Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 11 s 11 s 2006 ESPAÑA 25 Rebelión en las aulas La Carta de derechos y deberes de los alumnos recoge medidas correctoras para estudiantes que cometen agresión física o moral contra los demás POR M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. La convivencia en las aulas de los colegios españoles está en crisis, a la luz de los casos de violencia que se han dado a conocer durante los últimos días, y que sufren profesores y alumnos. Afortunadamente, las agresiones físicas son las menos, pero existen. Sin embargo, hay más conflictos que día a día alteran la vida de la comunidad educativa: la falta de respecto, la indisciplina y saltarse las normas es de lo que más se quejan los profesores, que además se sienten sin autoridad para corregir conductas y solucionar problemas. De hecho, más de la mitad (58 de las llamadas que ha recibido el teléfono del Defensor del Profesor se quejaron de estos comportamientos. De que los docentes no pueden dar clases porque hay alumnos que interrumpen continuamente, provocan, llaman la atención y no llevan ni los libros explica el presidente del sindicato de profesores Anpe, Nicolás Fernández. El PP pide un Observatorio de la Convivencia La diputada del PP, Carmen Quintanilla, ha presentado en el Congreso de los Diputados una proposición no de Ley en la que pide al Gobierno elaborar un protocolo que establezca medidas comunes para atajar los casos violencia escolar. Para ello, los populares defienden la implantación del Defensor del Menor en todas las comunidades (sólo existe en Madrid y Andalucía) y la inmediata puesta en marcha del Observatorio Estatal de la Convivencia. Paro de protesta en un colegio de Alicante, ayer, por las agresiones a profesores un real decreto del año 95. En él, por ejemplo, se establece que ningún alumno podrá ser privado del ejercicio de su derecho a la educación y a la escolaridad De ahí, que los profesores, ante situaciones conflictivas en el aula, no puedan expulsar de clase, en ese momento, al alumno provocador. Desde luego, expulsar a un estudiante de la clase no es la mejor solución. Dice Fernández que sería peor. El profesor tiene que ir a buscar al jefe de estudios, dejar al resto de alumnos solos... Lo mejor sería que ese estudiante tuviera un espacio y estuviese atendido, por ejemplo, en un aula de convivencia Poco se conoce de la mencionada Carta de derechos y deberes de los alumnos En ella se establecen los principios básicos que deben regir la convivencia en las aulas. Además de proteger valores como la democracia, la no discriminación y la tolerancia, también se enumeran obligaciones para los alumnos: asistir a clase con puntualidad, cumplir los horarios, utilizar correctamente los bienes e instalaciones del centro... EFE Conductas graves Y se clasifican conductas graves que son perjudiciales para la convivencia en el centro. Entre ellas, actos de indisciplina, injurias y ofensas graves contra miembros de la comunidad educativa agresión física o moral contra los demás falsificación o sustracción de documentos académicos o causar daños graves en las instalaciones. Todas esas conductas tienen que ser corregidas. Con la Bromas Las nuevas tecnologías también han influido en ese comportamiento. A veces gastan bromas, como poner una silla en medio para que el profesor se tropiece y grabarlo en el móvil dice Fernández. Otro 20 de esas llamadas son incidencias por insultos, agresiones verbales y amenazas que reciben tanto los docentes como otros estudiantes. Ante ese clima, los profesores se sienten indefensos. Ellos también han de atenerse a la Carta de derechos y deberes de los alumnos y normas de convivencia que se recoge en realización de tareas que reparen el daño causado en el mobiliario del centro; cambiando al alumno de grupo; privándole de participar en las actividades extraescolares; o suspendiéndole de asistir a determinadas clases por un período de cinco días, o incluso al centro por tres días. En el peor de los casos, al estudiante le pueden trasladar a otro centro. Para aplicar esas sanciones se establecen unos procedimientos. Demasiada burocracia- -insiste Fernández- Se puede tardar un mes en aplicar las correcciones, con lo cual ya no tienen eficacia psicológica sobre el alumno Por eso, desde Anpe se pide una nueva normativa de derechos y deberes de los alumnos que tipifique las conductas que se producen en los centros y que permita sancionarlas de una forma ágil Un juez ordena internar a un joven Las familias muy protectoras educan a hijos que agredió a un ex compañero menos responsables ABC MADRID. En la segunda jornada del Congreso Familia y escuela: un espacio para la convivencia que tiene lugar en Valencia, los expertos han puesto sobre la mesa una realidad que se vive en muchos países europeos. Y es que muchas familias, en los últimos años, han tendido a sobreproteger a los hijos, permitiéndoles, siendo negligentes con ellos y no fijando límites. Cuando han crecido, los niños se han convertido en jóvenes sin motivación y con un sentido de la responsabilidad cada vez menor según explicó el psicólogo y director del ABC MADRID. El Juzgado de Menores de Cantabria ha decretado el internamiento en régimen cerrado, en el centro de menores de Parayas, del joven que agredió a un ex compañero de un instituto de Castro Urdiales y le fracturó la mandíbula. La juez ha dictado en el auto que el menor, de 17 años, estará recluido en ese centro durante un tiempo máximo de tres meses, según informaron a Efe fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria. La decisión de la juez de Menores fue adoptada ayer después de que el fiscal tomara declaración al joven y solicitara una medida cautelar de internamiento. Durante el tiempo que el joven esté internado en el centro de Parayas, la Fiscalía de Menores instruirá la causa y si en tres meses no ha concluido se revisará esta decisión. Los hechos ocurrieron el pasado lunes cuando un alumno de 18 años del instituto Ataulfo Argenta, en Castro Urdiales, fue agredido por otro chico con el que, al parecer, había tenido una pelea durante el fin de semana. Esta decisión es más dura que la que hace unos días adoptó un juez de Alicante por otro caso de agresión esta vez a un profesor. En esa ocasión, el titular del juzgado número 3 de Alicante decretó libertad vigilada, como medida cautelar, para el adolescente que agredió a un docente en un instituto de la localidad alicantina de San Vicente del Raspeig. El magistrado rechazó la petición de la Fiscalía, que solicitaba el internamiento en régimen semiabierto para el supuesto agresor que atacó al profesor porque éste le pidió que le entregara un paquete de tabaco. En la vista, el fiscal solicitó el internamiento por la repercusión social de los hechos- -grabados por una amiga del chico- -y la falta de autocontrol del joven, que no está escolarizado El juez consideró más ajustada la medida de la libertad vigilada. Centro de Terapia Estratégica de Arezzo (Italia) Giorgio Nardone. Hasta el punto, dijo, que creen que tienen el derecho a pedir lo que quieran, incluso a que sus padres les adelanten la herencia que deberán dejarles cuando mueran Una opinión que también comparten expertos españoles, como el director del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia, José Sanmartín, quien afirmó que cualquier modelo de familia que no sepa fijar límites a los hijos es malo porque conlleva no tener ciudadanos que sepan convivir y respetar a otros, sino todo lo contrario