Uruguay. Daniel Ortega se ha convertido al catolicismo, oye misa todos los días, se ha aliado con los contras y con el sector más corrompido del partido liberal, con Alemán, nada menos. Tengo la impresión de que la revolución no la va a hacer desde su gobierno. A pesar de que es ver- -Es usted un liberal británico. -Es exactamente lo que soy y lo que trato de ser combatiendo la tradición de la que formo parte, que no es nada liberal. ¿Y en qué medida se ha temperado su liberalismo sobre la capacidad del mercado para solucionar los problemas del mundo? -Nunca he creído que los pro (Pasa a la página siguiente)